Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

Narra María:

 

        -          María, no soporto verte a sí y te echo de menos.

        -          No te creo, si fuera así ahora mismo no estaríamos así sino juntos.

        -          Te amo. No quiero perderte.

        -          Ya lo has hecho.

        -          ¿Y si te dijera que lo intentáramos, que me dirías?

        -          …

 

¿Blas me acababa de decir que si lo intentábamos? Esto tenía que ser una broma, no puede ser verdad.

 

        -          ¿Blas qué…

        -          Te amo, te necesito, quiero estar contigo…

        -          No te entiendo Blas, primero me dejas porque no va a funcionar y ahora me pides volver, ¿a qué juegas?

        -          No estoy jugando a nada María, esta vez estoy seguro al 100% de que quiero estar contigo pase lo que pase, por lo menos a intentarlo.

        -          Blas yo…

 

Blas no me dejo acabar, se acercó a mí, me atrajo hacia él y me beso.

 

Fue un beso lleno de pasión, anhelo, deseo, amor… fue un beso absolutamente perfecto.

 

Le echaba de menos, volver a probar sus labios era volver a sentirme viva, a ser feliz, a estar llena por dentro.

 

Lo había echado de menos.

 

Cuando nos separamos nos miramos a los ojos y no pude aguantar más, cogí, le agarre de la camiseta y le acerque a mí.

 

        -          Te amo.

 

Y le bese como nunca antes le había besado.

 

        -          Yo también te amo princesa. ¿Entonces lo intentamos?

        -          Claro que sí.

 

Nos volvimos a besar. Esta vez Blas se tumbó encima de mí, mientras yo, no le dejaba de besar y acariciar.

Así pasamos un buen rato, entre besos y caricias. Ninguno quería separarse.

 

Apoyada en su pecho, me puse a pensar que a lo mejor si funcionaría,  a lo mejor todo iba a salir bien. O eso creía.

 

Narra Blas:

 

Cuando no deje terminar a María y la bese, volví a nacer, volví a sentirme lleno por dentro, ahora estaba otra vez completo.

 

Nos separamos, nos miramos y María tiró de mi camiseta hacía ella.

 

        -          Te amo.

 

Cuando me dijo que me amaba me sentí el hombre más feliz sobre la faz de la tierra.

 

        -          Yo también te amo princesa. ¿Entonces lo intentamos?

        -          Claro que sí.

 

Cuando me dijo que si la bese, y no la deje escapar.

 

Ella se tumbó en mi pecho, estaba preciosa a la luz del sol. Ahora que la miraba compendia lo afortunado que era al tenerla conmigo.

 

Ahora haría todo lo que fuera por conservarla, por tenerla, por no perderla.

 

Bueno o eso pensaba yo.



MariaL2022

#157 en Fanfic
#1994 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar