Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 45 - 2º temporada

Narra Lucía:

 

Acababa de llegar a Madrid, quería darla una sorpresa, ha pasado momentos muy difíciles y me necesita, así que he decidido venir a visitarla, a apoyarla.

 

Me encamino a su casa, a casa de mi princesa, de María.

 

Quiero darla una sorpresa, no sé cómo reaccionará, espero que se alegre mucho.

 

Didi me había dicho que estarían todos en su casa, bueno en la mía si ella quiere.

 

Llego a casa y Didi me abre la puerta como habíamos acordado.

 

               -          Hola cielo – le digo.

               -          Hola preciosa, pasa – me contesta – le va a encantar, te ha echado mucho de menos.

 

Están todos en el jardín, incluido Blas. Me quedo observando la escena  y me fijo en ellos dos, se encuentran sentados el uno junto al otro. Se están riendo, por lo menos son felices. Pero… en los ojos de ella había tristeza, la entiendo, lo añora.

 

Me acerco despacio hacia ella, los demás me miran asombrados, pero les hago un gesto para que guarden silencio. Llego hasta ella y le tapo los ojos con mi mano.

 

                -          Pero… ¿¡qué narices hacéis!? – se queja.

                -          ¿Quién soy? – la pregunto.

                -          Pues… - titubea – no lo sé.

                -          Si te digo que te conozco desde los tres años ¿quién crees que soy? – le digo.

                -          No puede ser verdad ¿eres tú? ¿Lucía?

 

La destapo los ojos y se gira. Me mira sin creérselo y se abraza a mí. De repente oigo unos jadeos, está llorando.

 

                 -          No llores cielo, ya estoy aquí. – la digo.

                 -          Te he echado tanto de menos, gracias, te necesito aquí conmigo.

 

Así pasamos un rato juntas las dos, poniéndonos al día de las novedades  sobre todo de cómo se sentía con respecto a Blas. La pobre está hecha polvo, el no poder decirle que lo ama, la está matando.

 

Voy a la cocina a por un vaso de agua, cuando me choco con alguien.

 

                 -          Lo siento no te había visto – le digo.

                 -          No te preocupes preciosa, ha sido culpa mía que no había mirado – me dice.

 

Le miro, es Carlos, no me había fijado en lo guapo que era, María me decía que él era perfecto para mí y muy guapo. La verdad es que no mentía para nada, era guapo no lo siguiente.

 

Narra Carlos:

 

La miro, es preciosa, María me dijo un día que ella era perfecta para mí y que era preciosa y la verdad no mentía.

 

Lucía, un bonito nombre para una bella persona.

 

                 -          A sí que tú eres la famosa Lucía – le digo sonriéndole.

                 -          A si es, y tú Carlos, el chico Auryn, ja, ja – me contesta riéndose.

                 -          Ja, ja, así es.

 

Pasamos lo que queda de la tarde juntos, hablando de todo y conociéndola mejor. La verdad es una chica maravillosa pero…

 

Siempre tengo un pero cuando conozco a una chica, el problema es que he conocido a una chica por chat, si suena muy mal eso del chat, porque siempre suele ser una farsa, pero yo tengo nombre falso y no le he dicho quién soy en realidad, Carlos el de Auryn. Sabe cuál es mi nombre y he quedado con ella en Madrid. Viene a visitar a una amiga que hace mucho que no veía y hemos quedado en vernos mañana. Esa chica no sé cómo es físicamente, pero me encanta su personalidad y su forma de pensar. Ella es una chica lista y graciosa.

 

No sé qué hacer, me gustan las dos. Necesito hablar con alguien.



MariaL2022

#164 en Fanfic
#1989 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar