Un Regalo a mi Puerta.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo II: Terquedad e ignorancia.

"Sería tu obsequio, pero es que ya sabes como envolverme."

Salgo sin pensarlo dos veces rumbo al cementerio. Las calles de París el día de hoy se tornan muy frías y rodeadas de nieve, pero debo de cumplir con mis padres. Camino en silencio, mirando como mis huellas se quedan marcadas entre la nieve. Había escuchado en la noticia que se aproxima una tormenta, pero no me importa. Podrán caer rayos y centellas, nada de eso me detendrá el día de hoy, lo único malo es que le cementerio de donde vivo queda algo lejos. 

Los pasos que eran lentos y silenciosos se tornaron un poco más ruidosos cuando veo que ya no me distingo entre la nieve, a pesar de tener guantes y suéteres tengo mucho frío. Creo que en cierto punto desafié a la madre naturaleza y ella ya me está dando mis estocadas de hipotermia.

Mamá, papá, nada me impedirá llevarle estas flores el día de hoy.

---

(Brayden Evans Reed)

Miro la lista de las personas que debo cumplirle sus deseos, tener poderes para hacer bien en otros es muy hermoso, pero duele que no pueda pedir algo para mí. Aunque suene un poco egoísta, pero se siente un poco cruel, debo cumplirlo de todos modos.

Empecé a obtenerlos cuando fui elegido por mi profesor de esgrima, me enseñó cada uno de los pasos y me entrenó a la perfección. Me dijo que siempre sería para el bien común y que tarde o temprano iba a tener mi recompensa, la cual sigo esperando. 

¿Cuál es mi deseo?, es fácil y sencillo. Stella Morrison, ella era la causa de mis sonrisas y de repente todo cambió cuando dejó la escuela por la muerte de sus padres, no volví a saber más sobre ella. Lo que si sé es que ella siempre será mi estrella y la estrella de todos, siempre humilde, buena y servicial. 

Mark Anderson, se volvió mi amigo hasta que le hizo esa crueldad a los padres de Stella solo porque ella dijo delante de él en la escuela que me quería. Nunca olvidaré esos momentos.

Tendré la suficiente paciencia como para poder esperar por ella. Si ella fuera un regalo fácil de envolver lo haría hace tiempo. Lo malo es que tampoco puedo andar mucho exhibiéndome por los poderes que tengo, de vez en cuando se suelen salir de control. 

---

Observo por la ventana que hay una tormenta y aquí entro en plan refugio. Mi casa no está muy cerca de las demás, está un poco aislada por protección, más sin embargo si debo de recibir a alguien en esta navidad con gusto lo haré. 

Si tan solo pudiera estar con ella ahora mismo en esta navidad, pasaría la mejor época del año con la chica que siempre he amado. Tomando chocolate con malvaviscos, vestido con una pijama rojo y verde me pongo a cumplir mi trabajo, pero no me siento del todo concentrado, se supone que en estas vísperas navideñas uno deber ser plenamente feliz, pero ahora lo que más tengo es un enorme vacío en mi corazón.

Miro que todos corren a los otros refugios, pero para que me sienta más solo, nadie mira el mío. Algo si tengo bien claro y es que todo es hasta un día, esta tormenta es señal que después de que termine seré plenamente feliz, o quizá en plena tormenta para mí todo se torne soleado y feliz.

Solo quiero que seas mi feliz navidad...

 



Karol_adms

#2458 en Novela romántica
#970 en Fantasía

En el texto hay: tristeza, deseos de navidad, amor magico

Editado: 23.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar