tribunas di sang

Tamaño de fuente: - +

capitulo 11

 

Leo

Minutos antes.

Después de que Irgo nombrara a quienes pasaban a la siguiente ronda me dirigí a esta puerta, la más alejada de todos los demás. Puedo ver desde acá como los Zodiac se ubican cerca de Ofiucthus en posición de ataque y también escucho a Poseidon con ella, Caner tironea su brazo para que puedan seguir avanzando, el Dios se enfurece y un torrente de agua aparece.

-te hablo de Diosa a Dios- su voz resuena en mis oídos- no intentes pasarte de listo, que aquí mando yo-

¿Aquí mando yo? Lo dudo nena, pero te doy el privilegio de creerlo que supuestamente es de esa manera.

Se retiran y puedo ver a lo lejos que está conversando con Cuario, es una lástima cuando ves quien en verdad se encuentra detrás de tu héroe. Me dirijo con Poseidon y le tiendo la mano.

-dame tu mano Poseidon- este se sorprende al escuchar mi voz- párate hombre-

Me tiende su mano y lo ayudo a incorporarse con dificultad debido a las quemaduras que Ofiucthus le provoco en sus pies. Me acerco a su oído y le digo:

-ten cuidado Poseidon, no quiero problemas que después tenga que presentar ante mi padre- suelto su mano con demasiada fuerza y él se tambalea un poco antes de poder pararse bien.

Me retiro del lugar y puedo ver de reojo que no están ni los guardas ni los Z. Miro a los muros, específicamente en la parte de arriba para dar con ella. No esta...

Esto de estar pendiente de ti y que tú no te des ni cuenta es penoso a veces ¿qué haré contigo, nena? Suelto un suspiro de frustración antes de continuar mi camino al hotel para poder descansar.

 

~°~

Segundo Día.
 

Temprano todos se empiezan a mover para comenzar, Ofiucthus se encuentra sentada en el barandal que se encuentra afuera de su habitación. Paso toda la noche pensando en nada y en todo a la vez. Su pieza quedaba al lado de la de Leo (en contra de la voluntad de ambos, fue así por falta de espacio según le había dicho Cancer ya que el León no la quiso encontrar) pero no habían cruzado palabra desde lo sucedido después de que Poseidon le pego y esa era la realidad, ambos quedaron bastante confundidos con la acción que hizo él.

La mañana paso tranquila, ella se puso a mirar el movimiento de las calles de Italia que vivían ajenas a la situación de ellos, ajenas a que los hijos de los Dioses Griegos se "comportasen como humanos".

Un ruido de la puerta la alerta, su ventanal se abre.

-No sé por qué supuse que te encontraría aquí- es la voz de Caner, un gruñido de la habitación de Leo hace que ambos se miren extrañados, pero no le toman muchos peso a lo acontecido- los juegos van a comenzar, te estamos esperando-

-¿no tienen que ir con el gato?- un ruido de al lado se hace presente.

-te esperamos abajo- dice así sin más para luego irse.

-él es tu hermano de palabra, nada más- la voz de ella aparece de nuevo, la voz de las personas que tanto intento callar pero no pudo. Su pasado... Amanda.

-¿hermano de palabra?- su voz sonaba totalmente confusa, hablando con la chica en su mente- ¿qué coño es eso?-

-tontita- dice riendo con dulzura- el hermano de palabra y el hermano de sangre son títulos que desaparecieron en la gran antigua era mitológica-

-sigo sin entender-le sisea Ofiucthus a Amanda.

-el hermano de sangre es aquel que ninguno de sus progenitores es el mismo biológicamente, pero si son hermanos ya que uno de los dos tuvo a su madre como Diosa siendo humana y el otro como Diosa siendo Diosa, es decir, que ambos son hermanos de igual manera- ¿qué?

-sigo sin comprender eso de hermanos di Word, Amanda- esto la estaba cansando, si seguía así la iba a sellar una temporada y bien larga.

-hermanos de palabra o di Word como tú les dices es lo mismo que un hermano putativo pero en este caso, inmortal... Bueno, la gran mayoría- se detiene, el rumbo que estaba tomando la conversación no era de agrado para ninguna, menos para ella.

-continua- la firmeza en su voz es la que le hace dar un suspiro de frustración antes de continuar.

-en el caso divino, el hermano de palabra es aquel que te tiene un cariño y un respeto inigualable... Es aquel que te da los consejos en el momento y en el lugar justo- ¿Caner dando consejos? Es lo más estúpido que he escuchado en mi vida- él se puede arrodillar ante ti y dar la vida por ti, te toma confianza digna de un hermano o un familiar cercano- recuerdo que Caner me dijo que no saluda cuando entra en confianza- exacto, sin darse cuenta afianzaron ese tipo de relación-

-¡hey Ofiuco!- de nuevo Guerra- ¿vienes? ¡Te estamos esperando!-

-¡claro!, voy enseguida-

¿con qué hermanos de palabra?... Interesante.



Hanna

#1491 en Ciencia ficción
#5646 en Fantasía
#2485 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, dioses griegos, love

Editado: 13.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar