Tú Loba y yo Vampiro

Tamaño de fuente: - +

Capítulo#38La última batalla de los Lobos contra los Vampiros.

Cuando llegué al lugar, mis ojos detallaron minuciosamente la escena, evaluando el estado de la situación, Luxor estaba con vida pero muy mal herido, casi inconsciente. Tenía múltiples heridas profundas hechas por la filosa espada de plata, todos los lobos que aún se sostenían en pie atacaban ferozmente a ese demonio gigante y alado, que tenía una fuerza bestial y piel extremadamente dura, >porque luego pudimos constatar que no era de piedra como las gárgolas< Se elevó, sacudiendo sus enormes alas grises, a una altura prudente para que ningún lobo lo pudiera alcanzar, y dijo con voz gruesa, llena de maldad y odio, muy alto para que todos los presentes lo escucharan, pero dirigiéndose al lobo más grande específicamente:  

—Se que tú eres la pareja de la Loba blanca que mató a mi amada, nosotros eramos los únicos vampiros originales que quedaban en el mundo. Ella, después de tantos siglos intentando tener un hijo sin éxito ¡al fin llevaba en su vientre nuestra descendencia!, ¡y me los arrebataron! ¿Qué tiene de malo convertir a los humanos en vampiros?, lo hacemos más fuertes, poderosos y perfectos, nosotros necesitamos su sangre para mantenernos activos e invulnerables. ¡No matamos a ninguno de esos insignificantes mortales, buenos para nada, que tanto protegen!, sólo los convertimos para no sentirnos solos, fueron los de su misma ignorante, primitiva y debilucha especie los que le dieron muerte después. ¡Cómo último vampiro prometo vivir solo para cazarlos y eliminarlos uno por uno, así como ustedes extinguieron por completo mi raza!, dejándome al final completamente solitario ¡y tú serás el siguiente en morir!—expresó con tono frío, seguro y amenazador, con una mirada espeluznante, como preso de un delirio y completamente desquiciado por su pérdida, >en el fondo sentí su dolor y descubrí en ese instante, que no eran completamente insensible como yo pensaba, tenían sentimientos «al menos» por los de su misma raza<—Para que tu esposa sienta y sufra el dolor que me causó al matar a mi amada junto con mi hijo...

Mientras pronunciaba esas palabras yo muy sigilosa y discretamente utilizando mis poderes, acerqué hacia mí la lanza, que en un principio le había quitado, balanceándola entre las ramas. La enorme bestia se abalanzó inesperadamente contra Luxor, en caída libre, en posición frontal, con la espada a la altura de su cabeza y en punta, yo me trasformé en humana instantáneamente, me atravesé entre ambos en un abrir y cerrar de ojos y clavé la lanza con todas mis fuerzas en el corazón del vampiro, justo cuando se disponía a atravesar el corazón de mi amado. En lo que se acercó a mí, a medida que se hundía su pecho en la lanza, la punta de la espada se me clavó en mi hombro. Sentí la zona escocer  pero no me importaba, había logrado con éxito mi cometido. Cayó muerto el monstruo horrendo que se metamorfoseó al instante, frente a nuestros ojos asombrados, en un apuesto joven de rostro angelical.

Qué curiosas resultaban esas criaturas extrañas, cómo podían tener tanta belleza exterior y ser un monstruo por dentro, aunque en el caso de este, el joven apuesto que yacía frente a mí, su poder le permitía trasformarse en un bicho extraño y grotesco, un monstruo de real apariencia, atemorizante, peligroso aterrador y maligno>aun no se si llamarle gárgola o chupacabras<. Una vez más nuestra raza liberaba a los humanos de la presencia de un ser que los aborrecía y los despreciaba y si no fuera porque estamos aquí para evitar que se propagaran y haber eliminado al último de su especie, el mundo no existiría tal cual lo conocen hoy en día, sin la presencia de los vampiros asechándolos han podido progresar y vivir en un mundo donde nadie cree que existan criaturas como nosotros o que de verdad los Vampiros vivieron entre ellos...

Marcus lo decapitó, luego juntamos ambos cuerpos y los quemamos. Esa noche murieron 5 lobos, otra lamentable pérdida para nuestra raza. Entre los muertos estaban Jazmín y la esposa de Marcus; pero sus vidas se horran y se recuerdan siempre, murieron con dignidad y heroicidad. Fue una noche dolorosa y de duelo pero también gloriosa porque habíamos cumplido con nuestro propósito en este mundo, fue la última batalla de los lobos contra los vampiros, habíamos liberado a la humanidad de la demoníaca presencia vampírica, ¡al fin podíamos descansar y vivir tranquilos el resto de nuestra existencia!

Le propuse a Marcus que se uniera a nuestro Clan y aceptó sin pensarlo, él quería alejarse de esas tierras y vivir en un bosque tranquilo, lejos de los hombres que odiaba tanto como a los vampiros, me dijo que quizás en esa selva de la que tanto le hablaba podría encontrar la paz interior que necesitaba y reponerse a la reciente pérdida de su esposa.

Todos esos acontecimientos nos da una idea del poder sobrenatural que tenían estas criaturas para borrar o manipular la memoria de los hombres. Ya que con tanto daño que causaron asolando la tierra durante tanto tiempo, el hombre no tiene ninguna de esas crueles historias en su mente, a excepción de esta de la aldea Medveja, sólo recuerdan lo que ellos quisieron que recordaran, como si nada más les permitieran intuir su existencia pero sin poderlo demostrar del todo. Algo así como una especie de juego morboso con los mortales, para que solo les quedara una idea de que estuvieron allí entre los humanos, aunque no puedan distinguir ni su comienzo ni su fin, ya que los casos que presenciaron algunos humanos fueron con personas convertidas que revivieron después de muerta, pero ninguno era de los originales. Haciéndoles creer a la humanidad que los vampiros sólo son muertos vivientes...

—Pero ya tu sabes la verdadera historia Lunita, los primeros fueron creados y no revividos, son capaces de reproducirse entre sí al igual que nosotros, aunque al parecer les resultaba tan difícil como para nuestra especie y todos poseen poderes sobrenaturales.

 



Ada-Moon

Editado: 09.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar