Un amor inesperado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 53

Alexia

Estoy en el cuarto y las contracciones me están haciendo sentir mucho dolor. Espero que pronto llegue el doctor para ver que posibilidad hay que me coloquen la epidural. Por suerte Jamie está a mi lado apoyándome todo el tiempo.

Jamie

Veo a Alexia que está sufriendo mucho dolor con las contracciones, si sigue así me va a dejar sin mano.

-Amor tranquila, respira hondo como aprendimos en el curso preparto.

-La verdad ya no me acuerdo nada de ese curso y no puedo pensar en eso ahora. Maldición, quiero que nazca ya.

-Hola Alexia, Jamie. Parece que la bebé ya quiere venir. De uno a diez en que nivel de dolor te encuentras?

-Yo diría que estoy casi en un diez, pero en este momento es difícil decirlo.

-Si me permiten voy a ver cuanto falta para que nazca, quiero comprobar la dilatación, si es la adecuada llamaré al anestesista.

-Si, por favor doctor porque la veo sufrir mucho.

-No se preocupe Jamie ya voy a llamar al anestesiólogo porque ya está con la dilatación necesaria. Creo que no va a tardar en nacer.

Veo como preparan todo para poner más cómoda a Alexia. Llega el anestesista y me piden que salga un momento. Mientras espero llega mi familia y Kathy.

-Hola hijo, cómo está Alexia?

-Hola papá, está dolorida por las contracciones, pero ahora le están colocando una anestesia para que se sienta mejor. Hola mamá.

-Hola hijo. Hace mucho que llegaron?

-Una hora más o menos. Según el doctor no falta mucho para el nacimiento.

Sale el anestesista y una enfermera que me avisa que puedo pasar a la habitación. Entramos todos, se la ve un poco más cómoda aunque se nota que todavía le molestan un poco las contracciones.

-Cómo te sientes amor?

-Me siento mejor, ya no me duele tanto. Hola familia. Hola Kathy.

-Amiga se te ve bien para estar a punto de parir.

-No me hagas reír que duele más.

Entra el doctor a revisar a Alexia, nos pide que salgamos un momento. Quiere ver cuanto falta para el nacimiento.

Después de un par de minutos sale el doctor a buscarme.

-Bueno ya casi está por nacer, entre que Alexia lo espera, al resto les pido que esperen acá, les avisare cuando haya nacido.

Entró al cuarto, Alexia ya está preparada para el parto, tiene las piernas apoyadas en unos soportes para ayudarla en el trabajo de parto.

-Acá estoy amor, ya falta poco y veremos a nuestra hija.

-Bueno Alexia con la próxima contracción tienes que pujar. Lista ahora puja, vamos que ya veo la cabecita.

-Muy bien amor, lo estas haciendo muy bien.

Alexia

Creo que tanto apoyo logró que en tres pujos mi hermosa niña naciera. Veo como la limpian, la pesan, la miden y le ponen la ropa que les traje.

-Felicitaciones Alexia has tenido una bella niña, acá tienes a tu hija Jamie.

Veo a Jamie tomar en brazos a nuestra pequeña hija, veo en él la misma emoción que tengo, incluso por sus mejillas hay lágrimas de felicidad. La coloca sobre mi y yo la tomo en mis brazos. 

-Amor mira es tan hermosa como tu.

-Yo más bien diría que salió a su padre, tiene el color de tus ojos. Nuestra hija es hermosa.

Jamie

El doctor fue a avisar a la familia que ya había nacido nuestra hija y que pueden pasar a conocerla.

-Familia les presentó a nuestra hija María Alejandra Dornan, este bello nombre fue idea de Jamie.

-Nuestra nieta es hermosa y tiene un bello nombre, somos los abuelos más felices.

-Muchas gracias papá. Hoy soy el hombre más feliz sobre la tierra.

-Bueno familia la mamá y la niña deben descansar, les pediría que por hoy se retiren y pueden venir mañana.

-Enfermera mi marido se puede quedar conmigo?

-Sí señora su marido puede quedarse, pero usted tiene que descansar un rato.

-Aunque no me dejaran no me movería de al lado de mis dos mujeres por nada del mundo.

-Lo sé amor, mira como nuestra hija ya se alimenta bien. Hemos hecho algo hermoso entre los dos.

-Si, sobre todo porque es tan bella como su madre. Tiene tu carita y tu mirada.

-No digas eso, mejor que se parezca a su padre que es lo más dulce y hermoso de esta tierra. Puedes tomar a tu hija y llevarla a la cuna, ya comió y ahora ya duerme.

-Claro amor, dame a mi bella hija, antes de acostarla quiero tenerla un poco en brazos. Trata de descansar mientras yo las cuido a las dos.

-Muchas gracias amor, la verdad necesito descansar un poco. Te amo esposo.

Mientras acuno a mi hija en mis brazos, veo a su madre quedarse dormida. Necesita descansar para cuidarla. No puedo dejar de mirar a mi hija y sentirme el padre más orgulloso que existe.



Alexia

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar