Tierra De Nieve Y Cenizas (libro 3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 27

Elías se acerca a mi de camino a la sala de operaciones.
Hoy todos están nerviosos. Es la cirugía de Sam.
Por mucho que intenté convencerlo del riesgo y sobre retroceder si es necesario, se negó a seguir sin sus recuerdos. Pero creo que a lo que más se niega es a estar despierto sin que ella lo esté.
-Estuve estudiando el expediente de Leah, la hermana de Mauro.- Me informa mostrándome dichos documentos y sacudiéndolos como en un saludo.-Se me hace horripilante lo que hacen con ella a diario.¿Será que ella se ofreció a eso o está siendo obligada por su hermano?
-Me he hecho esa pregunta tantas veces...- Niego con la cabeza sin saber qué más decir.
-Es doloroso. Le han perforado el docenas de agujas que la drenan de sangre. Esa sangre como ya sabemos, la utilizan para la cura, lo que me lleva a otra pregunta.¿Por qué querrían una cura? Obviamente a ellos no les afecta el virus, básicamente su sangre es la cura.

-Fácil Elías, ellos tienen un ejército, me imagino que a diario más de un soldado resulta mordido. No es como si pudieran desechar soldados a diario, se quedarían sin nada en unos años.
-Buena hipótesis, lo había sospechado también.

-¿Alistaron la habitación para Sam?
-Sí, sacamos todo lo que no es esencial para la operación. Agregamos luces y mesas para los instrumentos médicos, sólo los mejores participarán. Está en buenas manos.- Me asegura con un encogimiento de hombros.
-Elías, necesito que Sam salga vivo de esa sala.- Tal vez mi voz es relajada pero estoy hiperventilando por dentro.

-¿Por qué tan preocupado? Sabes que si hay complicaciones no lo tocaremos.
-Ese es el problema, Sam se rehúsa a despertar sin esos recuerdos. Prácticamente ordenó que siguieran con la operación aún si se complica.

-Pero ¿Le hablaste de las consecuencias?
-Por supuesto, pero se niega.- Sacudo la cabeza. Elías sonríe tristemente diciendo justo lo que yo estaba pensando.

-Es tan testarudo como ella.
-Lo sé. Por eso debes traerlo de vuelta. Sam no puede morir hoy.

-¿Estarás hoy en la operación?- Me da una mascarilla, la tomo vacilante y lo veo ponerse la suya.

-¿Debería? Creo que es mejor si lo espero afuera.

-O puedes estar ahí con él.- Mi amigo me mira divertido.- No me digas que le tienes miedo a la sangre, es sólo una pequeña incisión. 

-No, definitivamente no puedo estar dentro, quiero acompañar a Abby mientras él no pueda y oh, asegúrate de trasladarlo a la misma habitación que ella cuando salga.
 

Le entrego la mascarilla y me dirijo hacia la habitación de Abby, su madre está dentro y sonríe cuando me ve.  

-Hola hijo ¿Sam ya está en la operación?

La abrazo y me siento junto a ella.

-Está entrando justo ahora, lo van a preparar y dormir.- Me quedo viendo a Abby, sus dedos están ligeramente curvados, es como si ella supiera que Sam debería estar tomando su mano en estos momentos. Como si sintiera su ausencia.- Hay una posibilidad de que él no vuelva con nosotros.
-Oh no me digas eso- Sarah mira tristemente a su hija.- Ella merece despertar y que lo primero que vea sea a él.
-Sin duda sería lo mejor para ella.

......................................................................................................................

La primera hora pasa.

No he sabido nada de Sam y mis pies no paran de sacudirse por el nerviosismo.

La madre de Abby ha ido a ver a Jesse. De alguna forma siente que tiene que cuidarlo luego de lo sucedido con su madre.

Lilith y Sarah eran amigas desde la infancia, algo así como Natalia y Abby lo son. 

Así que ella comprende el dolor que Jesse siente, ambos perdieron a una persona en común que querían demasiado.

Jesse sólo tiene a su hermano y ahora a su alma gemela.

Creyó perder a su padre de pequeño sólo para años después darse cuenta de que todo fue mentira.

Fue usado por su padre, engañado con cariño y luego llevado a celdas por meses.

Perdió a su hermano y ni siquiera lo vio morir o pudo enterrarlo.

Perdió a su primer amor por un tonto amor y ahora también perdió a su madre.

Debe estar perdido en estos momentos.
 

Siento lástima por él a pesar de que lo odié en muchas ocasiones, creo que en estos momentos es cuando demuestras quien eres y de qué está hecha tu alma.

Podría alegrarme por lo sucedido, echarle en cara que lo que pasó fue su culpa por algo que hizo hace un año.

O podría estar ahí para él, ayudarlo a reponerse de su pérdida y ayudarlo a empezar de nuevo.
 

Escojo lo segundo.

A pesar de que tiene en sus manos la muerte de Natasha que era importante para mi. Porque entiendo por qué lo hizo. Después de tanto tiempo lo entiendo.

Si mis padres estuvieran vivos yo también estaría anonado, querría escucharlos, saber la razón por la que siguen en este mundo. Y sin duda me dejaría engañar por ellos, después de todo serían mi sangre, se supone que debes sentirte seguro con la gente que lleva tu sangre en ellos.
 



Abby Conrad

#6648 en Fantasía
#13460 en Novela romántica

En el texto hay: sangre, cambios, final

Editado: 12.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar