Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 51 - 2º temporada

Narra María:

 

Habían pasado los días y por fin habían llegado las vacaciones de Navidad. Blas y yo volveríamos a casa para pasar las vacaciones con nuestras familias. No sabía que es lo que me iba a deparar estas vacaciones pero solo espero que todo vaya bien.

 

Para no tener que gastarnos mucho dinero, fuimos los dos en el coche de Blas, ya que por fin se había sacado el carnet de conducir. Íbamos incomodos en el coche hasta que decido poner música para caldear la situación. Me encantaba la canción que estaba sonando, era de Katy Perrie y como me aburría me puse a cantar la canción. Blas me mira extrañado porque estaba cantando, hacía mucho que no cantaba en público, y él nunca me había escuchado, bueno del accidente hasta ahora no.

 

Se cambia de canción y como la conozco también la canto pero esta vez Blas me acompaña y así pasamos lo que queda del viaje cantando.

 

Llegamos a casa y allí cada uno se marcha a la suya. Llego a casa y me abre mi madre.

 

                -          Hola cariño ¿cómo estás? – me pregunta.

                -          Bueno… bien… lo bien que se puede estar – le digo a mi madre tristemente.

                -          Ohhh cariño – me vuelve a abrazar.

 

La verdad estaba echando de menos estos abrazos maternales, como la había echado de menos. Iba hacía mi habitación cuando me para mi madre.

 

                 -          Ah cielo se me olvido decirte que mañana en la cena de Noche Buena vendrá la familia de Blas. A sí que ponte bien guapa y sonríe.

                 -          De acuerdo mamá.

 

No podía creérmelo mañana iban a cenar con nosotros pero la verdad no me apetecía nada de nada. Me marcho a mi habitación y me quedo dormida en cuanto me echo en la cama.

 

 

De repente suena el despertador, hoy es el día en el que estoy segura que algo pasará. Me levanto y me visto con la ropa de estar en casa, ya que más tarde me arreglaría mejor para por la noche.

 

Desayuno unas tostadas y un vaso de leche, y me pongo a ayudar a mi madre en todo lo que pueda. 

 

Transcurre toda la mañana muy ajetreada, entre decorar el salón y ayudando en la comida de la cena.

 

La hora se acerca y me dirijo a mi habitación para arreglarme. Me ducho y al salir me seco el pelo y me lo rizo. El vestido ya lo había elegido con anterioridad y estaba tendido enzima de la cama, pero antes me maquillo un poco, sencillamente y me calzo con unos preciosos zapatos de tacón. Me pongo el vestido, es blanco, y si lo he elegido blanco por él, por Blas. Cuando consigo abrochármele oigo el timbre de la casa y sé que ya han llegado a casa. Solo me separan de él unas cuantas paredes. Me miró en el espejo de cuerpo antes de bajar. La verdad es que estoy realmente bien.

 

Narra Blas:

 

Hoy cenaríamos en casa de María y nos encontrábamos en la puerta de su casa. Mi padre llama al timbre y nos abre su padre.

 

                -          Hola, pasad – nos dice.

                -          Hola – dijimos los tres y le damos mi padre y yo un apretón de manos y mi madre dos besos.

 

Estaba colgando los abrigos de mi padres y él mío en las percha de la entrada cuando siento unos pasos bajando las escaleras. Me giro y la veo. Me quedo embobado mirándola, está absolutamente preciosa. Y madre mía va de blanco.

 

La espero bajo las escaleras y cuando llega abajo la ofrezco mi mano para ayudarla a bajar las escaleras y ella la acepta gustosamente. Me mira a los ojos y se sonroja. Me encanta verla así, tan vulnerable y frágil.

 

                 -          Estás preciosa María – le digo sinceramente mirándola a esos ojos tan maravillosos.

                 -          Gracias – dice volviéndose más roja aun y tímidamente – tú no te quedas corto tampoco.

 

La sonrió y la acompaño a la mesa donde hoy nos espera una larga noche.

 

Me siento enfrente de ella y no pasa ni un solo segundo del transcurso de la noche sin mirarla. No sé qué es lo que me pasaba pero no quería que este sentimiento cesara, ya que me encontraba a gusto así. Al acabar la cena nos sentamos en el sofá y nos pusimos a hablar de todo un poco.



MariaL2022

#160 en Fanfic
#1941 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar