Tierra De Nieve Y Cenizas (libro 3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16

Abby

Cuando mis ojos se abren se enfocan directamente en la persona sentada en la esquina de la blanca habitación.

Caín se levanta con el rostro preocupado.

Mi cabeza está que explota por toda la información que he repetido al segundo de despertar.

Y el hecho de que lo último que vi fue a Sam parado a unos metros de mi me lleva a cuestionarme si fue real, tengo que preguntarlo, no importa si la respuesta no me gusta, no basta el poder sentir sus latidos a juego con los míos, tengo que saberlo, confirmar que es real.

-Sam, Sam estaba aquí¿Verdad?- La voz me tiembla por la emoción contenida, él me detiene cuando intento incorporarme.

-No te muevas mucho.- Me indica sentándose a mi lado.

-Contesta Caín.- Le pido.- Por favor dime que no fue un sueño.

-No lo fue.

Un sollozo seco se me queda atorado en la garganta.

Mi Sam está aquí, él realmente regresó a mi.

-Abby, escucha.- Me dice Caín con voz, suave, es como si temiera romperme.- Tienes que escucharme con atención.

-Y-yo... Claro ¿Qué pasa?- Estoy emocionada, quisiera levantarme en este momento y correr a buscarlo, quiero estar en sus brazos de una vez, sentir su olor y que se quede impregnado en mi ropa.

Extraño su rostro, su mano tomando la mía, incluso sus frases sarcásticas, saber que tendré la oportunidad de volver a verlo, de volver a escucharlo me hace olvidar todo lo malo que la vida y el destino me han regalado.

-¿Qué es lo último que recuerdas?- Me pregunta.

-Bueno... Derrotamos a Aaron, oh Caín, tuviste que ver a Lukas, él es... es impresionante.- Digo emocionada, esta vez me permite sentarme en la cama. Cuando miro a mi alrededor me doy cuenta de que estoy en una de esas habitaciones de la enfermería, como en la que se encuentra Cody.- Y sentí algo en mi cuerpo, como una sobrecarga de...

-Poder.- Termina de decir por mi.- Sí, fue eso.

-No lo entiendo.

-Aquí viene la parte en la que me escuchas Abby.- Suelta aire y toma mis manos.

-Oh no...- Digo con voz temblorosa.- No me digas que alguien murió...

-No, no.- Se apresura a decir pero continúa teniendo esa cara de preocupación e inquietud que me mortifica de tan sólo ver.- Lo lograron, todos ustedes lo lograron. Aaron murió y al parecer soy el líder ahora.- Me sonríe tristemente.- Gracias por eso.- Asiento nerviosa. Hay algo que no me dice todavía y que por lo visto, le cuesta decir.

-Dilo de una vez.- Le pido.- La espera no lo hará menos doloroso.

-Has estado un par de horas dormida.- Ah, pensé que fue más tiempo, pero me alivia saber que no fue así.- Cuando nos emboscaron hace unos días, tuvimos que enfrentarnos con unos soldados, uno de esos soldados era... era Sam.- Lo entiendo. No estoy muy sorprendida, antes ya sospechaba que Sam se hacía pasar por un soldado para que Mauro no lo descubriera.- verás... Sam no es el mismo que se fue para ayudarte a recolectar información.- Mi ritmo cardíaco aumenta, casi dolorosamente por la anticipación de lo que dirá a continuación.- Lo modificaron Abby, le hicieron lo mismo que a Cody.

Mi mandíbula tiembla y mis ojos se vuelven llorosos.

No quería aceptarlo antes, supongo que fue un error de mi parte.

Pero hay un detalle que pudo haber cambiado y que... tengo esperanza de que no sea como creo que es.

-Pero¿Sam puede recordarme?- Le pregunto eufórica. Necesito saberlo, debo saberlo. Aunque mi corazón se rompa con la respuesta.

Sus labios se tuercen, un gesto nervioso de su parte.

-Te recuerda pero no como crees.- Cierro los ojos con fuerza, estoy empezando a comprender lo que quiere decir.

- Déjame adivinar.- Me limpio las lágrimas antes de que caigan por mi rostro.- Lo último que recuerda es que asesiné a su amigo.

Mi pecho se retuerce, mi corazón late tan rápido que es preocupante. 

Una furia amiga hace que mi fuego se encienda sin siquiera quererlo y cuando me doy cuenta, hay chispas saliendo de mis manos. Caín las toma, apaga las chispas y murmura palabras en un intento de tranquilizarme. Pero nada puede hacerlo porque ya sé la respuesta.

-Lo siento Abby.- Me dice él.- Es lo último que recuerda de ti.

No puedo evitarlo, suelto un jadeo doloroso.

Busco el cuerpo de Caín y lo abrazo con fuerza, me aferro a su espalda con fuerza mientras el frota la mía con suavidad.

No, no por favor...

Las lágrimas manchan su camisa pero no me aparta.

-Pero de alguna forma es diferente a Cody, él no recuerda absolutamente nada, Sam sí, recuerda su vida antes de esa guerra, todo así que no entiendo esa parte aún, tuvimos que hacer un trabajo enorme para convencerlo de que no éramos su enemigo, tuve que meterme en su cabeza y mostrarle con imágenes lo que sucedió, poco a poco fue comprendido lo de los Primeros, el virus, esta guerra, por suerte nos creyó pero él sigue recordándolo, lo de Isak, prometió que no te haría daño.

-¿Sabe que somos compañeros?- Pregunto entre sollozos.

-Lo sabe, te sintió a pesar de que la conexión era silenciosa, fue una de las razones por las que prometió no lastimarte.

-¿Y cuáles son las otras?



Abby Conrad

#6650 en Fantasía
#13483 en Novela romántica

En el texto hay: sangre, cambios, final

Editado: 12.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar