Un candidato para catalina

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2| El sermón de las doce

CATALINA

-Estas despierta- comenta mi hermano, con quien vivo desde que nuestros padres fallecieron

-Que tal el día en el trabajo – respondo

-Fue una jodida mierda- Soltamos una carcajada juntos, si nuestros padres estuvieran ya le hubieran lavado la boca con jabón.

-Por una vez en tu vida, deberías dejar de ser tan vulgar- frunzo el ceño- Con esa boca se te corta hasta un limón.

-Nah, no se te corta a ti con ese novio tan feo, mínimo lo conociste de noche y de repeso no habia luz- le lanzo un cojín que va directo a su rostro como un proyectil.

-Eres un fastidioso total con Thiago, y aunque es una coincidencia sabes que lo conocí de noche, pero no tiene nada que ver con lo que dices.

Levanta las cejas y forma una "o" con sus labios- si ves, solo de noche pudiste fijarte ese espectro del mas allá.

-Cállate- respondo- él no es feo, además la belleza es relativa y uno debe aprender a mirar más lejos, como los sentimientos. – me siento en el borde la cama y trato de poner la cara más seria que encuentro, pero con la mirada fulminante de mi hermano termino por reírme.

-Conoces mi opinión en lo que respecta a el, así que prefiero ahorrarme la discusión contigo, no sé cómo no tienes pesadillas, aunque el tenerlo que ver casi a diario te hace inmune a estas, ni el coco es tan terrible.

-Basta Jeremy te estas pasando, no critico yo a la amargada de tu novia no critiques al mío. - me cruzo de brazos y siento el enojo empezar a invadir mi sistema, siempre es igual. El critica a Thiago y terminamos discutiendo de una manera bastante desagradable, porque simplemente no lo deja en paz.

- No lo hago por malo catalina solo que quiero que veas un poquito más lejos, espero que dejes de ser tan ciega aun con los ojos abiertos y comprendas que mereces más de lo que tienes.

- Ya suenas a Angie, no me digas que ambos se pusieron de acuerdo para darme el sermón de las doce. - bufo, porque hace un par de horas la cantaleta y le acepte su locura de idea a la otra y viene don señor a darme otro sermón.

-No es sermón ni cantaleta catalina- se sienta a mis pies y posa sus manos en mi regazo- soy tu hermano mayor lo único que deseo es la felicidad de mi hermanita, eso no está mal o ¿si?- niego con la cabeza- entonces deja de ser tan cascarrabias, sabes que mereces mas que los cachos y humillaciones de ese idiota y si no lo he levantado a golpes es porque respeto tu privacidad y decisiones pero no soporto tus lagrimas y no se hasta cuando pueda mantenerme al margen de toda esta situación sin querer sacarle los ojos a ese hijo de su mamá.

Acaricio su cabeza justo como nuestra madre lo hacia con nosotros y aun con sus 30 años encima eso parece relajarlo- ve cabeza de coco- le digo cosa que hace que me mire terrible- no es mi culpa que parezcas un coco con esa cabeza toda calva.

-Hey! No te pases cachetes de marrano flaco, no te vayas a hacer castigar tendras muy diecinueve pero no olvides que aún tengo ese poder ¡buajajaja!- dice y le zampo un golpe en su calva y deshabitada cabeza- deja de pegarme y sigue masajeando mejor, tuve un día complejo y esto me hace relajar un poco.

-Ve, gracias. -se aleja de mi para mirarme a los ojos.

- ¿Gracias por qué? - Dice confundido.

Tomo una bocanada de aire, pues nunca le he agradecido por todo lo que ha hecho por mí.

-No ha de ser sencillo, no fue fácil para ninguno de los dos, el accidente el perderlos y tu asumir mi responsabilidad como si fuese tu hija y que nunca me faltara nada, mereces el cielo y más. Dicen que el cielo es el límite, pero a ti te queda corto, además eres mi amigo y haces lo que puedes por hacerme feliz y por eso entiendo tu preocupación en cuanto a mi relación y te prometo que las cosas han de mejorar tienen que mejorar, mis padres están demasiado orgullosos. – me mira con la boca abierta y media lagrima rondando su mejilla.

-Y a ti que bicho te pico piquiña, eres la mejor hermana del mundo- abre sus brazos y me acerco a el y me envuelve en su famoso abrazo de oso rompe costillas- Te amo y aunque se que soy deliciosamente sexy, sorprendente y el mejor hermano del mundo no nos pongamos cursis. No quiero terminar llorando como un bebe

Lo interrumpo- pues me fascinaría verlo- le regalo una sonrisa mas grande que el gato de Alicia en el país de las maravillas.

-Sabes cual ha sido la única vez que he llorado y no quiero verme dos veces en ese estado.

-Ok cabezón- me suelta y desordena mi cabellera la cual llega unos centímetros por debajo de mi cintura, pero con los calores que se dan en esta época en Cartagena prefiero mantener como una indigente con el cabello en un moño mal hecho y este calvo que viene a desbaratarme mi invento de peinado.

-A descansar, tienes universidad mañana aparte es tu primer año y no quiero que andes llegando tarde y recuerda confio seras la mejor, te amo y que el coco no te coma, dulces sueños- me regala un beso en la frente y sale de la habitación.



Naslylopez7

Editado: 17.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar