Un Poco De Dolor En Cada Estoy Bien

Tamaño de fuente: - +

UN NUEVO COMIENZO

No se trata de olvidar ni de bloquear. Se trata de soltar, de entender que algunas personas se tienen que ir para que nuevas historias se puedan contar. Se trata de amar lo que otros no se animaron a valorar.

Las personas transitan por las calles con felicidad, ya es verano pero aún así mi cuerpo no es cálido y mis sentimientos tampoco.

¿Cuál es la razón?

Tú lo eres.

Tu simple sonrisa alimenta mis días, pero ya no puedes darmelas ya no más, ahora es tiempo de sanar.
Tú debes de hacerlo ahora mismo porque quiero tomar tu mano y correr por todo el parque.

¿Recuerdas nuestra primera cita?

Fue en este mismo lugar justo al medio día, sostenías una sombrilla tan amarilla como el mismo sol, que cubría todo tu rostro, pero no pudo ocultar tu exquisito perfume que me hizo soltar una pequeña carcajada, que no pasó desapercibida y volteaste como solo tú podrías hacerlo, con tus labios formando un adorable puchero y tus brillosos ojos que desde el momento que los vi, lo supe, serían mi perdición.

-¿Qué es lo que te causa gracia?- Preguntó Seungkwan, confundido ya que nadie pasa por tu lado y suelta una carcajada que medio mundo pudo escuchar.

-Sabes, existe algo que se llama amor a primera vista- Hablo mirando la expresión del rubio- Ocurre cuando dos almas gemelas están destinadas a encontrarse en un momento indicado justo cómo esté.

-¿Eso es cierto?- Preguntó acercándose al azabache, porque empiezo a creer que si lo es.

Hansol se quedó congelado, con el corazón a mil por segundo, viendo cómo el rubio se despedida con una sonrisa traviesa.

Definitivamente Seungkwan, hace mucho no había sentido esa oleada de calor recorrerle las mejillas instantáneamente, quizás porque nunca había sido tan descarado y mandarle semejante indirecta a tan hermoso chico.

De ahí en adelante todo fluyó como un cuento de hadas, uno en donde él era el personaje principal y descubrió que su coprotagonista era nada menos que el hermoso azabache dueño de la cafetería en la cual iba a trabajar.

Cuando menos lo pienses, el destino siempre tiene una sorpresa para tí, cada día.

-Oye, bonito ¿Dónde está mi besayuno?- Grito, Hansol desde el otro lado del mostrador.

El mayor soltó una carcajada y eso era exactamente lo que más amaba Hansol, que su novio riera al comenzar el día y que sea él, el responsable de ello.

-¿Y si dejas de hablar y me lo demuestras?- Sugirió el rubio, rodeando el mostrador para abrir sus brazos.

Un sonriente Hansol, no se lo pensó día veces y se lanzó, para apretar con sus manos esas adorables mejillas regordetas y besarlo.

Seungkwan lo recibió y abrazo con todas sus fuerzas, correspondiendo el beso.

Ahí es cuando la sincronización de sus corazones los transportaban fuera del universo.

Todo, absolutamente todo el dolor sufrido valía la pena.

Diversos silvidos y aplausos por parte de los clientes y el personal, los regresaban a la tierra he hicieron que terminaran el beso.

Estaban en un lugar público, pero lo olvidan cada mañana, Iniciar el día de esa manera era perfecto.

Durante los descansos, Seungkwan estuvo pensando y analizando los pro y contras de aceptar de una buena vez la propuesta de Hansol de vivir juntos y oficializar su compromiso y futuro matrimonio.

Lo aceptó.

Meses después tuvieron una hermosa boda, a orillas del mar en un caluroso y hermoso día soleado, con amigos y familiares más cercanos.

-Hansol- Lo llamó Seungkwan y el menor posó los ojos en él- Eres el amor de mi vida.

-Tú, también lo eres para mí.-respondio con la voz firme Hansol.

Decidir un camino para ambos no fue sencillo, tuve que liberarme de todos mis dolores y temores y lo logré gracias a la persona que hoy permanece a mi lado, gracias a él puede liberar cada una de mis cicatrices y transformarlas en gotas de felicidad y poder sonreír libremente.

Gracias a mi adorado esposo, puedo decir que estoy bien y que realmente soy feliz, todo mi pasado, es una parte de mi vida que me convirtió en la persona que soy ahora.

Puedo decir que es mi momento de brillar y no solo porque llevo una enorme pancita, sino porque realmente puedo decir que el amor de Hansol cambio mi vida y sé que mi amor por él, será más fuerte que cualquier adversidad y que ambos superaremos todo juntos.

Mis ganas de vivir volvieron y mi corazón fue restaurada y mejorado.

El dolor que una vez existió en mí, desvanecío como una pesadilla, que jamás volverá.
 



DARA

#1523 en Fanfic
#12692 en Novela romántica

En el texto hay: mpreg, gay, amor y dolor

Editado: 26.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar