Un Día Lluvioso.

Tamaño de fuente: - +

1.-¡Un nuevo día!

Emma Parker.

Mire a mi alrededor, todo estaba solo. Las butacas estaban vacías, solo 1...2...3 personas estabas ya en sus lugares.

El auditorio donde tomamos la clase de filosofía es basta amplio, es impresionante que solo cuatro personas estemos aquí.

Mire el reloj de mi mano eran mas de las 8 ya era hora que estuviera lleno este lugar.

Di un par de pasos que resonaron en todo el auditorio mi piel se erizo al escuchar el crujir del piso. Me miraron las personas que ya estaban hay.

-¿Que me miran?- dije.

Ellos se giraron de inmediato al frente sin decir nada. Seguí mi camino hasta mi lugar que es en las primeras filas.

Me senté.

Al rededor de veinte minutos después comenzaron a llegar todos. En un momento ya tenía a Katherine y Amanda a mis costados.

Las dos se miraban terribles Katherine se le veían unas espantosas ojeras y a Amanda le salio un enorme barro en la punta de la nariz y otro en medio de las cejas.

¡Que horror!

-¿ Y ustedes dos que les paso?.- pregunte. No podían verse así estando al lado de esta belleza.- Ya vieron sus caras pareces la del moustro del lago nez.

- Lo siento tanto Emma no tuve tiempo ..... .- detengo de inmediato las tontas escusas de Katherine.

- Si sabes ¿que no me interesa el porque verdad?.- digo con la voz mas serena que tenga ya que eh perdido la poca paciencia que les tengo.- ¿ Y tu Amanda? ¿Que escusa tienes?

Me giro a la izquierda para verla ala cara. Su rostro refleja miedo, sus facciones me dicen que esta pensando para no meter la pata.

- En que traje tu ensayo de filosofía completo.- dice tendiéndome una carpeta rosa.

¡Mi color favorito!.

Le arrebató la carpeta, observo con detenimiento cada una de las hojas y es hay cuando mi paciencia se va por el caño.

- ¿Que es esto Amanda?.- digo señalando un pequeño punto color verde en una de las hojas. Sus ojos viajan a donde mi uña finamente decorada apunta.Sus ojos se abren con terror.

- Yo... Yo ....

- Habla .- le grito.

- Yo estaba tomando te verde anoche para calmar mis nervio .... Y al parecer le cayo una gota...-Balbucea lo miro apretando las hojas haciéndolas trizas. Amanda da un suspiro hacia dentro y me mira algo triste.

- Tranquila Emma.- dice Katherine.- Yo también traje tu ensayó.-Me extiende una carpeta color verde y mi cara de disgusto lo dice todo.

- No te enojes ... Mira podemos cambiar las carpetas.-Dice tomando la carpeta rosa que trajo Amanda poniendo los papeles que trajo en la carpeta verde. Ihug verde el peor color del mundo.Observó las hojas y están ala perfección. Le sonrió a Katherine por hacer un buen trabajo.Después de unos minutos llega el profesor noto que es un profesor nuevo y mas joven que el anterior.

Lo examino.

Es joven al parecer recién egresado y guapo. Me mira al darse cuenta que lo observo con mucho afán. Le dedico una sonrisa coqueta pero suspicaz. El pone los ojos en blanco y mi orgullo fue herido ningún otro profesor había hecho eso. Comienza la clase un tanto mas interesante lo cual llama mi atención o sera que el profesor esta hecho un bombón. La clase esta a punto de acabar el profesor se sienta en el escritorio y toma unas hojas blancas.

- Adellman...

- Presente.- dijo el chico de ese apellido que no conozco y no me importa.

- Barden...

- Presente.- dijo Katherine algo apenada.

- Barton...

- Presente.- dijo una niña que me cae muy mal su cabello rizado es patético.

- Barton...

- Ya dije presente profesor.- dijo la chica.

- No Barton Dominik.- dijo algo serio y arrugando la nariz.

- Presente .- se escucho el sonido de la puerta cerrar por la cual apareció un chico. Su aspecto era algo extraño. Cabello rizado, por lo que alcanzo a ver ojos verdes, su piel es bronceada ligeramente y no es ni flacucho ni musculoso y su voz en gruesa y ronca muy varonil.

- Joven Barton .- hablo el profesor atrayendo de nuevo la atención hacia el.- Me puede explicar ¿porque llego a ....- mira el reloj de su mano y prosigue.- quince minutos de que la clase acabe.

- Soy nuevo.-Es todo lo que dice antes de sentarse al final de todo el auditorio.

- Klum... Pallmal... Parker....- prosigui el profesor. Deje que los demás contestarán y el profesor noto que faltaba alguien de contestar.

- Parker...- repitio. 

- Presente Profesor.- dije con una sonrisa tímida pero una mirada que lo retaba.

El no dijo nada y prosiguió. Estaban todos. Realmente no me importaba así que no puse atención a los demás alumnos que estaban. Salí del auditorio al final. Me percate que el chico nuevo me miraba alce una ceja y torcí un poco la boca en señal de disgusto. Me llamo la atención un poco sus labios rojos como si estuvieran delineados con un labial rojo pasión pero supe que no era así por lo resecos que están. El se quedo hay como idiota mirándome y me di cuenta que es un rarito mas cuando lo observe bien. Su vestimenta daba a entender que es un vago con un muy mal sentido de la moda.

¡Pero en fin no era mi problema!.

Llegue ala siguiente aula, tome asiento donde siempre, sentí un escalofrío que me recorrió la espina dorsal cuando el chico nuevo se sentó detrás de mi. La clase continuo. Por un extraño motivo me sentía incomoda todo en mi se removía cada vez que el chico nuevo daba un respiro e incluso las dos veces que dio su opinión en la clase hizo que se me pusiera la piel de gallina.



Denisse Ceballos

#3189 en Joven Adulto
#8908 en Novela romántica

En el texto hay: psicpata, amor toxico

Editado: 06.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar