Un papá para navidad

Tamaño de fuente: - +

Un papá para navidad

“UN PAPÁ PARA NAVIDAD”

  •  ¡Ángel!, date prisa, vamos tarde el evento está a punto de comenzar.
  • ¡Voy mami!, no encuentro mis invitaciones.
  • Querida están en mi bolsa, las pusimos antes de peinarte.

En eso veo salir al sol de mi vida, una pequeña niña de tres años, con el cabello oscuro como su padre, ojos verdes como los míos, una piel del color y la tersura de un durazno, ¡vestida como un hermoso ángel!

Hoy, la escuela festeja la navidad con una tradicional posada y la representación del nacimiento del niño Dios, en la cual mi pequeña actúa como el ángel de la navidad, la maestra me dijo:

  • Este papel no podría ser de nadie más, no solo por su nombre, sino por el corazón lleno de ternura y amor que la niña tiene.  

Mi madre y mi hermana trataron de hacerme cambiar de opinión, en cuanto al nombre, pero no lo lograron, ¡le puse Ángel!, por su padre, el gran amor de mi vida, solo estuvimos juntos tres días, los tres días más memorables de mi vida, estaba de viaje con mis compañeras celebrando nuestra graduación, cuando entrando a un concierto ¡lo conocí!, solo fue verlo y olvidar que el mundo existía.

Nunca supe que le paso, simplemente no llego a la cita que teníamos la última tarde que pasábamos en esa ciudad, pero él sabía a donde nos dirigíamos, nunca me busco, y el juego de utilizar solo nuestros nombres, me hizo imposible localizarlo, mi vida fue triste por algunos meses porque había asumidos que siempre estaríamos juntos.

Aún pienso en él, sobre todo cuando veo sonreír a mi amada Ángel, es una copia al carbón de él, al enterarme que estaba embarazada mi vida se llenó de luz y alegría, lo que algunas veces me entristece es que mi pequeña comienza a preguntar por su papá, yo le platique que, ¡es un hombre maravilloso!, que seguramente estaría con nosotras si supiera como encontrarnos, porque sin querer nos perdimos.

Desde ese momento, todas las noches reza porque su papi este bien y pueda encontrarnos, ¡basta!, nada de ponerme melodramática, hoy es un día importante para mi hija.

Llegamos a la escuela, en la puerta ya nos esperan mi madre, mi hermana y mi cuñado, en cuanto ven a la niña no deja de tomarle fotos y video, ¡todos están emocionados!

  • Hola Tessa, ¿Cómo te fue con la actriz? – pregunta mi madre.
  • Bien mamá, tú sabes que es una niña muy linda y aunque está emocionada, se ha portado muy bien, ¿Cómo la ves?
  • ¡Hermosa!, tu padre ya está apartando lugares en primera fila, ¡vamos antes de que se impaciente!
  • Hola Mely, hola Tim, ¿mañana me van a acompañar al centro comercial?, todavía faltan unas compras para la fiesta de Ángel y quiere platicar personalmente con Santa Claus, si les parece bien podemos comer y comprar los regalos de una vez.
  • Me parece perfecto, pero solo iré yo, el socio de Tim viene de Tokio para ver a unos clientes importantes y va a pasar la tarde con él, además como se va a quedar varios días, pensamos invitarlo a la cena de Navidad, ¿te parece bien?
  •  Si mamá y papá están de acuerdo, por mi perfecto.
  • Queridas, ¿puedo unirme a su plan de mañana?, su padre quiere ver no sé qué cosas con su hermano Sam y después ver un partido en la televisión.
  • ¡Perfecto, día de chicas!, solo que recuerden hay visita obligada a la juguetería y con Santa.
  • ¿Qué pidió este año nuestro Ángel?
  • ¡No ha querido decir!, así que tenemos que estar pendiente, de lo que habla tan seriamente con Santa.

Mi madre comenta:

  • A mí me pidió algo de lo más raro, “una corbata” de hecho, me la dibujo, ¿Tessa, estas saliendo con alguien?
  • ¡Nooo!, pero les parece si mañana resolvemos la incógnita, tengo que llevarla rápido con su maestra, las veo en las sillas. ¡Gracias por acompañarnos, los amo!
  • ¡También las amamos!, - contestaron los tres al mismo tiempo.

Tim me acompaña, ya que lleva cargada a Ángel, la cual ya me está pidiendo las invitaciones de su fiesta, que es el próximo viernes un día antes de Noche Buena, normalmente ese día tengo casa llena ya que me dejan a casi todos los niños del colegio y del vecindario y los padres aprovechan para hacer las ultimas compra de la temporada, ¿qué mejor guardería?

  • Maestra ya estamos aquí, ¡justo a tiempo!
  • ¡Ángel, te vez maravillosa!, pasa con tus compañeros.
  • Miss Norma, les va a dar las invitaciones de su cumpleaños, ¿no hay problema?
  • Ayúdala entonces Tessa, que las ponga dentro de cada mochila y te recomiendo que a cada mamá que veas le recuerdes, necesito un ayudante de utilería, ¿puedes ayudarme?
  • ¡Claro!, solo dime que hacer.



M. O. Tarango

#597 en Otros
#167 en Relatos cortos
#1421 en Novela romántica

En el texto hay: amor, navidad en familia

Editado: 30.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar