Tu me haces sentir

Tamaño de fuente: - +

Capitulo12

💏Amigos💏

—Vale —dice soltándome pero luego me sorprendió cuando de un movimiento rápido me atrapo en sus brazos y unió sus labios con los míos.

 

Al principio me quedé estática pero luego no sé por qué le correspondí, paso su lengua por mi labio inferior y abrí mi boca dándole permiso a su lengua que junto a la mía comenzaron una batalla, me apretó más contra su cuerpo y yo pase mis manos por su cuello hasta su nuca para profundizar el beso, lo bese con furia como si descargara parte de mi enojo en ese beso, sin importarme que estuviéramos en
un parque, sin importarme si las personas nos miraban hasta que nos faltó el aire y nos tuvimos que separar.

 

— ¿Ahora si me dirás que te pasa? —pregunta mirándome con la respiración agitada al igual que la mía, mientras yo estaba un poco shockeada por el beso.

 

—Kate ¿estás bien? —pregunta poniéndome un mechón de cabello detrás de mí oreja.

 

—Si eso creo —digo mirando a otro lado que no fueran sus ojos.

 

— ¿Entonces ya me dirás porque saliste así o tengo que volver a besar otra ves? —pregunta con una sonrisa de lado haciendo que una pequeña sonrisa se asomara en mis labios.

 

— ¿Cómo llegaste aquí? —pregunto para cambiar de tema.

 

—Te vi salir dando un portazo y luego irte corriendo por lo que pensé que había pasado algo así que te seguí —dice subiendo los hombros —. Pero no me cambies de tema.

 

—Está bien pero vamos a otro lado —suspiro.

 

—Bien vamos —dijo tomando mis manos y no sé por qué pero me agrado ese gesto.

 

Caminamos hasta llegar a su moto cosa que me hizo fruncir el ceño y mirarlo.

 

—Iba saliendo en mi moto cuando te vi salir corriendo —dice.

 

Nos subimos y Liam conducía sin decirme a dónde íbamos, luego de un rato en carretera nos detuvimos en medio de la nada, Liam apago la moto y cuando bajo lo imite cogió mi mano y me llevo entre unos árboles.

 

— ¿Se puede saber dónde me has traído? —preguntó quitando una rama de mi camino.

 

—Ya verás —dice.

 

Caminamos un rato más hasta que llegamos a un claro donde había una preciosa vista del mar.

 

—Ya llegamos —dice.

 

—Esto es hermoso ¿cómo descubriste este lugar? —preguntó mirándolo a los ojos y aunque lo niegue me gustan sus ojos.

 

—Lo descubrí hace dos años la verdad es que no me acuerdo muy bien como lo descubrí —dice mirándome.

 

Me tomo de la mano y nos sentamos en la hierba, duramos un rato en silencio hasta que el rompió el silencio.

 

—Y bien me dirás ¿por qué saliste así? —pregunta a lo que suspiro.

 

—Hoy se leyó el testamento —digo.

 

— ¿Eso quiere decir que ya te vas no? —pregunta mirándome intensamente.

 

—Eso tenía planeado pero ahora las cosas se han complicado —digo haciendo una mueca.

 

— ¿De qué forma? —pregunta.

 

—Me acabo de enterar que la casa de la cual me fui a los 17 años, en la que luego de cuatro meses de mi madre morir se convirtió en un infierno para mí, en la que dure 7 años sintiéndome infeliz por que no encajaba. Justo hoy me acabo de enterar que esa casa fue lo único que me dejo mi madre y deje que esas arpías y el que se hacía llamar mi padre me hicieran pensar que era de ellos y no la casa que dejo mi madre para mí —digo soltando todo sin importarme que le estaba contando casi mi pasada vida cuando solo lo conozco de hace dos semanas.



R.E.B.R.

#11089 en Novela romántica
#3899 en Joven Adulto

En el texto hay: amistad, romance celos drama, sentir

Editado: 03.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar