Todo por la Familia ©.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1.

Luego de un fin de semana de descanso y una noche de rumba, sexo y alcohol, unos ruidos despiertan a Cameron Junior Danielson Walker, más bien no es ruido, si no su alarma de todos los lunes.

Con pereza estira su cuerpo haciendo sonar los huesos de su cuerpo. Poco a poco va abriendo sus ojos y la luz que se cuela por sus cortinas le lastima los ojos haciendo que un quejido lastimero salga de su garganta, un dolor de cabeza le atraviesa ésta hasta llegar a sus neuronas y hacerle casi perder la noción.

— ¡Maldición! ¡Maldito dolor de cabeza!

Su voz suena más ronca debido a que apenas se despierta y su garganta le pide con urgencia agua, está seca y lastimada, las consecuencias de su noche de rumba.

Unos movimientos a su lado le hace darse cuenta que no está sólo. Voltea el rostro y se topa con una morena de cabello rojo y buen cuerpo a su lado, desnuda.

Levantándose de la cama, busca su ropa interior y se la coloca, cuando la encuentra en el desastre que hay en su habitación.

Camina y siente como si la cabeza le fuese a estallar, al llegar a su destino, la ventana, corre las cortinas a un lado y el sol le da de golpe en el rostro, haciendo que cierre los ojos para poco a poco luego ir abriéndolos.

La morena que ni su nombre recuerda, está con la cara hacia la ventana y la luz del sol le da justo en los ojos, haciéndola quejarse y que poco a poco abra los ojos perezosa.

— ¡Cierra las cortinas bebé! —habla la morena, dándose la vuelta para evitar el sol.

— ¿Bebé? —dice con sorna —. Hace mucho que deje de ser un bebé. Levántate. Es hora de que te vayas.

Así es él, es solo una noche y ya, como mucho, dura un mes con alguna mujer.

Incrédula la chica argumenta:

— ¡¿Cómo?! Anoche dijiste que...

Con un ademán la detiene, y se tapa los oídos, la voz chillona de esa chica lo irrita.

Cansado le dice:

—Mira, anoche pude haber dicho muchas cosas, pues solo quería sexo y además estaba tomado.

— ¡Eres un...!.

— ¡Si, si, si!, ¿Qué crees? Ya me se todas esas estupideces que ustedes dicen, pero ya. Debiste de saberlo, solo es una noche, sexo y ya, al día siguiente si te vi, ni te conozco.

Recoge la ropa de la chica se la da más bien se la lanza y tirando de la sabana la deja desnuda.

— ¡Vístete!

— ¡Pero...! —la chica aún sin creerlo mira todo.

— ¡Ya basta si! ¡Ten dignidad y vístete y lárgate!

Toma su cartera y extrae dinero se lo da.

—Págate un taxi.

— ¡Eres un cretino, patán....!

Echando la mujer chispas por los ojos y oídos mal diciéndolo una y mil veces y diciéndole hasta de lo que se va a morir, se viste y se marcha pero antes toma el dinero.

Al la chica tomar el dinero, él arquea las cejas, tanto drama y al final si tuviese dignidad no lo había tomado.

Mira el reloj en la mesita de noche; 6:15 am, es hora de volver a casa, pero antes debe de tomar un baño él mismo reconoce que apesta.

No es un niño de Papi y Mami como muchos creen al ser hijo de Cameron y Melanie Danielson personas influyentes. No. Sus padres le inculcaron valores, a pesar de ser tan descabellado con las mujeres, pero es que ninguna es como ella. Le enseñaron que cada cosa que las personas tienen se gana y que a pesar de ellos ser quienes son, han tenido que trabajar por ello y por todo lo que tienen.

Es lunes, debe de ir a la universidad, clases hasta las doce del medio día y luego irse a la empresa de su padre a trabajar y no por ser el hijo del dueño tiene privilegio, es tratado como un empleado más y trabaja en un puesto como una persona cualquiera. Agradece a sus padres por los valores inculcados.

Su padre siendo un hombre de valores, sabiduría, conocimiento y sabiendo él de antemano que los hombres jóvenes viven una vida de libertinaje y que su hijo mayor no sería la excepción, le regaló un departamento cuando cumplió los diez y ocho años, para que hiciera sus fiestas e hiciera todo lo que quisiera, no permitiría que llevara a una chica nueva cada fin de semana a casa y que sus hermanas vieran ese mal ejemplo y que escucharan los ruidos de cuando está follandose a una, eso no lo permitiría y concienzudo él, no lo haría.

Camino a la ducha se topa con el preservativo usado la noche anterior y sonríe, nunca los deja, nunca ha estado con una mujer sin usar preservativo y nunca lo estará, al menos de que no sea con ella. Aún borracho tiene eso pendiente, además de que no pretende dejar su semilla en ninguna mujer que tampoco sea ella.

Después de tomar su ducha y vestirse con un traje sin corbata a la medida azul muy oscuro y peinar su cabello azabache, además de ponerse su reloj y su perfume, sale del departamento y le coloca llave, toma el ascensor y cuando está abajo saluda al portero y a la recepcionista que le dedica miradas y coqueto, le dedica un guiño, haciendo nota mental de darle una dosis Danielson, sólo una y si es buena tal vez dos.

Se dirige al garaje del edificio y se monta en su deportivo negro, regalo de su madre, aunque siempre vive diciéndole que tenga cuidado y esas cosas de madre, él y su padre tienen unos cuantos modelitos en casa. Enciende el motor y luego de hacerlo rugir prende marcha a su casa.



Mariana Familia

Editado: 11.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar