Un Maravilloso Desastre

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26

Capitulo 26

Caro

-¿Puedo preguntar por qué nos trajiste aquí? – pregunta mi mama después de que bajamos del carro, anoche pensé mucho sobre cómo decirle a mi mama de mi situación y esto de lo mejor que se me ocurrió. Cuando era pequeña veníamos a un parque que estaba cerca de donde vivíamos en ese entonces con mi papa antes de que naciera mi hermano.

Por lo general en el parque casi nunca te encontrabas a nadie y era lo que más nos gustaba y que podíamos caminar tranquilas, yo apenas era una niña pero me gustaba pasar mucho tiempo con ella y pensé que la mejor manera era esta.

-Necesitaba decirte algo – le digo guiándola a las bancas para poder sentarnos, una vez que me siento miro a todas partes tratando de evitar su mirada

- Cuando me dijiste que tenías que hablar algo muy importante conmigo y querías que fuéramos a un lugar que me querías mostrar no pensé que a dos horas de la casa, no creo que lo que quieras decirme no se pueda decir con un café en la cafetería de la esquina – dice algo confundida, la entiendo en cierta parte. Desde que nació mi hermano y nos mudamos no volvimos mas para este parque y tanto ella como yo tenemos en estos momentos sentimientos encontrados.

- Eso dices tú, pero créeme que te traje por una buena razón – ella estaba parada frente a mi cuando finalmente decide por sentarme a mi lado, nos quedamos un momento en silencio solo admirando como el parque no cambio nada, los mismos juegos en los mismos lugares, las bancas, todo seguía igual y en cierta parte es reconfortante.

- ¿Qué es lo que pasa Caroline? – Rompe el silencio después de un rato – Desde que llegaste a la casa te noto rara.

- Es complicado mama

- Eso puedo ver cuando dijiste que necesitábamos estar solas, pero puedes contarme lo que sea.

- Se que piensas que no te tomo en cuenta para nada con muchas cosas, - empiezo - que busco solamente la ayuda de mis amigas pero eso es en parte cierto como en parte verdad. Ellas son mis amigas, claro. Han estado conmigo cuando más la necesite y me apoyan en cualquier decisión que tome en mi vida. Pero aunque no lo crees yo aparte de considerarte mi mama, te considero mi mejor amiga. Tú me diste la vida, me cuidaste, ayudaste y estuviste siempre aunque yo no me diera cuenta, fuiste mi madre, padre y amiga todo este tiempo, se que nuestra relación en algún momento se complico pero nunca; nunca deje de tomarte en cuenta en mis decisiones, cualquier cosa que pasaba siempre me ponía a pensar "¿a mi mama le gustara eso?", "Cuanto me gustaría que este aquí", "Espero que este orgullosa de mi" – la volteo a ver y puedo ver como suelta algunas lagrimas, no me había dado cuenta que también estaba llorando hasta que ella me limpia las lagrimas de mis mejillas – no sabes la falta que me hiciste cuando te tuviste que ir, a pesar de que sabía que tenía personas apoyándome y que estaban conmigo, te necesitaba más que a nadie. Me rompieron el corazón, y lo sabes, sabes cuánto me costó después de todo lo que pasamos esos meses, después despedirme para la universidad, el regreso de Fred, todo me está consumiendo y necesito decirte que enserio me alegra tenerte como madre a alguien como tú, se que por lo general nunca te digo las cosas ya que prefiero a veces reservarme varias pero es enserio cuando te digo que te amo, que eres el único verdadero amor que había conocido y que haría lo que fuera por ti, sé que no soy la hija perfecta y lamento mucho que no estés orgullosa de mi, juro que me esfuerzo por serlo. Lamento todos los malos momentos que te hice pasar – termino de hablar casi hipeando, esta era la primera vez que tomaba el valor de decirle a mi madre todo esto. La veo que sigue llorando mientras me mira.

- ¿Por qué dices que no estoy orgullosa de ti? Caroline Inés Adams – por una vez no me molesto que dijera mi segundo nombre – Eres mi hija, estoy muy orgullosa de ti y en la mujer que te estás convirtiendo, puede que no seas perfecta pero para mí lo eres. Y no tienes que disculparte por nada, para mi cada uno de esos momento a pesar de malos me demostraron quien eres en realidad, me mostraron que no buscas ser alguien que no eres, que luchas con uñas y dientes para conseguir lo que quieres, que eres muy inteligente, - seguía llorando pero me mostro un abatismo de sonrisa - ¿Pero sabes que aprendí a pesar de todo eso? – Me pregunta, niego al no saber la respuesta – aprendí que eres alguien muy especial y no solamente lo digo porque eres mi hija, sino porque creo en ti. Eres lo mejor que me paso en la vida, y te ame desde el primer momento que supes que venias. – para ese momento mis mejillas estaban empapadas con mis lagrimas y mi visión estada un poco cristalizada.

- Es lindo saber eso, enserio – le digo.

- Se que me equivoque mucho contigo Caro, no era tu culpa de las cosas que pasaban y lamento mucho haberte herido de tal manera que pienses que no estoy orgullosa de ti. – se ve muy apenada.

- Esta bien, es solo algo que tenía que pasar. Pero eso ya no importa, solo quería disculparme y decirte todo lo que nunca te había dicho solo por miedo.

- Lo entiendo bella, y te amo – dice.

- ¿Solo por eso? – trato de hacer una pequeña broma para aligerar el ambiente, funciona ya que se ríe todavía con lagrimas en los ojos.



Valentina

#478 en Otros
#99 en Relatos cortos
#1284 en Novela romántica

En el texto hay: secretos, amor, amistad

Editado: 22.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar