Un Amor Sangriento

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

454 AÑOS MÁS TARDE

Es la hora...Hoy es mi primer día en mi nuevo instituto y mi último año en el, ya tenemos una semana desde que nos mudamos ya que mis padres les ofrecieron trabajo en Miami y anteriormente vivíamos en España.

— ¡¿Ya estas despierta Shana Aspen?!—Me gritó tras la puerta mi madre.

—Si—Respondí adormilada.

Me duché, me vestí con unos pantalones ajustados, una camisa holgada, mis zapatos bajos negros y me dejé mi largo cabello castaño rojizo suelto, me dispuse a bajar las escaleras de mi nuevo hogar.

—Hola—Saludé a mis padres que estaban muy entretenidos en otras cosas, mamá acomodando todo y papá con su teléfono. —Ya me voy, los veo luego—Besé la mejilla de mamá y le sacudí el pelo a papá, él rio seguido de mi acción.

Agarré una manzana, mis llaves del jeep, la mochila y mi móvil. Me monté en mi auto y conduje hasta mi nuevo instituto.

Lo que mas espero es no tener problemas con nadie del instituto.

Estacioné mi auto.

Caminé hasta la entrada y vi los diferentes grupos sociales, unas chicas con ropa que no creo que este en el código de vestimenta, unos chicos con sus respectivos jersey de futbol americano, otros chicos y chicas besándose sin ningún disimulo y luego vi en una de las esquinas más ocultas a cinco chicos y sí que daban miedo, uno de ellos vestía de negro y fue él que más me llamo la atención.

Creo que el chico notó que lo miraba porque no paró de mirarme, yo retiré mi mirada porque sabía que este chico podría traerme problemas y me dirigí a dirección a buscar mi horario.

—Hola, vengo a buscar mi horario. Soy nueva—Le dije a la secretaria.

— ¿Nombre? —Me preguntó mirando su computador.

—Shana Aspen—Dije y ella me sonrió.

—Bienvenida, señorita Aspen. Su horario—Dijo extendiéndome unas hojas, yo las tomé y le sonreí.

Salí de ahí y miré mi horario, Matemática.

¿Y ahora dónde queda el salón de matemática? Vi a un chico pasar a mi lado.

—Oye, tú—Le dije y el chico rubio con una hermosa sonrisa me miró.

—Hola—Me saludó.

— ¿Me puedes decir dónde queda el salón de matemática? —Pregunté mirando sus hermosos ojos verdes.

—Yo voy para allá, te acompaño—Me dijo sonriendo.

—Está bien—Respondí y fuimos al salón de clases, no había llegado nadie.

Me fui a una de las mesas del fondo al igual que él.

Se sentó a mi lado y solo decidí ignorar esa acción.

— ¿Y cuántos años tienes? —Dijo rompiendo el silencio.

—17—Respondí, él me sonrió... ¿Acaso no se cansa de sonreír?

Sonó el timbre y todo el mundo empezó a entrar, el profesor entró y empezó a dar su muy aburrida y nada interesante clase.

 

Sonó el timbre para comer y... Dios, nunca me sentí más feliz.

— ¿Quieres comer conmigo? —Preguntó el chico que ahora tiene nombre. Se llama Chad.

—Claro—Le sonreí un poco y salimos del aula hacia la cafetería.

Llegamos a la cafetería que a decir verdad estaba bastante lejos del aula de matemática. Nos sentamos en una mesa donde estaba una chica castaña de ojos marrones, delgada y muy linda.

—Ella es Shana, Shana, ella es Kelsey—Nos presentó Chad.

—Mucho gusto, Shana ¿Eres nueva? —Me preguntó.

—Así es—Respondí.

Luego de hablar un poco más con Kelsey y Chad, sonó el timbre.

Miré mi horario, me toca castellano y no estoy en esa clase con ninguno de los dos.

Maldición.

Chad me dijo donde quedaba el salón y logré llegar, me senté en los últimos puestos y el profesor comenzó la clase, luego veo como la puerta se abre dejando ver a un chico bastante atractivo, tiene cabello negro al igual que sus ojos, pero siendo sincera, no me dio un buen presentimiento.



Maripilij

#6627 en Fantasía
#2839 en Personajes sobrenaturales
#13453 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, místico, lobos

Editado: 30.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar