Tú ya sabes a mí [2]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 41

—No puedo creer que estás tomando la misma actitud estúpida que tomó ella hace algunos meses cuando se fue.

—¡Lo que hizo está mal!

—¡Y lo que tú estás haciendo también! -Reclama Mike-. No seas idiota, por favor. Los dos han actuado como un par de idiotas durante mucho tiempo, no continúes con eso.

 

No contesto. Jugueteo con mi teléfono intentando tener alguna respuesta de ataque contra el argumento de Mike, pero lamentablemente, tenía razón.

 

—Deberías regresar al trabajo. —Decide cambiar de tema —. Si es que aún lo tienes.

—Primero iré a ver a Becca.

—Bien, yo voy a ver si puedo hablar con Elisse, sé que necesita un amigo ahora.







 

Elisse


 

Salí de la habitación de Becca, se quedó dormida después de unos minutos de plática. Estaba bastante cansada y la comprendía, no creo que sea algo sencillo parir a un bebé y quizás esa era la parte que más me aterraba de todo esto.

Estaba caminando por el corredor cuando Mike me detuvo.

 

—Hey, ¿a dónde vas?

—A Autumn Delights y después a mi casa. —Respondo —. Becca está dormida.

—¿Te importa si te acompaño?

 

Mike camina junto a mi hacia la salida del hospital. Estuvimos caminando por la acera platicando de las experiencias que tuvo en los últimos meses, como era de imaginarse, la mayoría del tiempo estuvo atado a los compromisos promocionales de Ian así como lo estuvo con Becca.

Justo pasábamos por California Wings Café, no pude evitar hacer notar que mi apetito estaba haciendo acto de presencia, de hecho, creo que Mike lo había notado y por más que traté de mantenerlo para mí, él no dudó en hacerme una pequeña invitación:

 

—Déjame invitarte a comer, como agradecimiento por la cena en el restaurante el otro día.

 

Pasa su abrazo alrededor de mis hombros, abrazándome. Entramos al lugar, Mike me hace esperar sentada mientras él se forma en la larga fila.

 

—Había mucha gente ¿no lo crees?

—Un tanto abrumador —Respondo—. Gracias.

 

Buscamos una mesa al aire libre, Mike se sentó frente a mí y revisó su celular mientras yo comía.

 

—Cuéntame, ¿qué se siente ser padre?

—No puedo explicarlo, cuando vi a Henry por primera vez fue algo increíble.

—¡Cómo me gustaría saber cómo se siente Nick con todo esto! Si se siente como tú lo haces pero, su reacción no fue la mejor.

—Lo sé, ya me contó.

 

Bebí un poco de jugo y entonces volví mí vista a Mike.

 

—¿Podemos hablar de algo más? —Le pido, Mike ahora debe cambiar el tema de conversación.

—Entonces ahora que eres prácticamente la máxima autoridad de Autumn Delights, me darás comida gratis, ¿verdad?

—Un descuento, ¿te parece?

—70% —Propone—. Ahora tengo a una familia que mantener.

—50% y lugar preferente.

—Okey, trato hecho.

 

Estrechamos las manos y entonces comenzamos a reír.

 

—Gracias por todo, Mike. Eres un gran amigo.

—Todo estará bien. —Mike acaricia mi cabello —. No te voy a dejar sola, ni Becca y mucho menos Nick. Sólo necesita tiempo para digerir todo.


 

Nick

Becca estaba dormida cuando visité su habitación, así que decidí regresar a la disquera antes de que Carl enloqueciera más, ya había llamado un par de veces.

Tuve que aceptar la oferta de escribir para Stella después de que mi escape con Mike pusiera en riesgo mi puesto de trabajo. Estuve trabajando en algunas letras que podría cantarlas como baladas, tenía que convencer al equipo de producción para que no modificaran mis ideas tal como lo hice con Ian.

Y una vez que me vi liberado, tome una decisión: afrontar mi maldito orgullo.

Fui a casa de los padres de Elisse, con un ramo de flores dispuesto a pedirle una oportunidad para hablar de nuevo, en calma, quería buscar una solución para que pudiéramos llevar en paz el resto del embarazo juntos.

Cuando llamé a la puerta, me recibió Mark.

 

—Buenas noches Nick, ¿no crees que el proceso de cortejo tenía que ser antes de dejarla embarazada?

—Señor Wilkinson, usted sabe que Elisse y yo estuvimos juntos antes de... ¿Puedo verla?

—Adelante.

 

Se hace a un lado y me deja pasar. Edith estaba en la cocina terminando la cena y en cuanto me ve, se acerca a mí para saludarme.

 

—¡Hola Nick! Elisse está allá arriba. —Me dice su madre.

—Dile que baje. —Le pide Mark a su esposa—. Pueden hablar tranquilamente aquí.



AnnieGz

#471 en Novela romántica
#108 en Joven Adulto

En el texto hay: romance juvenil, secuela, romance

Editado: 19.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar