tribunas di sang

Tamaño de fuente: - +

capitulo 15

 

-mira nena... Tengo mucha paciencia con el resto, pero no sé por qué tú me lo logras acabar en menos de un nanosegundo- ella mira arriba deteniéndose en sus ojos azules, porque aunque ella no lo quiera admite, se parecen mucho al cielo azul que tanto la calma.

Ella aún con los tacones de 13 cm. es más baja que él por unos notorios cinco centímetros. La cercanía que tienen entre ambos cuerpos es prácticamente nula, la respiración de ambos se juntan, a cada segundo se vuelve más pesada. Él eleva una de sus manos a la altura de sus mejillas y la poca distancia entre sus cuerpos desaparece, la atmósfera empieza a cambiar a una muy distinta a la que cada vez que se ven... Se podría decir que es... Romántica.

- qué suerte que ese animal no dejo rastro de su golpe- algo en ella se incomoda, tal vez y quería que el hiciera otra cosa.

-solo me rozo comparado con lo que hacía Hades- él empezó a acariciar su mejilla en un gesto que podría ser tiernos para ellos- ¿era eso lo que tenías que decirme?- le pregunta a la vez que cierra los ojos disfrutando de su tacto, Leo da una pequeña sonrisa y posa sus labios sobre su frente.

-por el momento si- dice con su boca aún cerca de la frente de la domadora- me tengo que ir, nena... Me toca pelear- su boca bajo a la altura de sus labios y cuando estaba a menos de dos centímetros...

-Leo...- Pegaso hace su aparición en el campo visual del líder de los Z- te toca pelear...- dice sin ninguna emoción en su voz.

Leo que en ningún momento había soltado a la domadora, asiente una sola vez y Pegaso se retira.

-me tengo que ir nena, nos vemos luego- el León se va dejándola con mil dudas interna.

-te gusta...- dice alargando la u.

-¿cómo coño me va a gustar alguien como él?- aunque no lo quería admitir, la agradaba hablar con Amanda, por muy loca que parezca hablando con su yo interno.

-¿y qué no te gusta de él?-la pregunta le queda rondando en sus mentes.

- yo... Esto... A mí- las palabras no querían salir de su boca y los peor es que no la encontraba.

-Ofiucthus- Caner interrumpe sus pensamientos.

-¿qué sucede?- dice alzando la mirada, Amanda al hablar con ella, esta baja la cabeza para conversar con ella.

-puedo preguntar algo sin que te molestes...- Caner sabe que está tocando terreno demasiado delicado, inclusive más que la moscovita. Ofiucthus hace un gesto con la mano para que continúe- ¿no anduvo un guarda por aquí, o sí?- esta asiente dudosa- ¿y estabas con el León peleando?- esta vez niega.

-creo que ya sé a dónde va esta conversación- la domadora con todo el esfuerzo del mundo no baja la cabeza para responder.

-pues explícame porque yo no- ...- ¡Caner habla de una vez!- grita exasperada.

-coño... 'sie rahmen...!- le grita en Alemán.

 

Ofiucthus.

 

-¿cómo que me marco...?- oh, oh... esto no es bueno- ¿qué acaso cree que soy un animal al puede marcar?

-¡no!- definitivamente me estoy asustando- Leo, qué carajos hiciste, tú de verdad quieres ver estallar una guerra- ahora estoy asustada y confundida, y eso no me gusta para nada- dime que no te abrazo...-

-lo hizo... pero-

-el León quiere provocar una guerra contra el cielo a pesar de la que se viene en contra de Poseidon-

-Caner explícate, ahora-

-si Leo te marca de alguna u otra forma frente a algún guarda es una guerra inminente- larga un suspiro y pasa la mano derecha por su cabello revolviéndolo con fuerza- al marcar a una mujer, esta tiene el poder de tomar el mismo cielo si así lo desea y que seas tú quien lo haga no creo que sea del agrado de Zeus... por lo visto no solo una, sino...-

-son dos guerras las que acaban de estallar- finalizo con firmeza.

- oh, oh – si Amanda, oh, oh.

-bien Caner escucha- éste me mira a los ojos de inmediato- mañana después de las semifinales se irán todos directo al hotel, en mi habitación, ya que para mí es más fácil insonorizarla, decidiremos que será lo más prudente para hacer-

-bien, la batalla entre Leo y taro va a comenzar, te veo luego- si más se retira.

-¿qué harás?– la voz de Amanda tiembla, ambas sabemos que nadie sobrevive a dos guerras seguidas y mucho menos de esta magnitud.

-pelear, continuar-

-Ambas sabemos que no sobrevivirán-el balazo inicial se escucha- ni tu ni ellos- el comienzo del relato de Irgo.

-yo estoy lista Amanda ¿y ?- lo estuve desde hace mucho.

-Sabes que no es eso- no me entrometo esta vez, quiero que continúe-solo que no quiero que mueran, no de esta manera

-hablare con ellos, será su decisión-

-gracias- es lo mínimo que puedo hacer, aunque el destino de todos este en su contra.



Hanna

#1492 en Ciencia ficción
#5653 en Fantasía
#2482 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, dioses griegos, love

Editado: 13.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar