Un Gesto dice más Que Mil Palabras

Tamaño de fuente: - +

LA SUMISIÓN

Si tuviéramos que emplearnos preguntas comunes, estas serían: ¿Qué es la sumisión? ¿Será una forma de ser, una conducta hereditaria o un comportamiento impuesto? Y ¿Qué tiene que ver esto con el lenguaje corporal?

Para iniciar este contexto definamos el concepto de la sumisión como el sometimiento de una persona hacia la voluntad y el dominio gobernable de otra. Ahora necesitamos profundizar en este tema para entenderlo mejor. La sumisión es mayormente conocida como una subordinación que despierta el comportamiento sumiso por temor hacia las acciones de la persona opresora.

Pero si hablamos bajo el concepto del carácter, esta tendría un espacio en la lista, gracias a los individuos de dócil personalidad. Y de ellos hablaremos en esta sección.

Las personas de temperamento manejable tienen una manera de ser muy pasiva, positiva y flexible. Evitan a toda costa las confrontaciones, discusiones o peleas; cuando se encuentran envueltos en un problema, algunos hablan para solucionarlo y otros son tan tímidos que aun queriendo resolverlo no afrontan la situación, solo para no tener que lidiar con personas que no pueden controlar. Más del 90% de las personas sumisas nacen con este carácter, tan solo un pequeño porcentaje han trabajado en su comportamiento para llegar a desarrollarlo.

Ventajas y Desventajas de tener un carácter sumiso:

Si comenzamos por las ventajas, podríamos decir que,

  • Son personas muy amigables y siempre puedes contar con ellas para lo que necesites
  • Excelentes consejeros al momento de escuchar, puedes desahogarte con ellos sin problemas.
  • Te hacen sentir bien en cualquier momento, a todo le buscan “la vuelta” para hacerte entender que lo mejor siempre está por llegar y que todas las cosas suceden por alguna razón. Esto sucede porque son personas muy positivas en su mayoría.
  • También son bastante sensibles, detallistas y de muy buenos sentimientos.

De hecho esta lista es bastante corpulenta y numerosa, así que solo señalé los principales más destacados.

En la lista de desventajas iniciaremos con el exceso de confianza que estas personas pueden brindarle a los demás.

  • Su gran gentileza los ciega un poco y siempre ven el lado bueno de las personas,  lo cual es fantástico pero a veces tergiversan la realidad con sus buenos pensamientos hacia los demás y cuando se topan con individuos mal intencionados y de malas costumbres estos suelen aprovecharse de ello abusando de su confianza.
  • Son personas que en ocasiones les cuesta tener criterios o decisiones propias, por ello tienden a depender emocionalmente de otras y esto puede alterar su identidad propia.
  • Son muy complacientes, en oportunidades suelen sacrificar sus deseos para complacer los de otros.
  • Y cuando no se tiene la madurez necesaria para defender sus ideales, si se cruzan con personas equivocadas estas pueden subordinarlos y si se les permite pueden humillarlos o amenazarlos, ya que las personas dóciles carecen de malicia para agredir o lastimar a alguien.

No obstante todos los seres humanos tenemos límites y cuando otro individuo nos provoca el sobrepaso de estos, pues responderemos de una manera no grata.

Y las personas sumisas no son la excepción, en tal caso habría que ser lo suficientemente irritable para despertar en ellos el sentimiento de desprecio e inestabilidad emocional, puesto a que solo en ese estado los verás alzando la voz y defendiendo su posición. Debo resaltar que esto muy poco sucede en el momento. Es decir, para que estas personas lleguen a este punto, estamos hablando de mucho tiempo, tal vez años aguantando las conductas irregulares de los demás hacia ellos y lo van dejando pasar hasta llegar a un momento en el que no lo tolerarán más.

¿Cómo conocer el lenguaje corporal de la sumisión?

  • Las personas sumisas muy poco se sienten entre la multitud.
  • Algunos suelen ser más extrovertidos que otros solo cuando el porcentaje del “otro” es de 0%.
  • Son muy cordiales, obedientes y algunos bien disciplinados, ellos te ayudarán en todo.
  • Siempre te cederán el puesto, sea mujer, hombre o niño. No les gusta estar por encima ni por delante de nadie, pero esto no significa que dejaran atrás sus sueños y aspiraciones, les gusta tener sus propios méritos.
  • En su mayoría te recibirán con una sonrisa cuando les va mal y si así fuere no estropearán tu día solo porque el de ellos lo este.
  • Tienen la humildad y la grandiosa costumbre de sorprenderse por todo, si algo que hiciste a ellos les sorprendió te lo harán saber sin escatimar.
  • Les gusta mucho meditar, no te extrañes cuando los veas sentados solos tomando un café o un té y disfrutando de un paisaje.



Sara Guatache

#3271 en Joven Adulto
#6033 en Otros

En el texto hay: psicologia, autoayuda

Editado: 09.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar