Tu Historia Zombie

Tamaño de fuente: - +

Chapter 1

 

                        TU HISTORIA ZOMBIE 


Era una fría noche del año 2023, un meteorito de aproximadamente 10 metros impacta contra la órbita terrestre, el día 13 de enero, trayendo consigo una nueva enfermedad a la que hoy en día llamamos ¨Virus Z¨ . Este patógeno se extendió por causa de un hombre que al ver llegar el meteorito, fue a fijarse lo que pasaba, sin darse cuenta el hombre al tocar esta cosa, se contagia con el Virus Z, luego de un par de horas el hombre, llamado Joe De la vega, va al hospital por un dolor abdominal que, seria el comienzo de este virus… Horas mas tarde y sin saber muy bien lo que pasó, todo el hospital entra en pánico al ver que Joe empieza a convertirse en una especie de caníbal y muerde al su compañero de al lado, en este momento es cuando Joe se descontrola y consigo el virus. 

Me llamo Francisco, me dicen Fran, tengo 21 años. Vivo con mi mejor amigo Juan Cruz de 20, vivimos en la ciudad de Mallorca, España. 
Eras las 12 hs del mediodía cuando nos enteramos de este virus, nosotros al estar un poco familiarizados con estos temas, mediante películas, series e incluso hemos ido a unas reuniones que hacen en la ciudad de Madrid que es como un apocalipsis falso, de noche y para pasar un poco el rato, es por eso que no le dimos mucha importancia ya que creíamos que podría ser una broma de mal gusto, Ya que si lo era pues nosotros mismos íbamos a ir a por el tío que la hizo y matarlo (sarcasmo). Luego de un par de horas informaron el el diario digital sobre el virus en nuestro país. 
Dijeron que era un virus que convertía a la gente en una especie de caníbales por así decirlo, sus conductas eran erráticas, con mirada perdida, y bastante agresivos, aunque no se tenia mucha información, eso era lo que se sabia sobre ello hasta ahora, pero seguían investigando. 
Nosotros al leer esto sabíamos lo que pasaba, e inmediatamente nos concientizamos que esto podría causar una epidemia mundial, aunque nosotros al ser jóvenes no podríamos hacer nada mas que aguantar y refugiarnos, hasta que esto pase.  
Así que rápidamente llamamos a nuestros amigos, primero para preguntarles si sabían del tema y si estaban bien, nos dijeron que si asi que procedimos a reunirnos en un lugar mas seguro para poder organizarnos mejor todos juntos y además para protegernos mas de los caníbales que empezaban a andar allí fuera. 
En las noticias no recomendaban esto pero teníamos que salir de aquí ya que nuestros hogares no eran seguros. Luego de acordar un punto de reunión grupal, procedimos a preparar nuestras mochilas para después salir a la calle. 




Juan Cruz: 
 
2 Mudas de ropa: Pantalones – Remeras  
Bóxer – Zapatillas 
Campera Impermeable Roja/negra – Guantes    
3 botellas Agua 
Comida Enlatada – Carne ahumada  
Manta Térmica 
Casco – Linterna   




FRAN:  
 
2 Mudas de ropa: Pantalones – Remeras  
Bóxer – Zapatillas  
Campera Impermeable Celeste/Negro – Guantes  
3 Botellas Agua  
Cóctel de Frutas – Comida Enlatada  
Pedernal – Brújula  
Soga 20 metros  
Linterna – Cuchillo Táctico  

Después de esto decidimos ir a una armería cercana a por municiones, Por suerte al llegar no había nadie cuidándola, o eso era lo que nosotros pensábamos, entonces pudimos agarrar todas las cosas que necesitábamos. 
JUAN CRUZ: Pistola Desert Eagle – Hacha  
FRAN: 2 Pistolas Berreta – Fusil M4A1 – Rifle de largo Alcance  

Al salir nos topamos con el hombre que cuidaba el lugar. Nos miro fijamente, parecía preocupado al igual que nosotros aunque algo nervioso por la situación de vernos salir con sus cosas y la de los caníbales allí fuera pero solo hizo una mueca con su rostro y dijo: ¨Si que se viene lo grande eeh. Solo los voy a dejar pasar porque nos conocemos de hace años y además les enseñe supervivencia y como disparar, mucha suerte allí fuera chicos, la necesitaran¨. 
Sonreímos, le dimos las gracias y decidimos irnos hacia nuestro hogar, en el camino de vuelta encontramos unos autos abandonados que posteriormente investigaríamos para saber si podíamos salir con ellos hacia el punto de encuentro que teníamos previsto. Llegando a casa empieza a llover, abrimos la puerta y entramos allí, necesitábamos terminar de poner en nuestras mochilas algunas cosas mas que encontráramos. Afuera se escuchaba gente que se iba de la ciudad y algunos que gritaban. Por la ventana veíamos como preparaban sus autos para partir pero nosotros ni eso. Con la lluvia y los gritos no podíamos pensar en como salir de allí con toda esa gente. Aunque no teníamos mucho tiempo teníamos que esperar a que la gente se fuera ya que con todos amontonados y juntos era imposible llegar en poco tiempo con nuestros amigos, además estaban los caníbales allí afuera, si tardábamos tanto podríamos morir, además teníamos que pensar que haríamos en caso de que tuviéramos un problema de camino a nuestro punto de encuentro. Ya de noche y la gente fuera de la ciudad decidimos partir. Avisamos a nuestros amigos y partimos. Al salir afuera y caminar unas cuadras encontramos un coche abandonado. Rompimos la ventana y entramos y , rogando que funcione lo encendimos aunque no teníamos las llaves, lo hicimos con los cables y procedimos a ir al lugar acordado, aunque de noche y con lluvia. Además de los infectados por el virus rondando en algún lado, era peligroso. Pero teníamos que ir, necesitábamos refugiarnos en un lugar seguro, además dicho anteriormente podríamos morir allí fuera. 
De camino al lugar acordado, llegamos a la carretera pero desgraciadamente había muchos coches esperando para salir de la ciudad, así que teníamos que desviarnos porque no podíamos tardar tanto en llegar, cada segundo era clave porque los infectados eran mas a cada minuto.  Nos fijamos en el mapa del coche y había una carretera que parecía abandonada y además acortaba el camino, así que decidimos ir hacia allí. 
Luego de varios km, al llegar vimos que era un pueblo abandonado que se llamaba Raccoon City, decidimos bajar del coche a ver si podíamos encontrar algunas provisiones, entramos a una casa grande donde había muchísimo polvo en todos lados, nos dividimos para así buscar mas extensamente lo que fuéramos a encontrar, yo encontré un par de latas de comida y un mapa que nos serviría mas tarde.  
Juan Cruz en unos de los cajones encontró una pistola y a su lado un papel con polvo encima, no se notaba que era. El me dijo que fuera a ver eso así que le saque el polvo que tenia encima y notamos que era una ficha de identificación Personal de alguien, decía Leon S. Kennedy.  



 
Así que pensamos que había estado allí hace años, lógicamente por el polvo en ella. Luego de un rato no muy largo de buscar cosas pero no encontrar nada allí decidimos volver al coche y seguir hacia nuestro punto de encuentro. Luego de una hora de viaje y con el coche casi sin gasolina llegamos al punto de encuentro, era un edificio abandonado no muy grande pero que podría contener a todos nosotros por un tiempo hasta que necesitáramos partir hacia otro lugar. Además decidimos elegir este lugar porque al ser espacioso podríamos entrar todos allí y parecía estar bien protegido, además conocíamos todos la ubicación de ir una ves allí, ya que somos exploradores urbanos.  Al entrar nos esperaban nuestros amigos de toda la vida:  
• Matías Roteño  
• Ramiro Flores 
• Lionel Branda  
• Emilio Rocha 
• Marcos Sánchez 
• Juan Ríos  
• Juan Tomas 
Los saludamos, acomodamos todo lo que teníamos encima, las armas y todas las provisiones de comida que tuviéramos en nuestras mochilas y decidimos pensar que hacer luego de esto.  
A la mañana siguiente decidimos reforzar nuestro refugio colocando tablones en ventanas y tapear puertas para evitar la entrada de zombies y/o saqueadores, aunque este refugio no era permanente y teníamos que alejarnos lo máximo posible de la ciudad para evitar enfrentamientos.  
Propusimos arreglar el coche aunque a este le faltaba gasolina. Marcos y Matías decidieron ir a buscar en el lugar cercano, nosotros buscando madera y lo que pudiéramos encontrar por ahí nos pusimos a modificar el coche lo que pudiéramos, aunque algo siempre es mejor que nada.  
Luego de estar un par de días allí, la comida y el agua se estaba agotando y sin dudas teníamos que salir a buscar mas. Así que decidieron ir a buscar las cosas Lionel, Matías, Marcos y Juan Ríos. Mientras que nosotros nos íbamos a quedar cuidando el refugio, luego de unas 4 horas ellos vinieron con las provisiones que necesitábamos pero estaban lastimados. Creímos por un segundo que habían sido mordidos por zombies pero era imposible por el echo de que ya estarían infectados con el virus. Lionel que en ese momento era el líder de su grupo nos conto que se habían topado con un grupo de saqueadores que los atacaron pero corriendo pudieron llegar a salvo hasta aquí. Luego de esto le pregunte sobre nuestro amigo Marcos, ya que no lo vi con ellos. El nos dijo: 
¨Cuando nos atacaron los saqueadores, el nos quiso cubrir así podíamos escondernos hasta que se fueran, las balas de ellos volaban por todos lados. Al darme la vuelta lo vi tirado en el piso, quise ir a buscarlo, no lo podía dejar ahí pero Matías y Juan no me dejaron hacerlo, así que nos cubrimos y luego de que se fueran con algunas cosas que habíamos sacado. Regresamos corriendo hasta acᨠ
Quede impactado pero fuimos abrazarlo, luego de esto le dije a el y a los demás que se fueran a descansar, había sido un día largo y agotador. Nosotros nos quedamos haciendo guardia con lapsos para dormir para cada uno. 
Al día siguiente despertamos y decidimos hacer un plan para salir de la ciudad hacia un lugar mas seguro, Matías propuso ir hacia el campo, lo mas alejado de la ciudad posible. Pero teníamos un problema y era que no teníamos mapa de toda la ciudad, sino del pueblo. Además no entrabamos todos en el mismo coche. 
Así que teníamos problemas, decidimos registrar la manzana en busca de, si era posible un coche y un mapa extenso. Hicimos 2 grupos, uno que estaba conformado por yo, Juan Cruz con Matías y Ramiro, que íbamos a ir a la zona este y los demás hacia el oeste, luego de caminar un rato por la calle vimos al final de la cuadra una gran casa antigua con lo que parecía tener un amplio garaje así que decidimos entrar, sorpresivamente no costo mucho abrirlo, pero teníamos que apurarnos porque habíamos hecho algo de ruido. Al entrar allí vimos algo grande tapado con una manta y con bastante polvo en ella, Juan sin pensarlo 2 veces saca la manta y, sorprendidos vemos que había una camioneta allí. Abrimos las puertas pero no estaban las llaves en ningún lado así que procedimos inmediatamente a buscarlas por toda la casa a ver si las encontrábamos. Luego de un rato fuimos hacia la cocina y encontramos 3 cuerpos tirados en el suelo y con un poco de asco procedimos a revisarlos a ver si tenían las llaves algunos de ellos. Encontramos en uno las llaves y fuimos hacia el garaje, encendimos la camioneta y al acelerar rompimos la puerta del garaje, y nos dispusimos a ir a buscar al otro grupo. que estaban unas cuadras cerca. En eso Juan Cruz y yo nos dimos cuenta que entrabamos todos en el mismo auto y no había necesidad de utilizar el otro, llegando hacia donde nuestros amigos estaban los vimos a ellos con cosas pesadas en sus manos y a unos metros unos zombies acercándoseles. No lo dude y acelere y fui a atropellar a esos malditos, de un momento a otro ellos subieron las cosas a la camioneta y se subieron también, en el camino de regreso al refugio, Matías encontró en el maletero un mapa de la ciudad, nos venia perfecto ya que podríamos salir de allí. Cuando fuera posible, llegamos a nuestro refugio y guardamos cuidadosamente nuestra camioneta y nos propusimos a modificarla con lo que teníamos guardado.  Juan Ríos encontró un 2 bidones de gasolina medio llenos por el lugar y nos vino espectacular. Luego de un par de horas trabajando en ello. Lionel nos llamo a todos, dijo que tenia algo que decirnos. El nos dijo que mas allá de los días que pasaron luego de no ver mas a Marcos, el sentía de alguna manera que seguía vivo. Y que tenia que ir a buscar a su amigo, intentamos hacerlo entrar en razón pero seguía con su idea de buscarlo. Nos conto que su plan era salir a las 0600 horas e ir a buscarlo, pero que no se preocupen por el porque estaría bien, volvimos a tratar de hacerlo entrar en razón pero no hubo caso. Estaba demasiado comprometido a ir. Lo dejamos que fuera, no estábamos contentos pero era lo que el quería. En eso Emilio propuso ir a un lugar que el conocía que estaba hacia el campo así que propusimos ir hacia allí. A la mañana siguiente despedimos a nuestro amigo, Yo le di mi Fusil y los chicos un poco de comida y agua. 
A las 10:00 hs partimos hacia el campo, luego de un par de horas de un agotador viaje a Ramiro se le ocurre encender la radio, pasando las emisoras, de repente se escucha a alguien hablar. Le decimos que pare ahí y escuchamos el mensaje emitido, este decía: ¨Por favor, si alguien me escucha estamos en las colinas, tenemos comida, agua e incluso medicinas. Esta es una base militar proporcionada por el gobierno de España para todos los sobrevivientes si es que hay alguno allí fuera. Por favor si alguien escucha este mensaje no dude en venir. Estamos con ustedes¨ 
Nos emocionamos, la salida que tanto buscábamos estaba allí fuera, sonreímos y decidimos ir hacia las colinas. Al llegar a la base dimos nuestros nombres , nos dieron placas de identificación a cada uno y nos dejaron pasar, no antes de sacarnos nuestras armas y revisarnos meticulosamente claro. Luego de esto nos proporcionaron camas, inmediatamente luego de asentarnos pensamos en Lionel y Marcos, como estarían allí fuera, solos.. y esperando que estén bien y a salvo.  
Ya paso casi un año de estos acontecimientos, nos dijeron que la enfermedad era un virus al que llamaban Virus Z y que luego de 10/11 meses de esto la población mundial había bajado un 70%. No lo podíamos creer. Habíamos sobrevivido al apocalipsis, ya con casi un año de lo ocurrido recuerdo lo que paso perfectamente, como si hubiera sido ayer. Aun todas las noches recordamos a nuestros amigos, siempre esperando que estén bien. El General Ross, a cargo, nos dijo que hay muchas mas bases como esta en la ciudad y el mundo. Tenemos esperanza de que en alguna de ellas estén ellos con vida.  
En unos meses nos dijeron que podríamos salir a la calle sin peligro alguno, ya que los zombies morirían de hambre con toda la gente en refugios. 
    Esta fue, Nuestra Historia Zombie. 13/1/2023     

 



Ciencia Ficción

#763 en Ciencia ficción
#1611 en Thriller
#915 en Misterio

En el texto hay: adolescentes, zombies, incertidumbre

Editado: 31.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar