Un amor inesperado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26

Jamie

Estoy muy nervioso antes de entrar a la habitación, abro la puerta y ella está ahí, con máquinas que controlan sus variables. Se la ve pequeña en una cama que parece muy grande para ella. Le beso la frente y tomó su mano.

-Por favor amor vuelve a mi, te necesito para vivir, tu eres el aire que necesito para respirar, perdóname por no haberte creído, ese fue el error más grande que he cometido hasta ahora.

Acercó una silla y me siento a su lado, acarició su mano, para sentir su calor. No puedo dejar de mirarla y sentirme muy culpable de lo que le está pasando, tengo el corazón destrozado esperando que si se despierta me permita estar a su lado, que me perdone y me deje cuidarla. El cansancio me sorprende y me voy quedando dormido recostado sobre su brazo.

Alexia

Que lindo es estar con Jamie, vivir con él y compartir cada minuto a su lado. No quiero despertar de este sueño, desde que estoy a su lado se que eso puede pasar en cualquier momento. Deseo que dure por siempre y no volver más a la realidad de estar sola y sin amor.

-Hijo porque no vas a descansar un poco, te duchas, te cambias la ropa y vuelves. Yo me quedo a cuidarla, hace dos días que estás acá.

-Mamá no me puedo mover de su lado, más cuando sé que está así por mi culpa. Yo no importó ahora, la necesito a ella más que a mi vida misma.

-Pero si te enfermas como la vas a cuidar hijo. No sirve que te sientas culpable, solo pídele perdón de corazón y yo te aseguró que ella volverá a estar contigo. Se que te ama como lo haces vos.

Jamie

Me abrazo a mi madre porque ya no puedo aguantar la angustia y lloro como si fuera un niño que está a punto de perderlo todo. El consuelo de mi mamá es importante, pero si no consigo que vuelva ninguno me servirá.

Alexia

Escucho en la distancia una charla, creo que es Jamie y su mamá. Lo raro es que Jamie parece estar llorando, qué le estará pasando. Trato de entender lo que dicen, me cuesta un poco. OH no, esta así por mi, que pasa conmigo, quiero abrazarlo pero no se porque parece que el estuviera muy lejos.

-Trata de descansar hijo, más tarde vuelvo.

-Lo haré mamá.

Jamie

Mi madre se va y me acerco a mi amada.

-Te amo Alexia, te necesito por favor vuelve a mi.

Beso sus dulces labios tiernamente. Me apoyo en su pecho implorando que despierte.

Alexia

De repente siento que alguien besa mis labios castamente, siento humedad en mi cara. Tengo la necesidad de abrir los ojos, algo me saca de mi sueño. Lo primero que veo es a Jamie que tiene sobre mi hombro su cabeza, sin pensarlo le beso el pelo. Al sentir mi tacto levanta la cabeza y toma mi cara mirándome directo a los ojos.

-Amor volviste, gracias a Dios que despertaste. Por favor perdóname por no haberte creído cuando sabía que me estabas diciendo la verdad. Te amo Alexia

-Jamie yo también te amo.

-Desde el miércoles que te encontramos en tu departamento siento que perdí parte de mi, verte tan sola e indefensa, sabiendo que yo tengo la culpa de que llegaras a tomar esa decisión.

-Pero la última vez que nos vimos era sábado a la noche, cuánto tiempo pase dormida?

-Cuando te fuiste el sábado diciendo que te ibas de tus padres, estaba enojado, pero con el tiempo me di cuenta que tendría que haberte creído, pero mis celos pudieron más que mi amor. No quise llamarte porque sabía que no me ibas a contestar, ni tampoco a tus padres ya que no sabía si le habías contado algo. Días después me crucé con Kathy y le di la llave de tu departamento que yo tenía. El miércoles ella pensó en limpiar un poco el lugar, así cuando volvieras lo encontrabas lindo, pero cuando entró vio la cartera con al que te habías ido, entonces se dio cuenta que algo no estaba bien. Fue a tu dormitorio y te encontró profundamente dormida, fue entonces que me llamó y fui con mi mamá. Te trajimos al hospital para ver que tenías, eso fue hace casi tres días.

Lo que me acaba de contar me deja helada, estuve durmiendo casi siete días. Por eso me siento tan débil, además de tener un hambre voraz. Ahora que lo miro él también se ve cansado y mal. Si está así por mi es porque realmente me ama.

-Yo también tengo que pedirte perdón porque te mentí cuando dije que me iba de mis padres.

-El único culpable acá soy yo, que no te supe escuchar.

Coloca su mano sobre mi boca y no me deja seguir hablando.

-Por favor deja que me explique, quiero decirte lo que me paso, no me es fácil abrir mi corazón y contar lo que me pasa. Por eso te pido que me escuches hasta el final.

Él asiente con la cabeza y se dispone a escucharme sentado en una silla que está situada al lado de mi cama.

-Cuando no me creíste sentí que el mundo se derrumbaba. Me di cuenta que mi sueño había llegado a su fin. Que ahora me veías tal cual soy, alguien que no merece el amor. Entonces se me ocurrió decirte que me iba, de esa forma no me buscarías, me fui a mi casa y pensé que de la única manera que iba a estar siempre con vos era soñando que estábamos juntos y siendo felices. Me acosté con un dolor en alma que me atravesaba el cuerpo, la tristeza en mi corazón apenas me dejaba respirar. Pero al quedarme dormida sentí la paz que nunca había sentido y que hacía mucho buscaba. Hasta que te escuche hablar con tu mamá, la tristeza de tu voz me hizo dar cuenta que tu amor es real. Que a pesar de todo me sigues amando. Entonces desperté para volver a tu lado, porque tú eres todo para mí.



Alexia

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar