Un Gesto dice más Que Mil Palabras

Tamaño de fuente: - +

EL SALUDO

El saludo es un gesto muy cordial y amistoso que las personas empleamos, ya sea que nos presentemos ante alguien por primera vez, la conozcamos desde hace mucho tiempo o simplemente lo utilizamos para despedirnos. Esta nueva “capsula” va dirigida a los saludos, en especial los de presentación

Este gesto dice mucho de nosotros, forma parte de la primera impresión que generamos en los demás. Y se categoriza dependiendo el tiempo, el momento y el lugar.

Te has preguntado ¿Por qué cuando estamos en una entrevista de trabajo, saludamos o nos presentamos de una manera muy peculiar?

(Posición firme, espalda erguida, apretón de manos y una pequeña sonrisa fugaz). Con todos estos gestos damos a entender que somos educados, cautelosos, tenemos seguridad en nosotros mismos y confiamos en nuestras aptitudes.

Por otra parte, una persona que se presenta de malas maneras como, expresarse de forma vulgar o poco formal, reírse demasiado, olvidar algunas palabras mientras habla, demostrar mucho nerviosismo o excesiva confianza es el tipo de persona que nadie quisiera contratar, porque simplemente no mostró respeto ni disciplina. Pero en fin, no es una realidad aislada a nosotros, solo se necesita un poco de sentido común y conocer las nociones básicas de convivencia

claro está, los saludos formales tampoco definen la personalidad real de alguien. Cualquier persona con sus cuatro puntos cardinales bien localizados sabrá como saludar siempre dependiendo de la ocasión que se encuentre.

 Algo que nos han inculcado desde pequeños, normas sociales que deben ser reciprocas y conjuntamente terminan siendo “mecánicas” es decir, lo hacemos sin darnos cuenta porque se nos desarrolló de manera natural.

Bien, cuando estamos fuera del trabajo y conocemos a personas por nuestro vinculo social o familiar, la “toma” de la escena cambia significativamente, con esto quiero decir, que aquí nos desprendemos de las formalidades

Este es el punto al que quería llegar, si bien no podemos determinar con total exactitud todos los aspectos de la vida de una persona tan solo con su forma de saludar, pudiéramos decir que hay un 50% de probabilidad de indicio que la forma en la que un individuo utilice el gesto del saludo este directamente relacionado con su carácter.

“Un beso en la mejilla, un abrazo, una señal corporal…”

Son diversas las maneras de expresar nuestro gesto cordial hacia los demás, pero te has preguntado:

¿Cómo reconocer si le has agradado a una persona solo por su manera de saludarte?

A veces los seres humanos somos muy persuasivos y solemos utilizar mucho esta “herramienta subjetiva” al momento de conocer a alguien.

Si no le agradas a una persona, podrás notar un saludo frio y seco, su “Hola” saldrá expulsado solo y rígido sin el mínimo esfuerzo en sus gestos faciales, en otros casos podrás observar un leve movimiento en sus labios, delineando una sonrisa que desaparece de manera inmediata frente a tus ojos, postrándose una cara dura y llena de incomodidades.

También puede estrechar tu mano manteniendo los mismos gestos faciales insípidos y desolados que señalé hace un momento.

El contacto visual es importante para casi todo, un buen saludo debe estar acompañado de una mirada continua de ambas partes. Sin importar si se están saludando por primera vez, a diario o eventualmente, si la persona en un saludo o presentación no te mira fijamente a los ojos, puede significar tres variantes:

  • No le agradas.
  • No tiene ningún interés en saludarte.
  • Puede estar ocupado(a), distraído(a) o en algunos casos la timidez puede ser la protagonista.

La respuesta la tendrás al momento que esto ocurra.

El secreto para saber si le agradas a una persona o no es fijarse en sus expresiones faciales y por supuesto en su mirada, allí está la respuesta.

Si aprendes a utilizar estas técnicas; en escala del 1 al de 10, habrá un margen de error del 2%.

No puedo culminar esta parte del escrito, sin antes dejar claro unos puntos importantes:

  1. Las técnicas aquí mencionadas y posiblemente en todo el libro, se deben utilizar bien sea de manera consiente, con la finalidad de conocernos. Estas nos enseñaran a ser más cautelosos y más precavidos antes de depositar nuestra confianza en cualquier persona.

No se deben en absoluto, utilizar para generar ningún tipo de prejuicios ni desarrollar una personalidad asocial, al contrario con todas estas, deberíamos  terminar de entender que las personalidades son diversas y si aprendemos a identificarlas será más fácil para nosotros manejarlas y respetarlas.

  1. Se debe tener un alto nivel de madurez y un claro sentido del razonamiento para tener la capacidad de interpretar cada una de estas líneas.



Sara Guatache

#3221 en Joven Adulto
#5968 en Otros

En el texto hay: psicologia, autoayuda

Editado: 09.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar