Un amor inesperado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 51

Jamie

A partir de esa noche volvimos a ser felices como pareja, comenzamos a compartir muchas más cosas y a contarnos todo lo que considerábamos que debía saber el otro para evitar los problemas. Lentamente las náuseas de Alexia fueron yéndose. Su cuerpo fue cambiando, su vientre crecía y sus pechos estaban más turgentes, está más hermosa y luminosa. Hoy vamos al control del embarazo, ya llegamos a los tres meses y podemos llegar a saber el sexo del bebé.

-Amor vamos que tengo el turno con el ginecólogo, no quiero llegar tarde. Le avisaste a tu mamá que hoy vamos al hospital?

-Si, me dijo que iba a tratar de ir porque está trabajando hoy. Vamos yo también estoy ansioso por ver a nuestro bebé.

Camino al hospital Alexia está ansiosa al igual que yo, pero ella lo trata de disimular. Llegamos y vamos al consultorio del doctor Rodríguez, la secretaria nos hace pasar.

-Buenas tardes. Pasen y tomen asiento. Cómo se encuentra señora Alexia?

-Buenas tardes doctor. Me encuentro mejor, ya no tengo tantas nauseas y la comida no me cae mal.

-Acomodose en la camilla así la revisó primero y luego haré la ecografía.

Alexia

Me acuesto en la camilla, me revisa y prepara el ecógrafo, le avisa a Jamie que venga para ver.

-Pase señor Dornan, siéntese que en un momento va a ver a su bebé.

Jamie

Me siento tomando la mano de Alexia, veo como el doctor esparce un gel sobre el vientre de Alexia y desliza el aparato sobre el. En el monitor se comienza a ver una imagen granulada, que de apoco va tomando forma hasta que puedo ver a nuestro bebé.

-Acá lo pueden ver, la cabeza, los brazos, la piernas y el tronco. Vamos a ver si vemos el sexo del bebé.

Alexia

Miró ansiosa la pantalla al igual que Jamie, esperemos a ver qué nos dice el doctor.

-Yo diría que esta de unos tres meses, el tamaño se ve muy bien, si no me equívoco esperan una linda niña. Estimó que nacerá a fines de enero o principias de febrero.

-Me hace muy feliz tener una hija que espero sea tan linda como su madre.

-Podemos escuchar los latidos, se escuchan muy bien.

Escuchar sus latidos me emociona mucho, veo lágrimas en los ojos de Jamie, que está emocionado escuchando los latidos del corazón de nuestra hija.

-Bueno señora Alexia siga con las vitaminas, aliméntese bien y descanse, todo va muy bien así que la veré el mes que viene en el control.

-Muchas gracias doctor, no se preocupe que haré que mi esposa coma bien y descanse.

Jamie

Nos despedimos del doctor, aunque es joven se ve experimentado, pero me pone un poco celoso el trato cariñoso que tiene con Alexia, debe ser porque sabe que las embarazadas necesitan un trato especial.

-Estás contenta mi amor que vamos a tener una niña?

-Si amor, aunque si hubiera sido varón también estaría contenta. Solo quiero que nazca sano que es lo más importante.

-Señora Dornan usted siempre tiene las palabras justas. Ahora vamos a casa para que descanses.

Fui viendo como el vientre de Alexia crecía poco a poco, como también lo hacía mi hija en su interior. Alexia se ponía cada vez más hermosa, irradiaba una luz angelical que la hacía única. Hacerle el amor era algo increíble, el embarazo activo su libido al máximo. Muchas veces ella tomaba la iniciativa y el sexo se sentía lo mejor del mundo.

-Señor Dornan su esposa lo esta esperando muy cómoda en la cama.

-Señora Dornan ya voy quiero ver como me espera, estoy ansioso por estar a su lado.

-No tardes que te extraño.

-Esposa mía usted se ve hermosa y voy a disfrutar de su cuerpo que se ve muy tentador al desnudo.

-Voy a tener que hacer algo para que estemos igual, venga que le voy a sacar la ropa.

Alexia

Me paro lo atraigo hacia mi, le saco la ropa y los dos estamos desnudos, mi vientre nos separa un poco pero a él no le importa como a mi tampoco. Me recuesta en la cama y él se coloca a mi lado, mi cuerpo está más sensible a su tacto y se enciende con el solo rose de sus dedos.

-Tus pechos se han puesto tan t urgentes que no puedo dejar de acariciarlos.

Jamie

Rozó su cuerpo con mis manos, recorriendo todo el, beso desde la base de su cuello hasta llegar a sus pechos. Que placer chuparlos ahora que han crecido por el embarazo, incluso son más sensibles que antes porque ella gime con solo ya ponerlos en mi boca y sus pezones se yerguen más que antes. Sigo mi camino por su hermoso vientre, que ahora cuida a nuestra niña. Cuando llegó a la unión de sus muslos sopló sobre su clítoris y comienzo a trazar círculos con mi lengua sobre el. La veo arquear su cuerpo y echar la cabeza hacia atrás, el orgasmo la hace decir mi nombre como un gemido. La tomó de los hombros y la colocó sobre mi, quiero hacerle el amor mirándola.

Estamos cara a cara con Jamie, siento como me va penetrando y colmandome por completo.

-Tomame tu amor, quiero que me lleves a tu ritmo.

Alexia

Empiezo a moverme arriba y abajo despacio, tomarlo de esta manera es una sensación extraordinaria. Tomó su cara y lo beso, este hombre es todo para mi. Toma mi cintura y comienza a moverse más rápido, siento que vuelvo a acercarme nuevamente al orgasmo, mi cuerpo se comienza a tensar y sin darme cuenta el orgasmo me atraviesa el cuerpo. Absorbe mi gemido cubriendo mi boca con la suya, es un beso que da todo su amor el mismo que siento por el.



Alexia

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar