Un Gesto dice más Que Mil Palabras

Tamaño de fuente: - +

EXPRESIONES FACIALES

No caben dudas que el rostro refleja gran parte de nuestras emociones. Por ende se han realizado distintos estudios para ofrecer resultados mucho más certeros sobre esto. Como por ejemplo el estudio realizado por los científicos de la universidad de Ohio (EE.UU) que han detectado al menos 21 expresiones faciales que de manera categórica se clasifican como “Principales” alternando seis emociones denominadas “Básicas”. Donde circulan las siguientes: Alegría, Tristeza, Ira, Sorpresa, Miedo y Asco. Todas estas emociones individualmente alteran el estado neutro o inexpresivo del rostro estimulando distintos músculos faciales.

Basándonos en dicho estudio nos formulamos las siguientes preguntas ¿Se puede saber si le agradamos o le disgustamos a alguna persona viendo únicamente sus gestos faciales? O ¿Qué debo hacer para que mis expresiones no me delaten?

Ya saben que no me gusta hablar de exactitudes pero los seres humanos somos muy expresivos, unos más que otros y también hemos aprendido muy bien a fingir muchas emociones, así que saber a vista simple si le agradamos a una persona o no, tiene sus riesgos y complejidades.

No obstante, si los estudios han podido demostrar que el rostro es el reflejo de nuestras emociones, entonces podemos descifrar algunas de estas y así conocer cuando una persona nos está ocultando parte de sus emociones reales.

Con esto tampoco nos vamos a convertir en invasores de los espacios de los demás, basta con mantenernos alertas ante cualquier irregularidad.

A continuación voy a resaltar los dos ejemplos más trillados y comunes que solemos utilizar casi todos los días.

-“Estoy Bien”:

¿Cuántas veces hemos dicho o escuchado esta frase? Su frecuencia es tan alta que se ha convertido en una respuesta automática, cada vez que alguien nos saluda y nos pregunta ¿Cómo estamos?

Muchos de nosotros respondemos de esta manera ya sea porque no queremos preocupar a nadie más con nuestros problemas o simplemente no le contamos los detalles de nuestra vida a cualquier persona. De igual forma no a todos les interesa. La mayoría de las veces que saludamos con un ¿Cómo está? No necesariamente es porque queremos saberlo, a veces solo lo hacemos como norma de cortesía.

Pero la trama puede dar un giro importante cuando se trata de algún familiar o alguna otra persona allegada a nosotros. Aquí si necesitamos saber si realmente está bien y si no lo está.

Características de una persona que verbalmente nos afirma que está bien, pero en realidad su cuerpo nos dice otra cosa:

  1. Postura ligeramente encorvada

(Movimiento Corporal).

  1. Algunos individuos bajan el mentón y la mirada para efectuar la respuesta, otros pueden mirarte fijamente a los ojos mientras te responden y si los detallas muy bien, notaras un gesto facial que solemos hacer mucho de nosotros con nuestra boca. Sellamos los labios  como si lo estuviéramos suprimiendo pero lo que hacemos es una leve presión con el labio inferior expulsándolo un poco y socavando nuestro labio superior.

 Esta pequeña mueca la realizamos para auto aceptar que estamos conformes con algo que está bien pero que podría estar mejor, también la utilizamos cuando escuchamos o vemos algo que sobrepasó nuestras expectativas.(Expresión Facial).

Estas características son las más dominantes, pero si generalizamos el lenguaje corporal de una persona que afirma estar bien cuando de verdad no lo está.

Puede tener otros comportamientos como contestar y al mismo tiempo sacar su teléfono utilizándolo sin necesidad alguna o empezar a “jugar” con cualquier objeto evadiendo por completo la mirada. Esta es una clara señal de que la persona no solo finge estar bien, sino también busca alejarse del tema o eludir cualquier pregunta referente a su estado de ánimo actual.

  • “¿Estas Molesto(a)?”
  • “No”

Este es otro ejemplo bastante frecuente.

Cuando nos molestamos con una persona y luego nos pregunta ¿Si estamos molestos?

Generalmente respondemos con un rotundo “NO”.

Pero nuestros gestos faciales y movimientos corporales demuestran claramente que si lo estamos. Ilustrando una mirada perdida que divaga en la superficie y por dentro no hace más que socavar nuestros sentimientos encontrados postrando en el exterior un rostro sin expresiones emotivas que aleguen algo positivo.  

Cerrando el concepto citado, pudimos darnos cuenta de que manera la emociones alteran nuestras expresiones faciales. Esta acción puede ser positiva si no afecta a nadie. Pero puede ser negativa cuando estamos en presencia de alguien que nos desagrada y nuestro rostro lo emite a “gritos”.  



Sara Guatache

#3286 en Joven Adulto
#6034 en Otros

En el texto hay: psicologia, autoayuda

Editado: 09.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar