Un Amor Fuera De Lo ComÚn

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 42

—¿España?—preguntaron Samuel y Emma al mismo tiempo

—Sí, en cuatro meses me iré a España con mi hermano. Estoy tan emocionada—dije con una sonrisa de oreja a oreja

—Ays, no sabes cómo te envidio en estos momentos. Mientras tú te vas a España, yo tengo que seguir en el instituto, lo peor es que no me llevo bien con casi nadie—dijo Emma haciendo un mini puchero con su labio inferior

—Pero es tu último año, eso es lo mejor—dije guiñándole un ojo

—Sí, tienes razón. Oigan, ¿quieren jugo de naranja?— preguntó mientras se levantaba del sofá

—Si claro—le sonreí

—Si, y trae algo para comer—dijo Samuel, tomando el lugar de Emma en el sofá (ya que él estaba sentado en el suelo frente nuestro) pero, acercándose más a mi—¿por qué quieres irte a España? ¿No piensas estudiar acaso?—me preguntó

—Claro que quiero estudiar, sólo que no sé qué—dije quitándole importancia—oye, por cierto, nunca te pregunté si tu estudiabas

—Claro que estudio, éste será mi segundo año en la universidad—me sonrió orgulloso, lo miré intrigada

—Ah, ¿sí? Wow, ¿y... Qué estudias?—pregunté acomodándome mejor en mí lugar, para poder quedar de frente a él

—Pediatría—lo mire con los ojos cómo plato

—¿En serio? ¿No me mientes?

—No, ¿por qué lo haría?—me miró curioso

—No lo sé—me encogí de hombros—no creí que te gustaran los niños

En eso entro Emma, con una bandeja en las manos que contenía tres vasos de jugo y un plato con lo que creo que son papitas

—Oh niña, aunque no lo creas, éste muchachon que ves aquí es todo un sensible, y sobre todo con los niños—dijo mientras dejaba las cosas en la mesa ratonera que teníamos en frente y sentándose dónde anteriormente se encontraba Samuel—tiene una paciencia para los mocosos el jueputa, pero para cualquier otra cosa no, ahí el cabron éste, se vuelve todo un pendejo—dijo en español

Amaba cuándo hablaba en español, porque me gustaba su tonada, su acento. Ya que, obviamente, no era el mismo acento argentino, además lo escuchaba muy poco, porque obviamente yo no tenía el acento al momento de hablar

—Cuéntanos, ¿cómo es eso que tienes un hermano español y jamás lo supimos o por lo menos yo?—dijo Emma

—Oh no niña, claro que te conté que tenía un hermano que vivía en España, no te hagas la inocente—dije señalandola con el dedo índice

—Sí, per... —una llamada en su celular nos interrumpió—disculpen. Luego me cuentas todo con detalle eh—dijo levantándose para ir a no sé dónde a atender

—A mi no me contaste lo de tu hermano—dijo Samuel

—Si, bueno, no es algo que se lo ande contando a todo el mundo—dije viendo la hora en mi celular—bueno, creo que debería de irme

Me levanté recogiendo mi bolso, mientras terminaba de tomar hasta la última gota de jugo y me robaba unas cuántas papitas

—Vamos, te acompaño o si quieres, podemos ir a caminar por ahí y luego te acompaño hasta tu casa

Me mordí el labio inferior pensando, hasta que acepté

—Claro, no veo el porque no—me encogí de hombros

Antes de salir, grité un "¡Chausito Emma, luego terminamos de hablar. Cuídate y despideme de él!" sí, así es, Emma estaba en algo amoroso con Hector. Que lindos ¿no?. De todas formas, yo me enteré hace poco

Salimos de la casa y empezamos a caminar en silencio. Iba pensando en la inmortalidad del cangrejo, cuando Sam me sacó de mis pensamientos

—¿Y cómo se llama tu hermano?— giré mi cabeza para verlo

—Kendall—sonreí

—Lo quieres mucho, ¿verdad?—dijo mientras ponía sus manos en los bolsillos de su pantalon

—Sí, así es. Él y yo nós llevamos muy bien, a pesar de que no sea mi hermano de sangre, y sobre todo, a pesar de la diferencia de edad, ya que el que no sea mi hermano de sangre no me afecta tanto la vedad

—¿Es adoptado? Wow, y...¿cuántos años tiene él? ¿Debo de preocuparme por algo, como que sea boxeador o algo así? Porque espero que no se entere que pretendo a su hermanita querida—dijo Samuel, haciendo que me salga una leve risa que creo que se escuchó hasta la esquina

—Sí, es adoptado. Mis papás lo adoptaron cuándo yo tenía tres años, exactamente cuándo nos mudamos aquí, a los meses ellos lo adoptaron. Es una larga historia la verdad, y no creo que te interese demasiado. Respecto a su edad, tiene 24 años, y no, tranquilo, no practica boxeo ni nada de eso, bueno, eso es lo que sabía de él. Pero, lo que si sé es que es muy celoso, así que cuidado—le sonreí inocente, haciéndolo reír—mentira. Tranquilo muchachito, no le diré que me pretendes, eso quedará entre nosotros—le guiñé un ojo, haciendo que esta vez se riera a carcajadas



Ligthblue23

Editado: 03.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar