Un Nicholas para Nicole

Tamaño de fuente: - +

Capítulo cuatro

Un suspiro de alivio sale de mí en el segundo que el avión aterriza sobre Edimburgo.

Esos son muchos kilómetros entre el pasado que se empeña en perseguirme y yo.

Como yo soy una mujer muy valiente, adelante el viaje un día por lo que solo vamos a ser mi mente y yo por dos días hasta que Wyatt, Owen y el resto del equipo lleguen.

Literalmente, hui de Londres. No podía correr el riesgo de ser emboscada y Wyatt estuvo totalmente de acuerdo con ello. Además, tampoco quería estar cerca cuando él hablara con mi padrino de toda la historia.

El concierto de ayer fue algo increíble de hacer. De algún modo, que fuera por una buena causa, y que todo el dinero recaudado vaya a usarse a favor del orfanato y los niños le da más valor a lo que hacemos.

 Wy tuvo toda la razón cuando me dijo que mi música podía servir para ayudar a otros. Solo me hizo falta ver los rostros de felicidad de los niños en la primera fila y como un par de chicas derramaban lágrimas por mis palabras para saber que no importa lo que pase; yo tengo la música, y ella no me va a dejar caer de nuevo. 

Enciendo el celular que muy amablemente Christina compro para mi luego de asegurarme que iba a dirigir una carta a la directiva de Apple para hacerles saber que necesitaban diseñar un celular que resistiera una caída al vacío de al menos cinco metros.

Automáticamente, un pitido me indica que un nuevo mensaje acaba de entrar.

Como no me gusta lo común, no vamos a hacer esta cosa de enviarnos mensajes para conocernos…Ya sabes, el típico: cuando tenía ocho años solía esconderme debajo de la cama porque me asustaba el monstruo de mi armario. Eso es hipotético, claro. Así que, en vez de contarte cosas sobre mí, voy a enseñarte cosas sobre mí.

Ni siquiera necesito preguntarme como consiguió mi número, es bastante obvio que se está fraguando una emboscada en mi contra…Estoy cien por ciento segura de que Owen se lo dio.

Sonrió.

Realmente temí por un momento que él quisiera hacer todo este asunto de los mensajes. Somos artistas, y tan divertido como el hecho de ser famosos suene; significa que estamos expuestos a que cualquier loco de la tecnología se infiltre en el sistema de nuestros celulares y venda los mensajes a la prensa por un jugoso cheque.

 Voy a ignorar el hecho de que alguien me vendió y entrego mi número sin mi consentimiento para poder enfatizar en lo siguiente: acabas de confesar tu primer secreto. Devolviéndote el favor: no creo en los casos hipotéticos. Estos son la excusa que utilizan las personas cuando no tienen el suficiente valor para ser directos.

Le doy enviar al mensaje y tomo una respiración profunda. Apenas toque suelo en un país distinto, un gran peso abandono mis hombros.

Por supuesto que el mensaje de Nicholas no tiene nada que ver con ello.

*****

Parpadeo continuamente como si de alguna manera eso fuera a ayudar a que el aviso frente a mi desapareciera.

Definitivamente, un jodido duende tiene que estar jugando con mi suerte porque no hay manera de que esto sea solo una casualidad.

Aparto la laptop de mis piernas dejándola sobre la cama. No es como si estuviera bien dejar una computadora reposar sobre la cama sin ningún tipo de soporte, eso equivale a poner una gota de veneno diaria en el té de alguien. Pero en este momento me importa muy poco la vida útil de un artefacto que puede ser sustituido.

Tomo el teléfono de la mesa de noche y rápidamente marco el número de la única persona que puede darme una explicación.

—Owen Alexander Hamiltonsiseo tan pronto como descuelga el teléfono —, espero que tengas una buena excusa en mente porque voy a matarte lenta y dolorosamente.

Escucho como contiene la respiración lo que me confirma que él sabe exactamente de que le estoy hablando.

—Cariño, siento como si debiera pedirte disculpas por algo pero no tengo ni la más jodida idea de por quécuestiona con voz ronca jugando a hacerse el desentendido.

Está nervioso.

Maldice de nuevo cuando se da cuenta de que se acaba de descubrir y casi quiero reír. Él no dice malas palabras a no ser que este nervioso o enojado por lo que sabe que lo descubrí.

—Eso no funciona conmigo, nenita. Usa las bolas que te fueron otorgadas para explicarme porque en la pantalla de mi laptop titila un anuncio que dice y cito: Nicholas Hampton, vuelve a Edimburgo a bajar bragas.

Él ríe y no puedo culparlo, si no estuviera tan impresionada porque de hecho, el concierto tiene fecha para mañana yo también estaría riendo.



kellpster

Editado: 29.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar