Un amor de verano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 55 - 2º temporada

Narra Blas:

 

Corro hacia el lugar en el que hace unos minutos se encontraba María, MI María. Llego a él y llorando me asomo y miro hacia abajo.

 

Y la veo allí, agarrándose con todas sus fuerzas a un hierro que por suerte estaba sobresalido.

 

              -          ¡MARÍA! – grito con todas mis fuerzas.

              -          Blas por favor sácame de aquí – me pide llorando.

 

Me asomo más y me coloco en una posición que me permite llegar a ella sin que me caiga. Estiro la mano e intento coger la suya. Tardo un poco en conseguir agarrar su mano pero al final lo consigo.

 

              -          No me sueltes Blas – me suplica.

              -          Nunca, ¿me oyes? Nunca te dejaría ir – le contesto.

 

Agarro su mano con todas mis fuerzas y tiro de ella, no puedo soltarla, tengo que sacarla de ahí. Con un último esfuerzo consigo subirla hasta arriba y ella se agarra a la piedra. Como puedo la saco de ahí y la agarro con todas mis fuerzas y no la suelto.

 

Me dejo caer en el suelo y me llevo a María conmigo y la abrazo intentado recobrar lo poco de cordura que me queda. He estado a punto de perderla, casí la veo morir.

 

Me giro un poco y veo que tiene su  cara escondida en mi cuello y sé que está llorando, lo sé por el hecho de que noto cada una de sus lágrimas caer y chocar contra la piel de mi cuello. La acaricio el pelo intentando que se tranquilice. Al cabo de un rato largo cesa de llorar.

 

                -          ¿María? – le pregunto con preocupación.

 

Ella levanta la cara y me mira a los ojos. En ese instante mi corazón se me para. ¿Cómo alguien tan buena y preciosa puede sentirse tan triste como lo está ella? Sería un delito y la verdad me siento culpable de ver su cara roja y sus ojos rojos por todo lo que ha llorado, todas esas lágrimas que yo mismo he causado y que ahora mismo me siento la persona más miserable sobre la faz de la tierra.

 

                 -          ¿Estás mejor? – le pregunto mientras mis manos quitan las lágrimas de su cara.

                 -          Si – me dice con voz queda.

                 -          ¿Necesitas algo? ¿Te has hecho daño? – la vuelvo a preguntar muy preocupado.

 

Narra María:

 

                 -          No hace falta estoy bien…

 

Le miro sin saber qué hacer ni que decir, solo sé que me acaba de salvar la vida y que ahora mismo estoy entre sus brazos. Vuelvo a acurrucarme entre sus brazos y me pongo otra vez a pensar en las palabras que me había dicho minutos antes, esas palabras que me quedaran grabadas en la memoria para siempre: “Nunca, ¿me oyes? Nunca te dejaría ir”. Cada vez le amo más y no quiero seguir haciéndolo porque sé que él no quiere estar conmigo, como bien me ha confirmado. Necesito dejar de sentir este dolor que tengo en el pecho, quisiera borrarlo todo de mi mente, quisiera dejar de sentir esto que siento por él que es más fuerte que cualquier adversidad.

 

                 -          ¿Blas? – le pregunto mientras me separo de él.

                 -          Dime cielo – me contesta en tono cariñoso.

                 -          ¿Qué va a pasar con nosotros? – le pregunto sabiendo ya cual será la respuesta.

                 -          María yo… sabes que no podemos estar juntos te lo he intentado explicar antes. Por favor entiéndeme – me suplica.

                 -          Te entiendo Blas pero una vez estuvimos en una situación parecida aunque con distintos problemas, y tú decidiste que lo mejor sería separarnos…

                 -          ¿Y al final que paso? – me interrumpe.

                 -          Que ninguno de los dos podía vivir sin el otro y volvimos a estar juntos.



MariaL2022

#161 en Fanfic
#1952 en Novela romántica

En el texto hay: verano, auryn, amor

Editado: 31.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar