trozos de Cristal [libro 2 Saga Cristal]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 20

20

No podía salir de la Casa Blanca, no podía ceder ante Denalio, al menos no todavía. El plan era hacer que Denalio se desesperara tanto que cometiera errores, que revelara su ubicación o algo que les permitiera atacarlo de regreso.

¿Pero a qué costo?

Boneka no había podido comer nada en todo el día, solo había café en su sistema y aún así sentía que vomitaría en cualquier momento. Ni Seth, Lucas o su padre habían dejado que Boneka viese cómo quedó el monumento. Sin embargo, Boneka aún poseía un celular y las imagenes le llegaron sin que pudiese impedirlo, y no vio más fotos porque Seth entró a su habitación y la descubrió.

Tenía un nudo en su garganta y la amenaza latente de entrar en pánico, pero no podía ceder ante el terror. Dijo que sería fuerte, que se mantendría fuerte a pesar de los ataques de Denalio y de todos sus golpes. Debía escuchar a los hombres de su vida para mantener la calma y pensar a largo plazo una solución efectiva y más que eso, mantener su fe activada, confiando en que Dios tenía todo bajo control.

Ella notó que aquello había afectado a Seth más que a ella misma, al igual que a Lucas, y no podía más que comprenderlos a ambos porque ellos habían reclutado a Gine Croft, habían planificado estratégias con ella, la habían conocido. No obstante, lamentaba que su vida acabara de la forma en la que lo hizo.

Había tensión en el aire, cada uno de ellos estaba alterado, frustrado y dolido al mismo tiempo.

Se habían reunido todos unas horas atrás, pues luego de que Seth logró hablar e informar los acontecimientos, salió a estudiar la situación y a recopilar detalles, así que una vez hecho eso, regresó para que pusieran las cartas sobre la mesa para estudiar juntos su próximo plan de acción.

Su padre, Lucas y Seth concordaron en que Boneka no debía salir de casa, y no pudo más que aceptar pero sólo hasta que el momento propicio llegara.

Solo les pido que estén conscientes de que voy a tener que entregarme en cualquier momento —  afirmó Boneka.

Recordaba el enojo que causó en los tres hombres frente a ella.

—De ninguna manera.

—No.

—Jamás.

Respondieron al mismo tiempo.

¿Te has vuelto loca, Boo? — Exclamó Lucas — No hay forma en este mundo que dejemos que eso pase.

Quizás sea una locura, es cierto, pero es el escenario final sin lugar a dudas — explicó manteniendo la calma —. Deben entender, su obsesión soy yo y por lo tanto, soy su punto débil, si de alguien no espera un golpe letal es de mi.

Pues te puedes ir olvidando ya de esa idea descabellada — regañó su padre —. Nosotros nos encargaremos de encontrar a Denalio, de atraparlo y de ponerle fin a su vida de una vez por todas. Tú única función es resistir sus ataques hasta que demos con su ubicación. Si quieres puedes ayudarnos a encontrarlo, desde aquí. De lo contrario, Seth tiene más planes para sacarte del país, por si prefieres no ver. No voy a ofrecerte más opciones y es un punto cerrado.

Boneka se sintió frustrada pero prefirió no decir nada más al respecto. Su mirada se encontró con la de Seth, puso todo su empeño en transmitirle que ella tenía razón y supo que él le entendió porque en ningún momento refutó su idea y porque la miró con esa nostalgia que le hacía entender que efectivamente lo sabía, sabía que ella tenía que llegar a Denalio.

No podemos hacer como que nada de esto pasó — había dicho Lucas — . Las noticias ya han corrido y todos lo saben, lo que es irónico porque al parecer nadie vio nada, pero tenemos que darle una respuesta a las personas, y esta debe ir de parte de Boneka, al menos que querramos que terminen odiándola y causar caos por pánico. 

Boneka estuvo de acuerdo de inmediato, tenía que hablar, tenía que salir y enfrentar la situación de una vez por todas. Su primera aparición en público debió haber sido al monumento pero no la dejaron y ahora entendía el por qué, no era por la nueva imagen que querían dar de Boneka, era para cuidarla y no alterar a Denalio. Lo cuál sucedió de igual manera.

El caso es que las personas merecían que Boneka hablara, más que por una red social, los familiares de las víctimas anteriores merecían que ella diera la cara por esas chicas.

De tal forma se organizó una rueda de prensa allí mismo en la Casa Blanca, por la que tenía tantas naúseas a pesar de haber insistido en que era necesaria estaba un poco abrumada.



OG Leghan

#130 en Detective
#78 en Novela negra
#2065 en Novela romántica

En el texto hay: psicopata

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar