Un Gol Mas

Tamaño de fuente: - +

5

Mi madre está embarazada.

Embarazada.

¡Oh por Jesús, mi madre está embarazada!

Esos fueron mis pensamientos luego de la cena. Mi papá pudo haber tenido un poco más de tacto, no lo sé.

No me malinterpreten, yo estoy feliz.

Yo estoy feliz, feliz, feliz... De que los tengo.

Basta.

Debo ser seria, un nuevo integrante muy pronto estará en nuestra familia, sólo es algo que me sorprende. Ya tengo diecisiete muy pronto dieciocho. Cuando ese bebé tenga mi edad seré prácticamente una vieja. Y quizá soy una de esas amargadas.

Lo único negativo de todo esto es que él o ella no tendrá con quien jugar. Yo, muy a mi pesar, tengo a Abel que es solo dos años mayor que yo. La diferencia no es mucha por lo que las bromas y peleas eran constantes.

Al igual que yo, Abel se lo ha tomado muy bien, de echo, él es el más contento. Dice que si es niño mucho mejor, que siempre quiso un hermano.

No me dolió, en absoluto.

Regresando al punto principal, es que toda la familia Feraud está contenta. Pero siempre debe de haber algo malo, como para equilibrar.

Bueno pues, mi madre al ser ya una mujer mayor, aunque no tan mayor, es riesgoso que viaje en su estado. Asi que mamá decidió no ir al viaje a Rusia por lo que ahora hay un boleto que sobra. Mi padre, tan generoso él, nótese el sarcasmo, se lo regalo a mi prima.

Marcie.

Su nombre solo me provoca escalofríos, pero bueno ese es otro tema.

En unas horas será mi examen, me siento lista y nerviosa. Lo único que tomo es mi jugo de piña.

—¿Solo tomarás eso? —pregunta mamá, ahora me doy cuenta que come más, los antojos.

Hago una mueca, —Si como algo créeme que lo vomitaré y no será lindo.

Papá y Abel ya se han ido. No quisieron esperarme y bueno tendré que usar el auto de mamá. Creo que no llegaré viva a dar ese examen. Llame a Maddie para saber si podía llevarme pero resulta que ya habia salido.

Vaya día.

—No estes nerviosa, de seguro lo pasas. Eres inteligente como tu madre. —dice mamá sonriente. 

—Ahora entiendo, soy adoptada. —me burlo. —Tengo miedo ¿si?  Me he esforzado mucho ¿Sabías que a las mejores calificaciones se les dará una beca completa para un curso de tres en meses en Francia? Estoy en todo mi derecho de orinarme de los nervios.

Mamá se acerca hacia mi e involuntariamente bajo la vista hacia su estómago. Aun no se nota pero muy pronto lo hará, —Confío en que lo lograrás, solo hace falta que tú también te lo creas. Eres capaz de todo pero si la duda y el miedo están contigo no te dejarán alcanzar tus metas.

La miro y no puedo estar mas agradecida de que sea mi madre. Creo que necesitaba de estas palabras. Lo que hace el poder de las madres.

—Gracias mami.—la abrazo y es tan reconfortante estar así.

(…)

Sólo confía en ti.

Puedes hacerlo.

Me repito esto todo el camino hacia la academia. Tuve que tomar un taxi porque se me hacia tarde, al parecer la charla motivacional duró mas de lo esperado.

Antes de entrar al salón, escribo un whatsapp al grupo familiar. 

 

«Deséenme suerte»
 

Mamá 👩 : Cariño no necesitas la suerte, tú ya eres una ganadora. 
 

Papá 👨 : Tranquila niña, yo tengo unos hijos inteligentes como su padre. Asi que descuiden. 
 

Abel 😎:  Rompete una pierna

 

Me río de sus ocurrencias, tengo una familia un tanto... especial. Me gusta.

—Es un tanto difícil entrar si estás ocupando toda la puerta.

Esa voz.

Me volteo para encontrarme con la persona más fastidiosa que he conocido en mi corta vida.

Enrique.

—No me disculpare por ello. —respondo arisca pero a él le parece hacer gracia porque se ríe.

Se esta riendo de mi. ¡En mi cara!

Voy hacia mi sitio, la mayoría ya esta en sus asientos y todos estan con sus libros repasando. Veo desde caras de preocupación hasta caras de: Ya perdí.

—Muy bien chicos, espero que hayan estudiado. Este no es un examen fácil, creanme lo he hecho lo mas difícil posible, —se escucha el barullo de mis compañeros pero él profesor los calla. —Saquen sus lapiceros.

Entrega los exámenes y mis manos no pueden sudar más.

Confía en ti. 
 

(…) 
 

—Se terminó el tiempo, pasen sus exámenes de atrás hacia delante. Él que se demoré no aceptaré su examen.

Paso mi examen con alivio. Ya terminó. Creo que me fue muy bien, eso me alegra. Me he esforzado mucho y espero ver los resultados. Sería magnífico poder ganar la beca. Veo de reojo como Enrique recoge sus cosas.

Él es guapo, lo acepto sin embargo es muy molestoso. Él entró al a mediados de curso, se robó todas las miradas y con razón. Es alto, su cabello es de un castaño muy similar al mío, sus ojos son marrones oscuros y tiene ese rollo de chico tumblr.



ValerySky

#12626 en Novela romántica
#8293 en Otros
#1207 en Humor

En el texto hay: futbol, amor, frances

Editado: 07.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar