Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Cuando llegue no podía creer lo que veían mis ojos. Mis ojos se cristalizaron y mis lágrimas pedían salir a gritos. Esto no me lo imaginaba y dolía mucho. Blas se estaba besando con una chica. Más bien se comían a besos. Se separaron y Blas me miró.

 

        - Oh aquí estas. Ven quiero presentarte a alguien. María ella es Ane, mi novia.

 

Cuando me dijo que era su novia se me partió el corazón en dos. Nunca me hubiera imaginado que esto pasaría en serio, soy una estúpida.

 

        -     Ane, ella es María, mi mejor amiga.

        -          Encantada María. Blas me ha hablado mucho de ti espero que seamos grandes amigas.

 

Me había quedado estática y sin palabras y lo único que fui capaz es de sonreír, más bien una sonrisa fingida.

 

Ella era espectacular, preciosa. Era de estatura normal, un cuerpo de infarto, un pelo liso y largo, unos ojos espectaculares. Ella era sin lugar a duda mucho más guapa que yo.

 

Me sentía una mierda y no pintaba absolutamente nada.

 

       -          Quería que la conocieras porque para mí ella es muy importante y como eres mi mejor amiga, quería    que lo supieras.

 

En ese momento lo único que quería hacer era marcharme de allí. No lo aguante más.

 

       -          Lo siento Blas, no me encuentro bien, me voy a ir a casa. Pásatelo bien.

       -          Vale, ¿quieres que te acompañe?

       -          No hace falta cariño, no ves que está bien. Anda quédate conmigo.

 

Y le beso. Entonces ya no aguante más y salí corriendo de allí, llorando a más no poder. Blas me vio salir corriendo y fue detrás de mí , pero no me pare.

 

       -          María espera…

 

No lo escuche y seguí corriendo hasta llegar a casa.

 

       -          María cariño, ¿Qué te pasa?, ¿no estabas con Blas?

       -          No me pasa nada mamá. Y sí, pero no me encontraba bien, esta con su novia.

       -          ¿Novia?... hija cariño… lo siento…

       -          No importa mamá déjame sola por favor.

 

Cerré la puerta de mi habitación y me tire en la cama. No paraba de llorar.

 

De repente me sonó el móvil y mire quien era. Era Blas, pero no conteste. No sé cuántas llamadas me hizo, por lo menos 20 o más. Entonces entró mi madre.

 

      -          María cariño, Blas esta al teléfono ¿Qué le digo?

      -          No sé, invéntate lo que sea mamá pero no quiero hablar con él.

      -          De acuerdo cariño.

 

Volvió a cerrar la puerta y volví a llorar. En eso de que me llegó un mensaje, era de Blas y ponía: 

“Sé que estás ahí y no sé porque no quieres hablar conmigo y tampoco sé porque te has marchado así del bar. Era muy importante para mí que la conocieras y te has marchado. Dime que te pasa ¿por favor? No soporto que estés así y sé que es por mi culpa. Contéstame por favor”.

 

Cuando leí el mensaje volvieron las ganas de llorar pero esta vez no las reprimí y las deje salir. 

¿Cómo he podido ser tan estúpida?, ¿cómo he podido pensar alguna vez que Blas se iba a fijar en mí?, si no soy nada y no soy tan guapa como ella. Soy una estúpida y más que estúpida.

 

Me pase toda la noche llorando hasta que ya no aguante más y mis ojos se cerraron.

 

Cuando me desperté tenía una cosa muy clara, era que Blas…



MariaL2022

#148 en Fanfic
#1945 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar