Un Maravilloso Desastre

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14

Capitulo 14

Tefy

Tengo que admitir que la Universidad no es tan pesada como imaginaba, puede que si comente esto en voz alta la gente me diga que estoy loca o algo por el estilo ya que en general la Universidad es pesada pero pienso que si en verdad te gusta algo eso se puede volver muy fácil para ti.

Una de las cosas que me propuse fue estudiar lo que me apasiona, no dejarme guiar por nadie. Unos meses antes de ingresar a la Universidad tuve algunos problemas con mis padres que llegaron al borde de correrme de la casa respecto a la carrera que había escogido para mi vida.

Flashback

-¿Hija ya hiciste la prueba para entrar a la Universidad de Medicina? – André es una persona que si no haces lo que te diga tu castigo es fatal. ¿Saben qué relación tengo con André? Es mi padre. Y es créeme cuando digo que el castigo es fatal pues lo es.

- No padre, no quiero estudiar esa carrera. – Por primera vez en mi vida le estoy haciendo frente a mi padre, Anastacia alias madre, contuvo una exclamación de sorpresa al ver mi valentía al frente de su marido. Madre es consciente de que no me gusta esa carrera para mí pero sabe que ir contra padre es como iniciar la tercera guerra mundial, no es que me apoye mucho tampoco, ella me ama pero dice que la medicina es lo mejor para mí.

- Vas a estudiar medicina, hazme el favor de hacer la prueba antes de que ya no queden cupos y mira que escuche a muchos colegas decir que sus hijos van a la misma Universidad – Padre estaba empezando a perder la paciencia poco a poco pero yo también, padre quiere que estudie esa carrera ya que es como un legado familiar por así decirlo, mis bisabuelos, abuelos, mis padres y hermanos todos son Doctores, de diferentes ramas pero Doctores al fin y al cabo. Y él quiere que yo también lo sea, pero no me gusta la medicina, me encanta El Arte, todo lo que tenga que ver con él. Me siento en paz cuando puedo desempeñarlo.

- Lo siento Padre pero he dicho que no, no me gusta la Medicina y no me vas a obligar hacer algo que no quiero.

- La única carrera que voy a pagar es la de Medicina. He dicho – Afirma.

- Este bien no importa. Ya conseguí una beca para estudiar Bellas Artes – Levanto el mentón desafiando a Padre.

- ¿Bellas Artes? ¿Es enserio? Esa carrera es para mediocres, no quiero mediocres viviendo en mi casa. – toma un sorbo de su bebida.

- Ustedes no saben justificar las cosas, no saben perdonar. La única cosa que saben hacer es juzgar. Quieren decidir sobre la vida de sus hijos de acuerdo con sus propios deseos, con sus propias ideas. Sin saber mínimamente lo que pensamos nosotros. Para ustedes la vida es como jugar a gin, todo lo que desconocen es una carta incómoda que prefieren no haber pescado nunca. No saben qué hacer con ella, les quema en las manos. Pero no se preguntan por qué uno es violento, por qué uno se droga, qué más les da, no se trata de su hijo, no les afecta. Si dices que no quieres que viva en esta casa si estudio Bellas Artes, pues bien. Si eso es lo que quieres, me iré a vivir con Adriana y su novio, no me importa molestarlos pero sé que estarán más que encantados de ayudarme como mi padre no es capaz de hacer.

- Stephanie hija por favor, recapacita – Habla Madre al borde de las lagrimas, me duele verla llorando pero sé que esa es su manera de manipularme para que haga lo que ellos quieran.

- Lo siento madre, pero ya es una decisión tomada. Los amo mucho pero quiero estudiar algo que me guste y no algo que me impusieron. – Y dicho eso me retire a mi habitación a empacar todas mis cosas, mientras llamo a Adriana.

- ¿Tefy que paso? ¿Hablaste con tus padres? ¿Qué te dijeron? – Al descolgar apenas me empezó a llenar de preguntas.

- Si hable con ellos, no van a pagar la carrera. – soné triste

- Pero conseguiste una Beca, no tienen que pagar nada – comenta Adriana.

- No quieren que viva en su casa, dice que Bellas Artes es para mediocres y no quiere mediocres debajo de su techo. – recuerdo sus palabras y se me sale una que otra lagrima que logro borrar con facilidad.

- Si es pendejo, ¿sabes que puedes venir a vivir con nosotros verdad? – Adriana me hizo la oferta después que le comente el otro día de cómo eran mis padres y lo que quería hacer.

- Lo sé, te iba a comentar eso. Obviamente no será todo el tiempo es solo mientras consigo donde vivir.

- Dale tu tranquila amor, sabes que cuentas con nosotros para lo que sea.

- Lo sé, te amo. Hablamos al rato.

- Vale, nos vemos – después de colgar continuo haciendo mis maletas, en eso entra Madre.

Trato de ignorarla lo más que pueda pero es imposible si se pone en mi camino.

-Permiso Madre pero tengo que terminar de empacar, Adriana me espera.

- ¿Enserio te vas a ir y ser una muchachita malcriada? – se cruza de brazos y alza una ceja.

- No soy malcriada, solo defiendo lo que me gusta y no voy a dejar que Tu o Padre arruinen mi futuro. Los amo mucho pero es mi vida, yo decido si hago con ella un ocho o no.

- Solo espero que esto que buscas sea lo que en verdad quieras.



Valentina

#7238 en Otros
#2758 en Relatos cortos
#11238 en Novela romántica

En el texto hay: secretos, amor, amistad

Editado: 22.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar