Tú Loba y yo Vampiro

Tamaño de fuente: - +

Capítulo#22 Mitos sobre Vampiros y Hombres lobos.

Mar de Luna se sobresaltó cuando escuchó que le hablaban, estaba muy concentrada en sus recuerdos:

―Hola mamá, ya llegamos, ¿no nos demoramos mucho?―oyó la voz tierna de su hija.
―Ya veo y ¿cómo lo pasaron?

-Bien-exclamó la niña emocionada-pero enseguida su expresión se opacó un poco-pero tenías que haber ido con nosotros, fuimos al bosque lluvioso, tu lugar favorito mamá―afirmó Mariluna mirándola con sus ojitos azul intenso y con un brillo de emoción contenida―Mi papá me dijo que allí te dio su primer beso, le pedí que me contara más sobre ustedes pero me dijo que te preguntara a ti.

―Yo solo le conté lo de nuestro primer beso nada más amor―Su esposo la miró nervioso, ella sabía lo incomodo que lo ponía ese tema y terminó por soltar una alegre carcajada, cuando pudo controlarse habló.

―Lunita es que nuestra historia es un poco complicada...un día de estos te la contaré, te lo prometo.―Se puso en pies, se acercó a su pequeña y la abrazó fuerte―¿Sabes que tu papá y tú son lo más importante para mí!-la pequeña asintió con un movimiento de su cabecita-los amo a los dos―Sacó una cadena de oro con un dije de diamante en forma de corazón y se lo dio a su hija―esto perteneció a tu abuela y quiero dártelo a ti, es mi regalo de cumpleaños, pensaba dártelo cuando cumplieras los 5 años, después de tu primera transformación pero decidí que ya eres bastante madura para tu corta edad...

―Es muy hermosa mamá y ¡brilla mucho!―Exclamó alegre―¿y qué es? preguntó la niña inocente.

―Es una cadena, una especie de joya que utilizan los humanos para adornarse, sobretodo las mujeres, a ellas les gusta este tipo de cosas, algo así como para lucir más hermosas o sentirse importantes y ese tipo de cosas banales. Hay algunas especialmente diseñadas para las orejas, se la colocan a presión o se hacen una perforación o varias para colocárselos―Hizo una especie de pinza con los dedos indice y el pulgar y le frotó el lóbulo de su orejita, a la niña le dio cosquillas y se engurruñó todita, metiendo su cabecita entre los hombros―esta es el área donde se colocan normalmente y se llaman aretes, zarcillos- y le dijo cuántos nombres diferentes podían tener en dependencia del país o del idioma, siempre hacia lo mismo cuando le enseñaba algo nuevo a su hija. Con un pequeño brote de planta le hizo la forma de uno, muy bonito, largo y terminando en forma de flor, luego hizo otro igual y se los colocó en las orejas.

—Que lindos, yo también quiero unos para mí—la madre sonriente hizo otro par y se los colocó, Luxor solo se limitó a observarlas desde su lugar, dándole espacio a sus dos tesoros.

—También hay joyas o adornos para los brazos o las muñecas llamadas pulseras, para los tobillos las tobilleras, en los dedos anillos, los nombres pueden variar según el país, la región o el idioma—Continuó explicándole Mar de Luna-Y esta que te di se coloca en el cuello ¿quieres que te la ponga?

—Sí mamá―Afirmó la niña también con la cabeza muy emocionada por el regalo de su madre.

―Pero esta cadena es muy especial ya que tiene el poder de advertir la presencia de un vampiro, cuando estas criaturas malignas están cerca el diamante emite una luz dorada perceptible tanto en el día como en la noche.

―¿De verdad?-Dijo la niña con los ojos muy abiertos por el asombro.

―Sí Lunita, pero ese poder nunca lo verás porque esas criaturas ya no existen.

—¿Y qué es un vampiro?-preguntó curiosa.

—Eran criaturas malignas que se alimentaban de la sangre de los humanos.

—¿Y porqué ya no existen?

—Porque nuestra especie los eliminó.

—¿Y...

—Basta de preguntas por hoy Lunita, es tu cumpleaños, no un día de clases—terminó por cansarse de tantas preguntas la madre. Mariluna puso una carita de lastima, con los ojitos tristes y aguados. Mar de Luna sintió que se le encogía el corazón, no soportaba ver a su pequeña triste, con voz suave y cariñosa le prometió—Luego te contaré la historia, desde principio a fin, te advierto que será por partes, hay mucho por contar.

La niña sonrió y se lanzó a los brazos de su madre y ella la recibió con todo su amor, correspondiendo con afecto infinito. Colocó su barbilla sobre su cráneo de cabello peculiar, mientras sus maternales manos la rodeaban por completo. Era su pequeña y siempre la protegería. Mar de Luna se sentía tranquila porque su hija nunca enfrentaría a esos demonios o vampiros.

...


Al día siguiente se encontraban la pareja Alhpa con su hija en un pequeño claro, no muy lejos de la cueva. Por la posición del sol se diría que eran las 10am de la mañana.

―¿Y cómo se dice todo eso en Inglés?―La mamá empezó a enseñarle todo lo que le había dicho en ingles y luego en Francés, lengua que también dominaba su curiosa hija. Mientras su esposo, sentado en la hierva al lado de ellas también ya en su forma humana, las observaba y se deleitaba viendo la paciencia que tenía su esposa para enseñarle a Lunita cada cosa que preguntaba, con cada palabra nueva que le enseñaba y de vez en cuando intervenía para opinar o para hacerle preguntas a la niña en cualquiera de esos tres idiomas, incluyendo lecciones pasadas y hasta de los inicios para evaluarla y ella siempre respondía bien sin importar la complejidad de estas. Estaba verdaderamente maravillado, orgulloso y sorprendido aún con la gran capacidad de aprendizaje de su hija para nada común; pero también lo asustaba un poco, tenía un presentimiento extraño por este hecho inusual en su raza, como si ellos no fueran a estar mucho tiempo a su lado y por eso su sed de saberlo todo sobre ellos y sus antepasados.


En la tarde estaban los tres dando un paseo por lo alrededores del bosque lluvioso, a petición de su hija que iba caminando entre el lobo negro y la loba blanca. Con sus cortos pasos producto de sus pequeñas piernas, tratando de igualarse a sus padres; aunque estos iban lo más suave que podían. Pero su caprichosa hija se negó a montarse sobre su padre cuando él se lo ofreció asegurándole que quería caminar un rato. Mar de Luna, como era natural en ella, iba abriendo el bosque para facilitar el paso de los tres, Mariluna se maravillaba viendo como su madre dominaba la naturaleza a su antojo y su madre disfrutaba ver su carita de asombro.



Ada-Moon

Editado: 13.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar