Un beso eterno

Tamaño de fuente: - +

7) necesito tu ayuda

   

 

                            Jenell Becher 

 

 

 

 Cuando llegue a casa luego de las compras y la cena que tuvimos con Richelle y su familia  me acosté un rato en mi cama ya que estaba agotadisima, después me di una ducha y empecé a guardar todo lo que había comprado, menos el vestido ya que me lo quería volver a probar, me puse el vestido y me volví a quedar sorprendida de lo hermoso que me quedad. 

 

Termine de guardar bien el vestido y baje a la cocina para empezar a cocinar, mi madre ya estaba un poco mejor, los medicamentos le están haciendo efecto, al igual que los tratamientos, su piel ya dejo de estar pálida volviendo a su color natural, su peso también volvió, al igual que su cabello. Poco a poco esta ganando la batalla, él maldito Cáncer no me la va a quitar. 

 

Mis hermanos estaban en la sale mirando tele, por cierto en cinco meses en el cumple de los gemelos, y esta ves si vamos a poderles festejar su cumpleaños como ellos tanto lo desean.

 

— Quiere que te ayude con algo— dijo mi madre entrando a la cocina. 

 

— te sientes bien mamá—le pregunté y ella asintio  con una sonrisa— bien que te parece si esta noche cocinas tu, hace mucho que no comemos de tus comidas, que dices, quieres—no era necesario que dijera ninguna palabra con solo ver su cara de felicidad ya me respondío. 

 

—¿Por que me miras así tesoro? — la abrace con todas mis fuerzas y sin poder evitarlo empece a  llorar. 

 

— No quiero perderte, no sé qué haría sin ti—mi madre me abrazo acariciando mi cabeza dejando un beso en la frente. 

 

— Ya, ya no llores princesa, los análisis salieron bien y el tratamiento cada ves es mejor, cuando menos lo esperes ya vas a ver que vamos a ganar la batalla—me quito las lagrimas. 

 

— No madre tú la vas a ganar no yo— ella negó con la cabeza y una pequeña sonrisa aparecio en su s labios. 

 

— No cariño, tú también la vas a gana, no te olvides que tú y yo estamos juntas luchan para al fin ganar la batalla y cada ves estamos más cerca de la meta— asenti y la volví a Abrazar. 

 

— Gracias por ser la mejor madre, te amo— me acaricio la mejilla y dejo un beso en ella. 

 

— Gracias a ti por ser el pilar de esta familia y por ser mi apoyo en esta etapa tan difícil para mi, te amo hija— no sé qué me pasa pero últimamente  estoy demasiado sensible . 

 

— vamos, ya no llores más, quítate las lagrimitas y ve a poner la mesa— asentí con una sonrisa.

 

suspire quitándome las lagrimas y con una sonrisa salí de la cocina y prepare la mesa para cenar.  

 

Bueno yo no voy a cenar ya que va comí le ayude a cocinar a mi mamá y una ves que terminamos de cocinar, nos sentamos a comer, ya había comido pero tengo hambre otra ves, no entiendo como no es que no engordo si estoy casi todo el día comiendo. 

 

—hija como te fue en la casa de tu amiga—pregunto mi madre. 

 

—bien los padres de Richelle son agradables, su hermano, que por cierto es mi Jefe no están agradable—metí un bocado de comida en mi boca.

 

—que bueno ya quiero conocerlos—hace mucho que no la veia sonreír con una sonrisa verdadera. 

 

—lo vas a conocer el día de mi cumpleaños—ella asintió con una sonrisa.

 

 

una ves que estabamos todos sentados en la mesa, mamá nos hizo que juntemos nuestras manos y cerrar nuestros ojos para si poder orar 

Una ves que terminamos de orar empezamos a comer, y a platicar de cómo nos fue el día, mi madre nos contó que habían entrado nuevos compañeros de rehabilitación y que cada uno llevo algo de comida  para compartir en resumen lo parado genial, por lo menos entre risas, chistes, bromas, y contarse anécdotas de cuando ellos eran niños y adolescentes los hizo  olvidar de su alrededor y por la enfermedad que día a día tienen que luchar contra ella para no morir. 

 

Miro a mi madre como les sonríe a mis hermanos acariciandole su cabeza con tanto amor, es una gran madre, una gran persona. 

Espero que encuentre un hombre que la sepa valorar, amar y respetar en todos los sentido, un hombre que le trate como la reina que ella es, y que nunca la lastime ni que la haga llorar. Paso por tantas cosas malas que mi madre se merece ser verdaderamente feliz. 

 

—mami no te preocupe, yo limpio ve acostarte-le dije dándole un beso en la frente 

 

—Está bien hija, gracias, que descanses— me dío un beso en la frente y se fue con mis hermanos escaleras arriba. 

 

Cuando los perdí de viste empece a limpiar todo y una ves que termine apague las luces y subí las escalera, entre a mi cuarto me puse el pijama y salí de mi cuarto y fui a var a mis hermanos si estaban durmiendo bien y luego a mi madre cuando vi que todo estaba bien me acosté a dormir. 

 

 

 

 

                          ( . . . . . . . . )  

 

 

A la mañana siguiente.

 

me levante a las 5:00 am, la verdad me levante con muy buen humor y es por eso que me desperté tan temprano, me di un baño de 10 Minutos, me cambié y salí de mi cuarto escaleras abajo adentrándome a la cocina para preparar un rico y saludable desayuno. 

 

empece a preparar el desayuno con calma y paciencia, ya que mi madre y mis hermanos se levantan a las 6:30, a los gemelos los viene a buscar una mamá de un compañero de ellos para ir a la escuela y a Emily la tengo que llevar yo pero ella va a la tarde al jardír, ella es la única de la familia que no se levanta tempran, que suerte tiene. 



Drama

#4847 en Novela romántica

En el texto hay: amor adolescente, amor amistad

Editado: 08.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar