Un destino en un año.

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3. La Bruja y el titan.

Han pasado 10 horas desde que nuestro protagonista, Simón O' Sullivan, salió del pueblo de los Belmont a los cuales ayudo a resolver un problema con un hombre lobo que tenían, a pesar de que no resulto como deseaba. Ademas, se le olvido restablecer sus provisiones; ahora solo le queda la comida enlatada.

-Creo que puedo ver el pueblo desde esta altura. - Pensó Simón, el cual se encontraba en la cima de una colina sentado observando lo que parecía el pueblo, después de enfocar un poco su vista dijo-Espera ¿Eses no es le pueblo de los Belmont?-

El pueblo iluminaba con mucha fuerza, apenas se podía ver lo que esta pasando hay.

-¿Algún tipo de festival, supongo? Y como el señor Darren solía decir, antes de salir de viaje a comprar sus productos -¡Donde hay festival, hay ofertas!- dijo Simón en voz alta y corrió hacia el pueblo.

Y asi, una nueva aventura comienza. En buscas de los mejores precios, y quien sabe, tal vez encuentre a la persona que le causo tantos problemas a los Belmonts.

(...)

Mientras mas se acercaba mas obvio se hacia que la luz que provenía de aquel pueblo no era de algún festival ¡Ese pueblo estaba en llamas!. Observando esto, Simón corrió rápidamente hacia la entrada. Al llegar pudo observar las puertas completamente destruidas, y en el suelo una señal en la cual aun se podía leer Bienvenidos a Noror (pueblo albañil). Simón cerro los ojos y trato de sentir el mana de los alrededores en busca de personas... Pero no podía sentir nada.

-Oh no...-Dijo Simón asustado de lo que pudo haber pasado y sacando valor se adentro del pueblo.

Mientras Simón caminaba, calor y el humo que flotaba en el aire hicieron cada vez mas pesados, tanto que empezaban a serle difícil respirar e incluso ver; a pesar de esto Simón pudo observar una persona encapuchada arrodillada mas adelante.

-Tal vez pueda decirme que ha pasado- Pensó Simón algo tranquilo pensando que seria algún religioso -¡Disculpe!- Simón grito caminando hacia la persona.

Había algo extraño en esta, Simón la llamaba pero nunca volteo, seguía concentrado en lo que sea que hacia arrodillado. Simón, ignorando la actitud de la persona y decidido por saber que paso en ese pueblo que caí a pedazos a su alrededor, se acerco mas rápido. Fue en ese momento, que abajo de la persona arrodillada se formo un circulo que se exparsio por todo el puebl;, este brillaba de color rojo y poseía signos extraños.

-¡Un circulo de invocación!- Dijo Simón, sorprendido, reconociendo los signos. Luego se dio cuenta que todo el fuego en los alrededores empezaba a concentrarse en donde estaba la persona arrodillada.

-¡Detente!- Grito Simón -¡No sabes en que te estas metiendo!-

La persona parecía haberlo escuchado, empezó a levantarse del suelo dejando ver la forma de una mujer y retirando la capucha dejo caer sus cabellos largos de color blanco, y por ultimo volteo a ver a su emisor con sus ojos rojos como el vino.

-Bruxa...- Dijo Simón en voz baja, recordando la foto que el señor Belmont le había entregado.

La mujer, al escuchar su nombre, levanto su mano derecha y apuntándola hacia Simón, grito:

Gran eldr!-Lanzando una gigantesca ola de fuego hacia Simon. 

Simon, sorprendido por el tamaño de aquel ataque, se cubrio con las manos y grito -¡Iss shield!-

(...)

Humo y agua de lo que antes habían sido cristales de hielo rodeaban a Simón, el cual también se había cubierto con un campo protector para evitar que el impacto le hiciera daños graves.

-Parece que funciono...- Pensó Simón retirando su manos de al frente de el y observándose-No veo ninguna quemadura en mi ropa por lo menos. Muy bien, Vinrd-

Levantando su mano derecha libero un vendaval de viento, eliminando el humo a su alrededor; revelando una horrible imagen.

-¡Estatuas! ¡todos son estatuas!- Dijo Simón impresionado al ver a los habitantes del pueblo.

-Los necesitaba.- dijo una voz de mujer -Era justa la cantidad de habitantes y de madera que necesitaba para poder realizar mi invocación, no podía desperdiciar la oportunidad.

Simón volteaba a ver hacia todos lados y no lograba encontrar de donde provenía la voz.

-Tenia la opción de matarlos y robar su energía de inmediato ¿pero que diversión hay en eso?- Continuo la voz

-¿Y transformarlos en estatuas fue tu respuesta?- Dijo Simón con enojo.

-¡Pero si fui buena! No se dieron cuenta de que los transforme.-

Ella tenia razón, habían algunas de las estatuas parecían estar realizando sus actividades diarias, mientras otras que se encontraban en las calles parecían estar mirando algo, posiblemente a Bruxa cuando se arrodillo.

-Su energía esta siendo vaciada lentamente y sin dolor, asi simplemente se volverán polvo cuando no les quede mas.

Cuando ella dijo eso, Simón escucho el sonido de algo quebrándose a su derecha, el observo un anciano vagabundo que estaba sentado al lado de un perro, volverse polvo. Desapareciendo como si nunca hubiera estado hay.

-Oh. Hay va uno.- Dijo de manera burlona Bruxa.

-¡Estas loca!- Grito Simón enojado invocando su bastón.



Lus

#6343 en Fantasía
#1345 en Magia
#8751 en Otros
#986 en Acción

En el texto hay: magia, magia y aventura, accion poderes mistica experimentos

Editado: 21.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar