Un Nuevo Comienzo

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO XII -


CAPITULO XII

 

Amanda

 

Después de hablar con Augusto y aclarar las cosas, todo se volvió más tranquilo entre nosotros. Tuvimos mucho trabajo ese fin de semana, ya que el proximo seria la boda, así que ultimamos detalles de la ceremonia, la despedida de soltera, la luna de miel y todo.

La semana se paso aún más rápido, entre papeleo y reuniones.

El día Jueves viajariamos de tarde a uno de los hoteles que la empresa tenía en la costa, donde se realizaría la boda. Por lo que fueron menos días de trabajo, y había que dejar todo listo para la próxima semana. 

Me toco el viaje en auto con Julia, Ana y Emma, ya que queríamos esa noche hacer la despedida de soltera, al dia siguiente llegarian los hombres. Martha y Juan José, ya se habían instalado en el hotel para iniciar los preparativos, y estuvieron llegando familiares de ambas familias, las del novio y la novia, durante los últimos días, lo que parecía sería una boda sencilla y familiar, pues no era tan así.

Al llegar al hotel, tomamos nuestras habitaciones, yo compartiría con Julia una doble twin.

El hotel estaba cerca del mar, por lo que se sentía la brisa salada, aquel lugar era un cuento, tenía un jardín gigante a uno de los costados, unas piletas al fondo, cancha de tenis y de golf, era una maravilla. La habitación era amplia y limpia,la decoración era perfecta,  teníamos un balcón que daba al patio y a lo lejos se veía el mar. Simplemente hermoso.

 

Éramos en alrededor de treinta mujeres, contando tías, primas, amigas de la facultad y del colegio. Sin dudas nos íbamos a divertir esa noche. Primero la fiesta iba a ser en uno de los salones del hotel y después saldríamos a una discoteca. 

Al dejar las maletas en la habitación, bajamos al salon para decorarlo, colgamos algunos globos, armamos los juegos y nos fuimos a arreglar para la noche.

-Wauuuuu Amanda, estas preciosa.-me dice Julia.- Esta noche te conseguiremos algún candidato, aunque no creo que haga falta, se te tirarán encima.-se ríe, haciendo un gesto con su dedo para que yo me gire y pueda verme mejor.

-Sabes cómo levantar el autoestima a una amiga.- le saco el vaso que está tomando y lo pruebo.

Tenía puesto un vestido color rosa algo corto, y con la espalda descubierta, tenía algunos brillos, lo complemente con unos zapatos altos de color nude y un sobre igual. Julia se puso un vestido color negro que estaba para el infarto y Ana no tuvo más remedio que ponerse el vestido que le preparamos, tenía encaje blanco, portaligas y un velo, era extremadamente corto, pero la hacía lucir sexy, una muy sexy novia con su pancita apenas asomando. Era muy tierna.

-Que no te vea Dante, que te secuestra hermana.-dice Julia.

-Me mata si me ve así.- dice Ana ruborizada.

-A nosotras nos mata.- le digo ya con el efecto del alcohol en mi cuerpo.

Todas reímos, y salimos al salón del hotel donde se llevaría a cabo la despedida.

Sin dudas, Julia sabia lo que hacía, contrató un Dj, un barban privado, y a un striper. 

La despedida estuvo super divertida, algunas de las tías  y primas más grandes habían asistido, pero al terminar el baile del striper se retiraron a sus habitaciones. 

-Esas viejas si que lo disfrutaron.-lanza Julia mirando al striper.

 

Al terminar la fiesta en el salón, algunas nos dirigimos a una discoteca que estaba en la costa a pasos de la playa. Era un club top, habia muchas personas haciendo fila para entrar, pero al parecer Julia conocía el lugar, así que pasamos sin esperar.

-Privilegios de ser la dueña.- dice riéndose.

-La dueña?.- la miro extrañada.

-Si, me acosté un par de veces con el dueño.-me contesta.

-Prima, compórtate.- la reprende Alicia, es una mujer casi de nuestra edad, que se fue a vivir a España hace ya varios años, y participa de los negocios de la empresa en aquel país.

Debo reconocer que es muy parecida a Ana, muy fina y delicada, y sus ojos son como los de Augusto, hermosos.

-Definitivamente estábamos muy tomadas.- les digo a las chicas.

-Siiiiiii.- grita Julia.

-Ana, te estás divirtiendo?- le pregunto

-Si Amanda, desearía poder tomar!.- dice riéndose.

-Nosotras tomamos por ti.-dice otra de sus primas, pero ya no recuerdo su nombre. El alcohol está pasando factura. Definitivamente estaba bastante mareada, a lo lejos vi a un hombre muy parecido a  Augusto acercarse a nosotras, después todo se torna borroso y no recuerdo mas nada de esa noche.

 

Estábamos en “Bohemia” una discoteca de la playa, cerca del hotel y de la casa que habíamos alquilado para pasar la noche tranquilos entre los hombres de la familia. El caos que armaban las mujeres por estos eventos era eso, exactamente un caos del que no queríamos formar parte.



Vits Novelas

#1896 en Novela romántica

En el texto hay: familia, celos, romance erotico amor

Editado: 22.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar