Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Habían pasado ya varias semanas y nos encontrábamos a mitad de Julio. Ese día habíamos quedado en ir a la playa Lucía, Laura, mi otra mejor amiga, Alex, el novio de Lucía, Blas y ... Ane.

 

Iba caminando en dirección a la playa donde habíamos quedado todos, iba a pasar una gran tarde, ja, ja, ja, que ironía acabo de decir.

 

Las cosas entre Blas y yo, ya no han vuelto a ser igual la verdad, ya no estamos agusto juntos y además la odiosa de su novia no nos deja ni un minuto en paz.

 

Sí, ya sé cómo es Ane de verdad, y en serio yo no sé que es lo que ha visto Blas en ella, por fuera puede estar muy buena y puede ser muy guapa y todo lo que tú quieras pero es… aggg… no la soporto en serio, es ese tipo de chica que no aguanta nadie y que no deja que su novio quede con sus amigos ni nada, se cree que Blas es de su propiedad ni que fuera un juguete.

 

Pero bueno, Ane es un caso aparte. Blas, no sé, me mira de distinta forma y está muy distante conmigo y eso a mí me duele mucho porque yo intento olvidarme de aquello y seguir siendo su mejor amiga, pero me es imposible.

 

No puedo olvidarle y creo que no podré olvidarle nunca.

 

Llegué a la playa y allí ya se encontraban todos menos Blas y Ane.

 

       -          Hola chicos ¿qué tal?

       -          Muy bien María.

 

Nos pusimos todos a charlar mientras esperábamos a la "parejita feliz" ja, ja, ja.

 

Al cabo de un rato aparecieron agarrados de la mano, en estos casos que me sentía tan incómoda apartaba la mirada para no sufrir más.

 

Nos adentramos en la playa y buscamos un buen sitio. Dejamos las toallas y nos quitamos la ropa para quedarnos con el bañador. Yo fui la última en quitarme la ropa y me quede observando a los demás. Ane como siempre lucía perfecta y Blas bueno ni te cuento. Me quite la camiseta y el pantalón.

 

De repente me di cuenta de que alguien me estaba mirando fijamente, me giré y le vi. Blas me estaba mirando embobado, ni que estuviera tan buena.

 

Me tumbe en la toalla. Pero hacía mucho calor, así que me fui al agua sola, ya que nadie me quiso acompañar.

 

Estaba tranquila y relajada en el agua cuando alguien vino por detrás y me abrazo, me gire y allí estaba él.

 

       -          Blas, ¿qué estas…

       -          Shhhh, calla, quédate así un rato ¿vale?, echo de menos  abrazarte.

 

Me quede allí quieta, mientras Blas me abrazaba. Sentía la respiración de Blas haciendo contacto en mi cuello, era una sensación maravillosa. Me estaba derritiendo allí mismo y no del calor que hacía precisamente.

 

       -          ¿Sabes una cosa María?

       -          No, ¿el qué?

       -          No puedo aguantar más tengo que decírtelo, sino te lo digo ya, no sé que me va a pasar.

       -          Dímelo ya, me estas asustando Blas.

       -          María, yo te…

       -          ¡Blas, que coño estás haciendo, así con María!

       -          Nada, Ane. Sólo la estaba abrazando, estaba un poco triste, nada más.

       -          Ya, ya. Bueno venía a decirte cariño, que tu madre te está llamando al móvil.

       -          Vale, gracias. ¿Estás mejor María?

       -          ¿Ehhh? A sí, gracias.

 

Blas se marchó. ¿Por qué había mentido a Ane?, ¿qué era eso que me tenía que decir? Iba a irme a nadar un rato cuando sentí que alguien me agarraba bruscamente del brazo. Me gire y allí estaba la odiosa de Ane.

 

       -          ¿Qué quieres Ane?

       -          ¿Que qué es lo que quiero?, quiero que dejes a mi novio en paz, él es mío ¿lo has entendido? Y no voy a permitir que tú, una niñata insignificante me lo quite. ¿Entendiste? Quedas avisada.

 

Me quede en estado de shock, no podía creerme lo que me acababa de pasar. ¿Quién era ella para amenazarme a mí? Ya verás esto no se va a quedar así.



MariaL2022

#150 en Fanfic
#1965 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar