Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 31 (2º temporada)

Narra María:

 

Había pasado una semana desde nuestra reconciliación, desde que Blas y yo habíamos vuelto a estar juntos. Y la verdad estoy mejor que nunca.

 

 

No paro de reírme por tonterías y de pasarme horas y horas con una sonrisa de tonta después de haber pasado la tarde con él.

 

Blas era… era todo lo que siempre soñé, es absolutamente perfecto. Le amo.

 

Hoy había decidido ir a tomar algo con las chicas al bar que había cerca del parque que había enfrente de nuestra casa.

 

Didi había decidido quedarse en casa pues no se encontraba muy bien.

 

Llegamos al bar y nos sentamos todas juntas.

 

Narra Adriana:

 

          -          Voy al baño chicas, ahora vuelvo.

          -          De acuerdo, no tardes mucho.

 

Ya está Laura y sus prisas ja, ja, ja.

 

Iba pensando en cómo había cambiado nuestras vidas desde que decidimos venirnos a vivir a Madrid, cuando me choqué con alguien y caí al suelo.

 

          -          Lo siento mucho.

          -          No te preocupes, ha sido culpa mía, espera que te ayudo.

 

Agarré su mano y cuando le miré, mi mundo se detuvo. Era el chico más perfecto y guapo que había visto nunca. Tenía unos ojos preciosos como el mar y era rubio. Me quedé embobada mirándole. Era… no tenía palabras.

 

           -          Yo… Lo siento.

 

Narra Dani:

 

Había quedado con David y Álvaro y habíamos decidido ir a tomarnos algo en algún bar.

 

Decidimos ir a uno que estaba cerca de un parque y entramos, cuando me choqué con alguien.

 

Era una chica y la había tirado al suelo, seré torpe.

 

           -          Lo siento mucho.

 

Y encima es ella la que se disculpa.

 

           -          No te preocupes, ha sido culpa mía, espera que te ayudo.

 

La cogí de la mano y la ayudé a levantarse del suelo. Nuestras miradas se cruzaron. Era absolutamente perfecta y maravillosa. Tiene unos ojos preciosos marrones tirando miel y el pelo largo y ondulado. En definitiva es una diosa.

 

           -          Yo… Lo siento.

 

Ella cogió y se marchó, me había quedado en shock.

 

            -          ¿Eh, tio?

            -          Ummm

            -          Que te has quedado atontado mirándola.

            -          Es una diosa.

            -          ¿Sabes cómo se llama? ¿Su número?

            -          ¡Mierda! No.

            -          Ja, ja, ja.

Nos sentamos en una mesa y no pude dejar de pensar en ella, me había enamorada con tan solo mirarla.

 

Necesito saber quién es ella, quien es la chica que me ha robado el corazón.

 

La vi estaba sentada con sus amigas un par de mesas más allá.

 

            -          ¿eh? Chicos mirad, está allí.

            -          ¿Esa no es María?

            -          Dices la novia de Blas ¿no? Álvaro.

            -          Ajá

            -          Yo voy acercarme.

 

Narra Adriana:

 

Levanté la mirada y lo vi. Era el chico que ahora ocupaba mi mente y mi corazón, el chico por el que suspiraba.

 

Se acercó, no iba solo, iba acompañado por dos chicos más. De repente note que María se tensaba ¿Por qué será? ¿Conocerá a alguno?



MariaL2022

#1285 en Fanfic
#11937 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar