Un sueño imposible

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

Paso una semana después de la cena familiar, según Esteban ya la situación con su cliente ya había pasado y sobre todo me termino de contar que era lo que había sucedido. Lo que paso fue que soltó toda su ira peleando con Smith ambos tuvieron golpes en su cuerpo y no paso a mayores ya que algunas personas la detuvieron, luego se fue de su negocio y entro a un pub a tomar durante toda la noche y no supieron ni sus guardaespaldas del paradero de el hasta que decidió, volver a su apartamento y descubrió que su cliente se encontraba furioso por que no le llegó su pedido.

Durante esa semana estuve muy ocupada con los trabajos que tenía, en clase de teatro mis notas mejoraron por la obra que hice y ya no le caigo mal a la profesora por la obra y esta, más pendiente de mi salud por el accidente que tuve; Tomas no me ha mencionado ni una palabra hasta el momento, el rumor de que me voy a casar le llego y me sentí mal que se enterara por otro boca que no sea la mía.

Me sentí muy feliz al tener los resultados de los parciales y me fue de maravilla; Estefa se encuentra muy indiferente conmigo no reconozco su cambio de humor, pero bueno. Mis padres se han quedado en un hotel, mientras mi madre me ayuda a preparar la boda.

Como no he tenido tiempo para buscar trabajo decidí después del matrimonio mejor, yo quiero ayudar económicamente en este nuevo hogar que voy a crear con él, hoy es jueves y me voy a reunir con mi mamá y vamos a entregar las invitaciones, algún familiar y amigos.

—Ya estas lista- dice mi madre- quiero ver ya tu vestido

—Espera mami, aún no he termi…- soy interrumpida ya que entra mi madre al vestuario- pero mira a quien le estoy pidiendo tiempo, a una persona muy impaciente

—No te quejes, muestra mejor te ayudare a subir tu cierra- dice y me posiciono para que lo haga- listo- dice y puedo ver como sus ojos se llenan de lágrimas- hija pensé que este momento no iba a llegar nunca- se limpia las lágrimas que ruedan por sus mejillas

—Mamá no te pongas melancólica por favor- digo y ella me fulmina con la mirada se que soy su única hija y que estoy a punto de dar un gran paso, pero no me gusta que llore mucho

—Bueno hija sal ya tus damas de honor te esperan afuera- dice y sale del vestidor. Mi vestido es una blanco marfil tiene corte sirena y forma de corazón, mis damas de honor son: Estefa, Katherine (la señorita que me ayudo con los tramites para conseguir trabajo) y los hombres de honor de Esteban son: Martín quienes un amigo muy especial y desde hace mucho de él (es trabajador de el pero es un gran amigo), a Rafa a pesar de que fuera un tonto el le tiene mucho aprecio, a Estefa no le sonó la idea pero al fin y al cabo yo no mandaba en esa situación.

Al salir estaba mi asesora observándome y mis damas de honor se giraron para mirarme y su boca formo una ´O`. No me van a decir cómo me veo- dije

 —Estas hermosa- dice Katherine- deslumbras

—Estas muy linda amiga nunca pensé que llegaras a dar este paso con Esteban y ¡Wow!, me he quedado sin palabra- dice Estefa y yo solo sonrío me miro al espejo y me siento divina se que soy linda pero este vestido me resalta mi cuerpo la cara y todo, aunque lo mío es más tapado, pero después de que me insistieran me lo puse.

—Ahora señorita te voy a poner el velo bueno- asentí y pude ver cómo me quedaba de lindo ese velo a estar a unos días más emoción me daba

—Como te ves muy linda, y en pocos días te vas a casar debemos hacer una despedida de soltera bueno-dice mi madre y eso me tomo de sorpresa, lo único que hice fue soltar una carcajada ya que las fiestas de ella son muy insanas

—Bueno señorita siento interrumpir, pero después de medirte 4 vestidos este es el que eliges- pregunto mi asesora

—La verdad es que si me gusto como me veo, este lo quiero para mi matrimonio- dije y todas soltaron un grito de la emoción ya que al fin me había decidido

Cancelamos la compra del vestido guardamos las cosas en el auto que mi madre alquilo, comimos helado necesitaba un descanso y me hacia mucha falta comer de este, mientras comíamos helado me pregunte como le estará yendo a Esteban si ya escogió su traje.

—¡Nata, llamando a tierra! - dijo mi madre

—¿Qué paso? -respondí

—Te estaba comentando que vamos a invitar a Alejandro y tu que pensabas respecto a eso

—Sí no hay ningún problema con eso- dije- espera quien es Alejandro

—Estas más perdida- dijo Estefa

—El chico del cual no superabas por 7 años da- dice mi madre y yo ruedo los ojos, mi mamá se tomaba muy enserio eso de actualizarse

—Si no pasa nada al fin y al cabo ya lo superé-dije sé que no me sentiría incómoda



Un sueño imposible

#6101 en Novela romántica
#2998 en Fantasía

En el texto hay: peleas, romance amor , dramas

Editado: 13.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar