Un destino inesperado// por Nefasto

Tamaño de fuente: - +

El primer encuentro

 

— Pshhh...hey ...muchacho.

     Desde el oscuro umbral del departamento contiguo al del chico, una silueta apenas asomada en la puerta a medio abrir intentaba llamar la atención del joven y taciturno Edgar. Insistió nuevamente con su llamado un par de veces hasta lograr la atención del chico tal como esperaba.

— ¿Me llama ....a mi ? —dudoso apuntó con el dedo su pecho con una expresión de duda en su serio rostro.


— Claro muchacho...¿ Eres Edgar verdad?

— Si , soy Edgar y si no me equivoco usted es Don Vladimir ...nuestro vecino.


— Eres muy inteligente muchacho —sonrío con agrado saliendo por completo del anonimato que la oscuridad del departamento evidenciaba—. ¿Puedo pedirte un favor ?

— Claro Señor ...¿que puedo hacer por usted? —su cortesía se dejó ver a cabalidad al levantarse rápidamente del descanso y avanzar presto hasta quedar a una distancia prudente de Vladimir, sus dedos nerviosos se hundían en sus bolsillos tomando los cachivaches que atesoraba en ellos para quitar el nerviosismo del sorpresivo llamado.

— Necesito que busquen algo por mí en la tienda que esta a dos cuadras de aquí —soltó con dificultad el vejete sonriente—. ¿Conoces la biblioteca llamada " La cueva del saber "?

     El muchacho asintió con una forzada y leve sonrisa mostrando un leve interés en la propuesta. La puerta se abrió por completo dejando a un Vladimir totalmente visible apoyado en el marco de la entrada con su pijama aún puesto y sus siempre colgantes lentes de lectura que no se sacaba por ningún motivo.

— Conozco muy bien la tienda señor ...aunque jamás he entrado en ella —levanto sus hombros restándole importancia al hecho y sus ojos brillaron mostrando su color marrón claro en todo su esplendor. 

— ¡ Exelente ! , ¿ podrías llevar un libro hasta allá y pedir otro por mi ?...es que no me siento muy bien, tengo un fuerte dolor de cabeza y no creo ser capaz de hacerlo yo —tomó su cabeza con la diestra mostrando la realidad de su dolencia sobando justo la melena y expresando con la mirada lo complicado que estaba, mientras extendía el brazo agitando los dedos para que el atento Edgar lo siguiera al tiempo que se alejaba camino de su despacho.

— ¿y como sabrá el señor de la biblioteca que voy de su parte ? —agregó entrando con inseguridad hasta la sala principal.

— El sabrá...te lo aseguro —gritó desde el cuarto en donde se encontraba—. ¡ Vamos ! Entra de una vez, deja la puerta abierta si quieres .

     El muchacho lentamente avanzó por entre los muebles de la sala, miraba atentamente todo a su alrededor dándole mucha curiosidad lo desordenado que se encontraba. Libros sobre los sillones , vasos vacíos, ropa acomodada en donde seguramente las había dejado Valdimir en algún momento de su vida. Por fin luego de curosear por algunos minutos llego hasta el despacho en donde su mandante estaba. Quitó el pelo de su cara y agregó con seguridad.

— ¿ Vive solo ? —espeto acercándose al escritorio.

— Si mi joven amigo, pero eso no es lo importante ahora —tosió bajo varias veces mientras levantaba del escritorio un gran libro avejentado que extendió al pequeño Edgar con lentitud.

     Pendiente de que Edgar tuviera el libro bien asegurado entre sus brazos metió la mano  lentamente en el bolsillo de su pijama y saco unas monedas generando un armonioso ruido al salir. Las acercó hasta Edgar mirándolo fijo.

— Esto es para que te compres lo que quieras, tómalo como un pago por el favor que me estas haciendo —volvio a avanzar hacia la sala con paso lento volteando a duras penas hacia el chico—. ¡¡ Qué esperas ...ve !!

— De acuerdo....lo haré con mucho gusto —respondió sosteniendo con dificultad la portentosa mole de hojas e intentando meter las monedas en su bolsillo derecho junto a su usado lápiz favorito. Sonrío con afable alegría caminado con más soltura por entre el desorden descomunal de la sal hasta llegar a la salida.

     Desde el portal de su terruño Vladimir suspiró satisfecho golpeándose el pecho como si fuese una Victoria que lo hacía sonreír más de lo acostumbrado, cuando perdió de vista a Edgar en la escalera caminó raudamente ( con la velocidad de un caracol en apuros ) hasta la ventana para continuar el seguimiento del muchacho que hábilmente sorteaba los escasos vehículos que transitaban por la humeda calle matutina. Al perderlo de vista apreto los labios y luego los separo sonriendo para si. La tarea estaba hecha y se sentó en el escenario de siempre, su cómoda butaca de gastado y oscuro cuero negro esperando pacientemente a que la puerta diera el aviso inminente de la llegada de su vecino predilecto y su tan ansiado libro, aunque la intensión definitivamente era otra,  estaba intrigado por lo que le resultaba en cierta manera asfixiante la espera de tan portentoso momento, pensaba en lo que el joven Edgar hacía por el trayecto que no alcanzó a presenciar y se preguntaba si su curiosidad podría llevarlo a encontrar lo que había dejado para él en el interior del ajado libro.

     La calle siempre fue una etapa de su diario vivir que a Edgar jamás le gustó, pero el hecho de haber sido encomendada una misión como la que realizaba no le importó al momento de enfrentarse con ella . El libro se balanceaba en su mano mientras su paso veloz se hizo algo más lento por la agitada carrera inicial, al estar a una cuadra y gracias a su inherente amor por los libros quiso echarle una ojeada a tan sorprendente posesión. Al abrirlo las hojas cedieron inevitablemente justo en el lugar donde escondía una hoja muy bien tableada y la curiosidad pudo más que la encomendada misión. Frenó su paso en seco para cogerla y antes de abrirla su mirada recorrió cada esquina de la calle verificando que nadie lo observaba , después de todo era demasiado honesto como para mirar algo que no era de él. Por fin cedió a su impulso y tomó la hoja dejándola fuera del libro, en ese momento su atención se centro en uno de los párrafos del libro que sin explicacion alguna lo desvío de su meta ..  leyó con mesura.



BLACDRAGON kpopever

Editado: 22.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar