tribunas di sang

Tamaño de fuente: - +

capitulo 25

 

Después de la pequeña pelea, por así decirlo al encontrón que tuvieron nuestros protagonistas. Ofiucthus se fue con los Z mientras que Leo seguía en sus propios pensamientos.

Ofiucthus parecía un dragón enjaulado que en cualquier momento se dedicaba a escupir fuego para destruir todo el lugar, aparte de dejar un buen hueco en el suelo por su incesante caminar. Estaba enojada, muy enojada y no era para menos, cuando empezaba a confiar en él, el León le salía con esto.

-llegaron- le informa Caner, todos los Zodiac a excepción de Leo se encontraban detrás de la puerta.

-hazlos pasar- uno por uno van entrando a la habitación que se encuentra insonorizada con la intención de que el Dios que se encuentra en el piso de arriba no supiera nada acerca de la conversación que estaba a punto de empezar. Ella al no ver a Leo se tranquiliza- bien, supongo que ya todos saben el por qué los cite a todos aquí hoy ¿no?-cada uno empieza a asentir- bien, déjenme decirles que no quiero su ayuda, no quiero que ninguno de ustedes me ayude-

-lo lamento Ofiuco, pero por mi parte no voy a aceptar eso- dice Libra- es ilógico que vayas a una batalla en donde te pueden matar si vas sola, sabiendo que puedes recibir nuestra ayuda-

-Bra tiene razón- esta vez habla Tauro- yo por lo menos no voy a dejar que vayas sola, tu vida pendería de un hilo por muy poderosa que seas. El Dios te lleva siglos y tal vez milenios de diferencia-

-todos te tenemos aprecio- la mira Pixis, le fue inevitable no regalarles una sonrisa sincera a estos chicos, ella también les tiene mucho aprecio.

-escuchen- les para la Domadora antes de continúen con sus escusas del por qué no tenía que ir sola- les agradezco que quieran ayudar, pero esta es mi batalla, no la de ustedes- dentro de todo, ella no sería capaz de exponer la vida, no de manera innecesaria- Pero en este año que he pasado con ustedes me he dado cuenta de que no son chicos que cambien de opinión solo porque se les ocurre y ya, menos una vez que ya la tienen tomada. Me he dado cuenta de que a pesar de que pueden cometer errores, tienen corazones tan puros que es difícil de encontrar en el mundo que actualmente gobierno y ¡NO LOS QUIERO EN MIS TERRITORIOS! No por lo menos de la manera en la que todos bajan. Por eso les pregunto ¿seguros que quieren continuar?-

-yo te ofrecí mi ayuda desde el primer momento que vi la actitud hostil que tenían ustedes dos- habla Caner- en especial de ese imbécil que se cree súper poderoso, sin ofender Cuario... después de todo es tu padre- Cuario se pone a negar.

-el padre que yo creía tener no era el animal que está intentando matar solo para obtener más poder- dice con asco en su voz, al pobre le dijeron que en la antigüedad su padre había intentado apoderarse de la tierra en innumerables veces, pero él jamás creyó que todas las historias donde a su progenitor lo nombraron haciendo atrocidades innombrables fueran reales. Ahora se arrepiente.

-vamos a ver una Guerra entre dos Titanes- dice con mucho entusiasmo Genes.

-vamos a pelear- le corrige Irgo.

-eso- y ambos chocan los puños.

-no te vas a librar de nosotros tan fácil- dice As.

-te saldría mejor preguntar cuál de nosotros está en desacuerdo- dice Sario a lo que todos ríen. Se escucha un portazo en la habitación que hace que todos miren a la puerta.

-pues yo estoy en desacuerdo- habla Leo- lo que quieren hacer es una locura y no les doy permiso- los Zodiac se miran entre ellos, saben que sin la orden del León no van a poder hacer mucho. Pero a Caner se le ocurre una forma de ir en contra de esa orden. Solo tienen que aceptar dos de los tres titanes y tema resuelto.

-Ofiuco- llama su atención, ya que todos estaban en silencio, pasaron a poner atención en esta conversación- ¿tú nos deja acompañarte en esta batalla?- Leo se enoja de nuevo ante su pregunta, sabe que si dos de los Dioses aceptan no puede hacer nada, sabe muy bien que es lo que está pensando Caner. Cuario ya acepto por algo estaba aquí, si Ofiucthus los deja ir, él no va a poder hacer nada.

-si ustedes quieren- dice ella.

-listo Leo, tu orden queda invalida por la Diosa del Inframundo- dice Taro.

El nombrado hace un gruñido bastante audible para todos los presentes, y luego sale pegando un portazo al igual que como entro.

-bien, ¿cuál es el plan?- dice Cuario.

-necesito los planos del lugar y quienes son los comandantes de cada uno de las tropas, inclusive las tropas menores ya que a veces son las más peligrosas- habla Ofiuco- a diferencia de la guerra con Hades, lo más seguro es que tu padre ya este movilizando las tropas en caso de cualquier ataque, hacer algo al azar es evidente que perderíamos demasiadas vidas y no me arriesgare a eso, el plan tiene que ser estudiado minuciosamente y siempre tener un plan B-

-¿quieres que te haga los planos de mi reino?- pregunta el hijo de Poseidon.

-no- le responde ella por lo que el frunce el ceño y el resto se empieza a mirar entre ellos por la intriga- dame tu mano-

-¿qué piensas hacer?- dice Caprico al ver que Acuario le entrega su mano sin dudarlo y ella pone la mano en la parte trasera, específicamente en el dobladillo del pantalón.

-συγχώρεση (synchóresi = perdón en griego)- y sin más ella le corta la muñeca. Todos se sorprenden, pero se sorprenden aún más que ella deje caer tan solo tres gotas de sangre sobre la mesa y estas se empiecen a expandir como si fueran litros y litros de sangre con vida propia. Empiezan a formar distintos templos y empiezan a formar cada una de las armas que protegen los seres marinos dentro de ellos en la parte superior. Había también un templo en la punta de la mesa que dejaba ver la muñeca cortada de la domadora y que era ella la que mantenía el mapa de sangre- toma- le alcanza un vaso de agua al hijo de Poseidon, este se lo toma sin dudarlo y su herida se cierra de inmediato- ahora explícame el mapa y no se preocupen por mí, esto no es nada- aun un poco cohibido comienza.



Hanna

#1493 en Ciencia ficción
#5631 en Fantasía
#2478 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, dioses griegos, love

Editado: 13.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar