Ultima Cena En Familia (libro 1)

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO X ESPERANZA

CAPITULO X

-Carlos se encontraba caminando hacia la casa de la familia 20, y en sus manos llevaba una garrafa de gasolina, sus ojos completamente perdidos, pues paresia que el dolor había consumido lo que le quedaba de corazón, cada paso que daba, sabia que lo llevaba una hacia un destino incierto, pero no se detendría, la pena lo habían consumido, a el un niño inteligente, cordial y amistoso a transformarse en algo totalmente diferente, los demonios que llevamos dentro debemos mantenerlos enjaulados, pues podrían obligarnos a cometer lo que en un futuro podremos lamentar, Carlos empezó a vaciar la garrafa en las ventanas. La puerta y en todas partes, de la casa, el dolor lo habían segado, no se dio cuenta que le había caído un poco de gasolina en su pantalón, de su bolsillo saco una caja de fósforo, y encendió uno, lo miro fijamente y vio como en el fuego se reflejaban recuerdos que tenia con sus padres, las lagrimas comenzaron a caer por su mejilla, se encontraba perdido en el dolor, lanzo el fósforo con ira, la casa empezó arder en llamas, el fuego no tenia piedad, el humo se propago y de la casa empezaron a escuchar gritos de auxilio, no podían salir de ahí, Carlos había bloqueados la puerta principal como la trasera y las ventanas.

-El pantalón de Carlos se había incendiado, trato de a pagarlo pero cada esfuerzo era inútil, su cuerpo entero parecía una antorcha humana, los gritos de desesperación de Carlos eran desgarradores, la comunidad entera salio y empezaron a lanzarle agua, Carlos en su desesperación rodaba por el piso, cuando por fin lograron a pagarlo. Su piel se desprendía y tenia un horrible olor a carne quemada, estaba inconsciente, a causa del dolor, lo cubrieron con una manta mojada, la casa 20 estaba ardiendo. La comunidad solo observada como ardía y solo se quedaron mirando muy serios, pensaban que era una deuda que tenia que pagar la familia 20, se escuchaban gritos y llanto.

-Carlos se encontraba en la casa de judas, ella se lo había llevado pues la comunidad lo había dejado ahí en el piso, solo, lo habían dado por muerto. Judas lo miraba con lastima, lo tenia en una cama envuelto en vendas, a su vez, esa se ponían rojas rápido, constantemente se las cambiaba.

-Judas escuchaba los gemidos de dolor que producía Carlos, era algo horrible de ver a simple vista, no dejaba de preguntarse que habría hecho este niño para recibir tal castigo que el mismo se puso. Lo mas que podía hacer por el, era aliviar solo una parte del constate dolor que sentía.

-Elbani se encontraba en la biblioteca de Isaias, observando todos los libros, que había allí, pero uno en especial le llamo la atención, estaba en una esquina rodeado por un cristal pero este se movía y proyectaba muchos colores como el diamante adentro se encontraba un libro paresia estar hecho de tierra y lava pero tenia algo escrito en la portada, parecía una combinación o una lengua extraña, cuando estaba apunto de tocarlo algo de tubo su mano, miro hacia aun lado y era Iván ¿Que haces tocando lo que no es tuyo Elbani? Por esto, te debería cortar la mano.

- Elbani bajo la cabeza y le respondió con temor, lo siento solo tenia curiosidad, el la miro y soltó una carcajada le dijo: Sabes tu familia ahora debe de estar carbonizada.

-Elbani alzo la mirada, con preocupación. y pregunto ¿QUE HAS DICHO?, ¿QUE LE PASO A MI FAMILIA? RESPONDEME.

-Con ironía, Iván le respondió, solo esperemos que aun queden huesos de ellos, para explicártelo mejor, ese niño Carlos le prendió fuego a tu casa. Elbani salio corriendo pero sus heridas volvieron abrirse, corría como podía, cuando salio de la casa de Isaias , la comunidad la miro con indiferencia y desprecio, empezaron a gritarle ZORRA, BASTARDA, TU FAMILIA SE LO MERECIA Y TU IGUAL, le lanzaban excremento, piedras y todo lo que encontraban, a Elbani no le afectaba, lo que decían de ella, pues ella sabia quien era, pero su familia era lo que le preocupaba, temía por ellos, cuando por fin llego a su casa. Las lagrimas corrían por su mejilla. El dolor que sentía era tan fuerte, como si le hubieran arrancado el corazón, no quedaba nada, solo una pila de escombros, el humos era aun, espeso y ciertas partes seguían ardiendo, empezó a caminar y se lanzo al suelo sin espiritud, pues el dolor la había consumido, todos estaban observado mientras esta niña gritaba de dolor y amargura, PAPAAAA, MAMAAAA, NOOOOOOO el dolor de aquella palabras retumbaban, y el ambiente se volvió lujubre y macabro, Elbani estaba arrodillada y acariciaba la cenizas, como si estuviera tocando el pétalo de una flor, sus manos machandoce de lo que era su casa y su familia de allí, saco una pulsera que ella le había regalado a su familia, todos tenían colores diferentes, esta era verde la acaricio y se la llevo hasta su pecho, apretándola muy fuerte y llorando, empezó a llover, las gotas acariciaban su rostro como si estuvieran brindándole consuelo por su perdida, ella estaba empapada y sintió como alguien acaricio su espalda, ya no le importaba quien era, pero se dio la vuelta y noto que era Isaias, lo miro con enojo y le dio una cachetada y el la abrazo mientras ella lo seguía golpeando, en la espalda, la gente se quedo asombrado y preguntándose, ¿el señor de el hogar abrazando? ¡y hace un segundo ella lo golpeo! todos estaban murmurando ¿Que estaba pasando? como una persona, como el, la cual no le importa nada, solo dañar y herir a quien sea, ¡abrazo a esta niña como si sintiera cariño o amor!



gil

Editado: 07.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar