Toc, Toc

Tamaño de fuente: - +

Toc

¡Toc!...¡Toc!...¡Toc! y el silencio reino en toda la sala.

Rápidamente me apresure a tapar las ventanas. Ya había llegado la hora. 
Cerre cada una de ellas, tapándolas con maderas agujereadas, pero no importaba, lo importante era clausurarlas. 

Tape cada entrada de la casa menos la puerta trasera y principal. Saldría por alguna de ellas, pero primero necesitaba dejar mi rastro por toda la casa.

Me dirigí apresuradamente hacia mi habitación. Necesitaba toda la ropa que pudiera encontrar, si estaba sucia, mucho mejor.

Agarre todas las remeras y pantalones que pude y las esparcí por la habitación y la sala. Me faltaba llevar todo lo que sobraba a la cocina y baño, pero no tenia mucho mas tiempo. Tenia que salir de allí cuanto antes.

Me prepare una mochila con las provisiones que necesitaría en los próximos días y busque el tarro con aceite de motor que deje en la cocina para luego bañarme en ello. Tenia que cambiar mi aroma.

Ya todo listo salí por la puerta trasera no sin antes ver si "ellos" estaban en los alrededores. 

Ya el atardecer se asomaba por el horizonte, era demasiado tarde. No podía volver ni tampoco seguir, de cualquier manera moriría, pero tenia que intentarlo.

Apresure mi paso para llegar a la carretera y al fin poder estar a salvo, aun no perdía la esperanza de salir de allí. 

"Toc, toc, toc... allí viene tu fin

  Toc, toc, toc... el tiempo veras partir"

Me repetía una y otra vez ese verso, ese verso que todos pensaron que solo se trataba de un simple verso que no dejaba dormir por las noches a los niños.

Los últimos rayos de luz ya se asomaban por el horizonte y a lo lejos pude ver la carretera, no estaba lejos pero ya no tenia tiempo. 
No me podía rendir...

Trate de correr, pero mis pies no se movían.
Trate de gritar, pero nada salio de mi boca.
Quise llorar, pero el tiempo ya había partido, mi tiempo termino.

Unas manos frías empezaron a recorrer toda mi espalda. Trate de moverme nuevamente pero no pude.
Las manos empezaron a subir hasta mi cuello y allí se detuvieron.

Empece a sentir una gran presión en esa área, la oscuridad ya me empezaba a consumir. 

Mi tiempo termino, mi historia llego a su fin, la nada me inundo acompañada de múltiples voces repitiendo "Toc, toc, toc... Ya estas aqui"



Sofia Sanchez

#3708 en Thriller
#2118 en Misterio
#8609 en Otros
#3377 en Relatos cortos

Editado: 18.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar