Tú Me Hiciste Creer -Saga Amor o Atracción Libro 3

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 6

Laura. 

Me levanté temprano y me dirigí a la cocina porque tenía mucha hambre. Supongo que la conversación que tuve con Jesse y posteriormente con Raphael hicieron que me olvidara de la cena.

— Buenos días señorita Laura ¿En qué puedo ayudarle? —preguntó una empleada distinta a Charlotte.

— Oh, buenos días, que pena creí que Charlotte estaba aquí. 

— Charlotte no está, ella fue a hacer el mercado, pero yo puedo ayudarte. Me imagino que esta usted aquí porque se le olvidó cenar ayer, puedo prepararle algo rápido.

— Sí, te lo agradecería mucho, mucho.

— No es nada, solo hago mi trabajo. Si quieres puedes esperar en el comedor.

— Bien, esperaré en el comedor. 

Poco después la empleada cumplió con su palabra y me llevó un delicioso desayuno al comedor. Empecé a desayunar tranquilamente hasta que Jesse me interrumpió.

— Buenos días —dijo Jesse y me miró… y empezó a golpearse en las mejillas… y yo me acerqué y la pellizqué—. ¡Ay! ¿Por qué hiciste eso?

— ¿Acaso no me querías pedir que te pellizcara para saber si aún seguías dormida?

— No pretendía preguntarte eso.

— Lo siento, me equivoqué.

— Eres un caso.

— No lo niego, me conoces bien —dije y ella sonrió.

— Debido a tu forma tan peculiar de expresarte y al pellizco que me diste, ahora puedo decir que no estoy soñando, pero quisiera saber el motivo por el que madrugaste hoy.

— Siempre madrugo.

— No es verdad. En circunstancias normales siempre te levantas a las 9 de la mañana y son las 6:00 de la mañana.

— Odio esa costumbre que tienes de saberlo todo.

— Soy muy observadora y ahora dime qué pasó ayer cuando saliste con Raphael.

— No te lo diré.

— Sé que me lo dirás y si no lo haces, le preguntaré a Raphael.

— Bien, te lo diré.

Le dije todo a mi amiga sobre la decisión de Raphael y yo de ser solo amigos. Jesse parecía desilusionada, pero aun así dijo que respetaba nuestra decisión «Sí, claro como si no la conociera» pensé. 

Tiempo después me duché y fui a buscar a Jesse a su habitación y escuché que estaba en la ducha. Me senté en su cama para esperarla… y salió una hora después. 

— ¿Por qué tardas tanto duchándote? —dije y ella gritó… y yo sonreí al verla correr desnuda para tomar una toalla y cubrirse.

— ¿Es que nadie te enseñó a tocar antes de entrar?

— No entiendo cuál es el problema tú tienes lo mismo que yo, aunque por lo que acabo de ver tienes una delantera más grande que yo. El hombre que te vea desnuda morirá de un ataque al corazón —dije y ella me ignoró. Se puso la ropa interior intentando ocultar su desnudez de mí y yo rodé los ojos.

— ¿Por qué estás aquí? —preguntó. 

— Raphael, James y Patty ya llegaron. Después de que ella se hubo arreglado y por arreglar me refiero a ponerse un vestido que se ajustaba a su cuerpo y realzaba sus atributos ¿Desde cuando mi amiga vestía de esa forma? 

Bajamos y nos dirigimos a la sala, seguramente era allí donde ellos estaban. Pudimos escuchar que Jennifer le decía a Patty que estaba feliz de saber que su sobrino hubiera encontrado a alguien como ella.

— ¡Genial, ya están aquí! —intervino Jesse y yo rodé los ojos.

— Bien, los dejaré con mi hija —dijo Jennifer saliendo de la sala. 

Después de discutir un poco sobre el extraño comportamiento de la señora Jennifer quien según los amigos de Jesse no acostumbraba a ser amable con ellos, vimos películas «Aburridas» gritó mi mente.

— Esta película es conmovedora —dijo Jesse.

— Todas las películas son conmovedoras para ti —dijo Raphael y le pasó un pañuelo.

— Es cierto, lo irreal me conmueve mucho —sonrió. Dejé de prestar atención porque toda ella estaba puesta en Raphael «Está más guapo que ayer» pensé.

— Eres muy pesimista Jesse —dijo Raphael y volví a prestar atención ¿De qué rayos hablaban?

— No, yo soy realista, no todas las personas lograran alcanzar sus objetivos —dijo ella.

— Pienso que quien no alcanza un objetivo es porque no se esfuerza demasiado —Aportó Patty… y entendí que hablaban de la película.

— He visto a muchos que se esfuerzan demasiado y terminan dándose por vencidos —dijo Jesse, defendiendo sus pensamientos.



Hellen

#7035 en Otros
#1046 en Humor
#3877 en Joven Adulto

En el texto hay: romace, celos, miedoalamor

Editado: 07.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar