Un beso eterno

Tamaño de fuente: - +

2) un milagro para mamá

                         Narra Jenell Becher 

 

 

estaba sentada a fuera del balcon de mi habitación mirando al cielo, un cielo que está estrella y con una hermosa y enorme luna alumbrando mi habitación, preguntandome si de verdad existe un Dios que todo lo ve, y si es así lo quiero pedirle una cosa, un milagro para mi madre, un milagro que la cure de esa enfermedad para siempre.

 

alzo mi mirada  al cielo una ves más , cerrando mis ojos y poniendo una mano en mi corazón. 

 

—si de verdad eres real te pido, te lo ruego que me concedas un milagro, que cures a mi madre de esa enfermedad que me la quiere arrebatar de mi lado, de mis brazos, te lo ruego, solo te pido un milagro para mi mamá. 

 

—hija que haces aquí a fuera a esta hora, ven entra que hace frio—me levante con una sonrisa y me acerque a ella dandole un abrazo.

 

—No podía dormir y salí a tomar aire—volvimos a entrar a mi habitación—y tu por que estas despierta—ella suspiró y de inmediato supe que me tiene que decir algo importante.

 

—Hay importante que te tengo que decir hija—dijo con cansancio.

 

—Que te parece si preparo un rico chocolate caliente con torta—mi madre asintió con una sonrisa, esa sonrisa que alegra mis Días.

 

salimos de mi habitación y bajamos las escaleras sin hacer ruido ya que los niños están durmiendo, por sierro yo soy la mayor, los gemelos tiene 9 años ( Teo y mateo ) y la niña que tiene 6 años ( Aylin ) . Ellos y mi madre son mi vida.

 

empece a preparar la chocolatada y cuando la termine le di una taza a mi madre y la otra yo con dos porciones de torta. 

 

—Ahora si mamá cuenta—le dije y ella suspiró sonriéndome.

 

—Se trata de tu padre—dije pero la interrumpí.

 

—Ese hombre no es mi padre, perdio ese titulo y el derecho de padre cuando decidió abandonarnos—no dije más nada y deje que mi madre siguiera hablando.

 

—Lo siento hija—ella más que nadie sabe cuan me afecto el abandono de ese hombre—el punto es que volvió a la ciudad y quiere quitarme la custodia de los gemelos y de Aylin y a ti te quiere meter en un colegio, esta loco—no dije nada, me quede pensando y buscando una solición.

 

—puedo buscar un trabajo que paguen bien—le dije y mi madre negó con la cabeza varías veces. 

 

—No eso sí que no, hija tú todavia tienes que terminar el colegi, no te voy a dejar trabajar—suspire y agarre sus manos y le di un beso en la frente. 

 

—Mamá, por favor déjame ayudarte, tenemos que cunetas, tenemos que pagar la casa por que sino nos la quitan, tenemos que pagar un buen abogado para que ese imbecil no nos quite a los niños, déjame ayudarte te aseguro que yo puedo con esto, te lo prometo—ella me acaricio con su mano la mejilla dándome un beso en la frente.

 

—está bien hija, confio en ti, te amo—la abrace con todas mis fuerzas.

 

-También te amo mami—mi madre me acarició el cabello dejando un. Beso en la frente.

 

—vamos a dormir hija, ya es tarde y hace frio— asinti, lavamos las cosas y subí las escaleras.

 

-mamá puedo dormir contigo solo por hoy—le dije con una sonrisa y ella asintió, salte a sus brazos y entramos a su habitación.

 

-que descanses mi niña hermosa— dejo un cálido beso en mi frente y se acomodo a mi lado abrazándome.

 

—también descansa madre—me acomodo entre sus brazos y me quede dormida.



Drama

#4967 en Novela romántica

En el texto hay: amor adolescente, amor amistad

Editado: 08.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar