Un amor inesperado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 50

Alexia

Llegamos a un restaurante muy romántico, se escuchaba una suave melodía de fondo. El metre nos llevó hasta nuestra mesa, me corrió la silla para que me sentará y Jamie lo hizo enfrente mío.

-El lugar es muy lindo, me gusta mucho.

-Para mi amada lo mejor siempre. Pedí algo sencillo para comer, pero muy bueno para que te sientas bien. Nada de alcohol por el bebé.

-Estoy segura que todo estará muy rico si lo elegiste vos.

Jamie

Hacía mucho que no la veía sonreír tanto y disfrutar de la cena, charlamos mucho sobre nuestro día, del futuro del bebé, que tenemos que ir pensando en mudarnos a una casa más grande. La verdad me gusto mucho haberla traído acá. En casa tengo más sorpresas preparadas.

Alexia

Jamie me está cuidando de una manera muy tierna, la cena fue un detalle muy lindo de su parte. Esto hace que lo quiera mucho más a cada momento. Cuando terminamos de cenar Jamie paga la cuenta y volvemos a casa. Antes de entrar me pide que haga algo, me resulta un tanto raro pero lo hago.

-Hoy tengo más sorpresas para vos amor. Con este pañuelo te voy a tapar los ojos.

-No es necesario que hagas estas cosas por mi.

-Por mi esposa amada hago todo y más.

Jamie

Le cubre los ojos y entramos a casa. La guió hasta el dormitorio, la paró frente a la cama y le sacó el pañuelo. De fondo pongo esta canción que refleja todo lo que siento por ella.

Para escuchar mientras leen esta parte de la historia.   

https://youtu.be/tZH0iW7Ic2Q

Alexia

Para mi sorpresa veo sobre la cama pétalos de rosas, cuando miró a Jamie el tiene un hermoso ramo de flores y está arrodillado a mi lado. Llevó mis manos a mi cara, porque están romántico mi hermoso esposo, siento que alguna lágrima intenta salir pero me contengo.

-Por favor amor quiero que volvamos a estar juntos como lo hicimos desde que nos enamoramos. Tú eres todo y más para mí, sin ti no puedo respirar, sin ti soy un sediento en el desierto. Quiero hacerte el amor para mostrarte lo importante que eres para mí. Me dejarías hacerlo?

Si las lágrimas antes pugnaban por salir ahora ya no las puedo retener. Las palabras de Jamie y como las dijo me emocionaron tanto que caí de rodillas a su lado.

-Si amor, te dejó porque yo también extraño tus caricias. Desde que estoy contigo me siento amada. Si me distancie es porque no sabía cómo manejar mis sentimientos por lo que pasó ese día. Se que no fue tu culpa, pero el temor que siempre siento en mi interior, de que alguna vez me dejes, surgió como una barrera que me impedía acercarme a vos. Te amo tanto que a veces duele.

Jamie

La abrazo porque veo como las lágrimas ruedan por sus mejillas. Tomo su cara y la beso, seco sus lágrimas besando su hermoso rostro. La tomó de los hombros y la paró a mi lado, le sacó el abrigo que tenía puesto y la acerco a mi.

-Esposa mía eres lo más preciado de mi vida, hoy quiero amarte tiernamente y venerar cada centímetro de tu cuerpo.

Alexia

Introduce un dedo en mi blusa y me acerca más a él, desprende los botones y la deja caer por mis hombros. Baja el cierre de mi pollera que también termina en el piso. Estoy solo en ropa interior, me mira con tanto amor. El se saca su ropa tan rápido que me asombra. Vuelve a estar a mi lado, sus manos recorren mi cuerpo acariciando cada parte de él. Se para detrás de mí y derrama besos por toda mi espalda, sus manos acarician mi vientre y llegan hasta mis pechos, hábilmente corre las copas del corpiño y los cubre con sus manos.

-Rodea mi cuello con tus manos, tus pechos son tan perfectos amor.

Jamie

La giro y la voy llevando hasta la cama, suavemente la recuesto sobre los pétalos de rosas.

-No puedo más que admirar a la diosa que tengo frente a mi. Te ves tan hermosa y lo mejor es que eres mía, mi diosa de ojos color del cielo.

Veo la emoción en su rostro. Comienzo a besar su cuerpo, mejor dicho, a venerar cada centímetro de su hermoso cuerpo, tomó entre mis dedos sus pezones y tiró de ellos, ella gime de placer. Sigo besando por su vientre, donde ahora anida nuestro futuro hijo, ella presiente lo que voy a hacer porque su cuerpo ya no se queda quieto. Poso mi pulgar sobre su clítoris acariciándolo, lo deslizó hasta su vagina y lo introduzco, mientras con mi lengua hago círculos sobre el clítoris. Siento más que ver como agarra con fuerzas las sábanas cuando su cuerpo se empieza a tensar. Su orgasmo es tan espectacular que hace que mi cuerpo vibre con el suyo.

Alexia

Se desliza por mi cuerpo y me mira a los ojos, tengo la sensación que espera ver que deseo hacer yo ahora. Tomó su cara con mucho amor y lo beso, dándole a entender que quiero que me haga el amor. Me penetra con mucha suavidad, lentamente me hace suya y yo me entrego con mucho amor. Extrañaba tanto este contacto tan especial y tan íntimo con el, que mi cuerpo se estremece en esta increíble danza de nuestros cuerpos. Va incrementando la velocidad de sus movimientos, mi cuerpo parece que ascendiera al cielo con cada suave estocada.

Jamie

Veo cómo su cuerpo se acopló al mío, como si fuéramos uno solo, el orgasmo hace que tire su cabeza hacia atrás y su cuerpo se eleva. Al escuchar su gemido llegó también al orgasmo. Me siento pleno por haber hecho el amor a mi amada esposa, volvimos a conectar como antes o yo diría que mejor todavía. Beso su rostro que amo tanto y ella acaricia mi pelo con mucho cariño.



Alexia

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar