Un destino en un año.

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 5 part2. Determinación por un sueño

-¡Buenos Días!

Se escuchó decir la voz suave de Liselot a Simón que se encontraba recostado en una cama.

-¿Qué?... ¿Dónde?... ¿Dónde estoy? -Dijo Simón, levantándose un poco y tratando de enfocar su vista.

-En nuestro hogar, por supuesto. -Dijo Liselot acercándose a él con una bandeja con desayuno y un pastel, del cual cogió un poco y lo colocó en la nariz de Simón- ¿Una noche de trabajo te puso tan mal?

-¿Trabajo? -Pensó Simón algo confundido, él podía recordar que estaba haciendo algo con anterioridad. ¿Pero era un trabajo?

Simón observó su desayuno por unos segundos, pensativo, y luego observó a Liselot...

-¡Wow!, ¿¡Que-e pasó!? -Gritó Simón retrocediendo impresionado.

-¿Qué pasa? -Dijo Liselot asustada

-T-Tu estómago. ¡Es gigante! -Dijo Simón con los ojos completamente abiertos.

-¿Así es como la hablas a tu esposa en las mañanas? –Dijo con tristeza y algo confundía Liselot.

-¿¡Mi esposa!? ¿Eso significa? -Dijo Simón con un rostro que expresaba confusión, pero cierta felicidad. ¡Para el eso lucia irreal!

-¿Qué te pasa hoy? -Dijo Liselot acercándose a su rostro y observándolo de frente- ¿Acaso te duele la cabeza?

-Sí... sí, sí. -Dijo Simón sonriendo poniéndose la mano en la frente- Tal vez debería descansar un poco.

-Creo que si, ven déjame ver. -Dijo Liselot extendiendo su mano hacia Simón- Si tu frente está muy caliente tal vez tenga que llamar a un doctor.

-¿Mi... Frente? -Pensó Simón, recordando algo, y casi instintivamente agarró con fuerza la mano de Liselot.

-Ugh... -Decía ella tratando de acercarse.- Vamos, déjame... Tocarte la frente.

-No, estoy bien. Creo que con unas pastillas estaré bien. -Dijo Simón sonriendo.

-Pero nunca lo sabremos si no te siento -Dijo Liselot forzando un poco más.

-En serio, estoy bien. Solo buscaré una pastilla cuando me baje de la cama- Dijo Simón tratando de ser amable a pesar de la fuerza que esta ponía en su empujar.

-¿Por favor, por mí? -Dijo Liselot poniendo una cara bonita.

-Lo siento, estoy algo preocupado por una extraña sensación que tuve. Tal vez más tarde sí quieres. -Dijo Simón tratando de hacer la ver su preocupación... pero parece que ella no lo tomo muy bien.

- Déjame. Tocarte. ¡La frente! -Dijo Liselot lanzando sus 2 manos hacia Simón.

-¡Liselot! -Dijo Simón agarrando con fuerza ambas manos- ¿¡Pero que pasa!?

-¿¡Por qué no me dejas tocarte la frente!? -Grito ella.

-¡Ya te dije porque! -Respondió Simón tratando de mantener la compostura- ¡Detente, por favor!

-¡Déjame! -Volvió a gritar.

-¡Ya te dije que no! -Respondió Simón con un tono similar.

-Déjame. Tocarte. -Decía Liselot, mientras extrañas imágenes aparecían detrás de ella- La... ¡Frente!.

En ese último grito, ¡Simón pudo observar a Psicorelic!. Y con un gran.-¡No!- Agarró ambas manos de su amada, ¡Y la lanzó contra el suelo al lado de la cama!.

El silencia lleno esa habitación mientas Simón observaba el cuerpo de su amada tirado en el suelo, como si de trapo fuera, con los ojos fríos y sangre en su frente.

-No... No, no. ¿¡Por qué me haces esto!?

Gritó Simón mientras el hermoso set se derrumbaba a su alrededor.

(...)

Afuera, en la realidad, se encontraban Psicorelic, Los Herga y todo el poblado de Austr a los alrededores de un Simón arrodillado. ¡Pero no derrotado!

-3 sueños, 2 pesadillas, ¡Y aún se resiste! -Dijo Psicorelic mostrando enojo- ¡Qué demonios tomará para hacer caer a este sujetó!

-¡N-Nada lo hará! -Gritó Cristal que estaba atrapada por unos de los seguidores de Psicorelic- ¡Simón es fuerte, el nunca caerá en tus trucos baratos!

Psicorelic primero enseño enojo por la falta de respeto que la niña mostró ante sus habilidades, pero antes de responder, lo pensó y sonrió.

-¿Sabes?, tienes razón ¡hablamos de un hechicero después de todo!. Un hechicero con una historia muy similar a la mía. -Dijo Psicorelic acercando su otra mano a la frente de Simón- Sí quieres que algo salga bien, hazlo tú mismo. Así decía mi maestro.

(...)

Simón se encontraba en un lugar oscuro, sentado con disgusto en su rostro por todo lo que había pasado, pensando en como poder salir de esta situación.

-No dejare que se apodere de mi mente con facilidad, de eso puede estar seguro. -Dijo Simón con los ojos iluminados con mana- Pero también sé que no puedo hacer todo la vida ¡debe haber algún hechizo para salir de esto!

-Eres un desgraciado testarudo, Sullivan. -Se escuchó decir una voz- Pero debo admirar eso de ti.

Simón volteo a ver atrás de él y pudo observar a Psicorelic parado enfrenté de el.



Lus

#6325 en Fantasía
#1341 en Magia
#8741 en Otros
#986 en Acción

En el texto hay: magia, magia y aventura, accion poderes mistica experimentos

Editado: 21.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar