Un Maravilloso Desastre

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

Capítulo 2

Después que me quede dormida con un pensamiento agradable, desperté horas después con un dolor de cabeza increíble. Dormir tanto me produce eso, pero no me importa; dormir es como respirar para mí y no lo voy a reducir. En cuanto me levanto de mi cómoda cama, voy al baño a hacer mis necesidades y después de cepillarme los dientes, bajo a desayunar.

Al llegar a la cocina, veo lista mi comida sobre la mesa y un papel a un lado. "Caro salí a comprar para el almuerzo, este es tu desayuno y tu hermano está en la computadora. Te quiere, la abuela" Bueno creo que estoy sola, no cuento a mi hermano ya que cuando se sienta en esa computadora no existe fuerza sobre la tierra que lo levante de allí. Después de comer mi desayuno, pongo a lavar la ropa. Mientras la lavadora hace su trabajo yo realizo una llamada a mi mamá, mi madre tuvo que dejar el país por cuestiones de trabajo, y cada día la extraño más que el anterior. Nosotras en su tiempo tuvimos muchos problemas, problemas que en este momento no me gustaría nombrar. El caso es que pudimos arreglar todo y volver a como era antes, es la mejor. Mientras lavaba la ropa y llamaba mi mama se me fue la mañana, mi abuela llego de comprar la comida y me puse hacer el almuerzo, ella y yo teníamos un trato. Yo preparaba el almuerzo y ella la cena.

Mientras cocinaba puse música, siempre coloco música para todo lo que hago, es como una manera de concentrarme en lo que estoy haciendo; y siempre término más rápido si escucho música. Estaba tan concentrada en la comida que no me di cuenta que la música dejo de sonar para avisar que estoy recibiendo una llamada de una de mis mejores amigas, Sophia.

-Hello it's me - La muy idiota sigue con eso, desde que escucho esa canción no ha parado de decir eso.

-Hola idiota - contesto riendo.

- ¿Qué haces princesa?

-La comida - respondo rodando los ojos - ¿Y tú qué haces corazón?

- Preparando las cosas, ¿Vas a ir verdad? ¿No tengo que ir a tu casa y tirarte de la cama?

- ¿Como crees? ¿Cuando yo he hecho que tengas que pasarme buscando por qué voy tarde al instituto? - Trate de sonar lo más indignada posible - ¿Es más cuando yo he llegado tarde a clases?

-¿Quieres que te las cuente? Porqué si es así no terminaría hoy - pude escuchar una pizca de burla en su tono, y es que como siempre ella tiene la razón, levantarme temprano no es mi mayor virtud, y llegar temprano mucho menos. Ella siempre llega para levantar mi culo de la cama, literal y así poder ir al instituto y llegar temprano. Por esa y muchas razones más la quiero mucho.

- Rayos - pude escucharla soltar una risita -Esta bien, iré. Pero ya sabes la rutina.

-Pasar a buscarte ya que te da mucha flojera irte sola - Dice recitando las palabras que ya se sabe de memoria.

- Me conoces tan bien - termine de hacer la comida - Espera un segundo - Despegue el teléfono de mi oreja - Abuela ya está listo - Grité para que me escuchara.

- Voy - me grito de vuelta.

- Bueno cariño te dejo para que comas, recuerda ordenar todo y buscar la ropa más bonita que tengas, es nuestro primer día y tienes que estar bella. Llegare más temprano de lo usual para peinarte y maquillarte ¿Entendido? – Si sigue así terminara siendo mi madre.

- Entendido, te espero - Le dije.

- Esta bien cariño, te quiero nos vemos mañana. - Me dijo.

-Yo también te quiero - Le respondí antes de colgar. Esta loca si piensa que dejare que me maquille.

Después de comer, estuve hablando un rato con mi abuela de cosas sin sentido. Después de eso, me retire a mi habitación a leer un rato, leer es mi vida, no puedo pasar más de un día sin leer. Me gusta leer ya que me siento en otro mundo, me olvido de mis problemas de todo lo que pasa a mí alrededor y vivo las aventuras que pasan los personajes, de sus desamores, sus pesadillas, su alegría, su tristeza, todo.

Me siento libre. Me siento yo. Sin darme cuenta se hizo de noche y yo pase todo la tarde leyendo. Eso pasa cuando leo, pierdo la noción del tiempo. Me levante de la cama y me puse acomodar mis cosas, y después baje a comer. Una vez que termine de comer subí a mi habitación a dormir ya que mañana tengo que despertarme temprano. Al acomodar mi cabeza en la almohada caí en brazos de Morfeo.
 

.



Valentina

#7208 en Otros
#2756 en Relatos cortos
#11211 en Novela romántica

En el texto hay: secretos, amor, amistad

Editado: 22.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar