Un té "El Destino Nos Unió"

Tamaño de fuente: - +

JUICIO ||Capitulo 22||

Capítulo 22

Juicio...

 

<< — Siempre va a haber alguien más poderoso y fuerte en la inmensidad de la tierra y el mar. Jamás esperes a que te saque de todas las cosas en que te metes, ya eres grande para que yo este metiendo las narices donde no me importa así que madura de una vez, no dejes de mejorar en el tiempo. Cuando estés en el suelo recuerda de todo lo que he dicho. — ¿ Abuelo nunca me dejaras verdad?. Si hijo yo te acompañare por siempre. — !!Si abuelo¡¡—  Mas tarde el abuelo de cameloft murió. Después de eso mi infancia fue dura muy dura mis padres estaban nunca estaban en la casa y nunca me ponían cuidado, mi padre era político, y nunca tenía tiempo para nosotros mi madre era cantante. Así que estaba siempre en sus conciertos yo deje de practicar carate cuando mi abuelo murió.

 

Y mi hermano y yo siempre estábamos solos. Un día mi padre llegaba a la casa de trabajar. Y empezó a pelear contra mi madre por que le había hecho una escena con gente muy importante del partido. Y mi madre se defendió contra él, hablando de que tenía una amante, más tarde ese mismo día en la casa que vivíamos llegaba una multitud de gente protestando por que mi padre fuera sacado del congreso.

 

Empezaron a tirar piedras y cuando estaba mi padre dando la cara, por error salió solo y la gente se lo llevo, mi madre salió para defenderlo pero también se la llevaron, más tarde nosotros nos fuimos atrás de ellos pero mi hermanos  Remullo fue capturado por uno de ellos también entonces, yo caí con él  nos llevaron a una plaza y empezaron a tirarnos piedras y descompuestos sólidos. Estos no eran misericordiosos, la policía veía pero no hacían nada ya que la multitud era enorme, prefirieron dejarlo así.

 

Más tarde nos volvieron a llevar a unos galpones y unos, delincuentes empezaron a hostigar a mis padres, lo colgaron de una azotea con unas cuerdas y la multitud empezó a tirar piedras nuevamente, y lo hicieron hasta matarlo, a mi madre   le toco la peor parte, ella era bella, y deslumbraba, los maleantes empezaron a violarla enfrente de mis ojos, cada gemido que daba era de dolor, ella lo hacía para que nosotros no muriéramos y más tarde de que seis personas la violaran ya no tenía energías para nada, y llorando nos dijo que todo iba a ir bien.

 

La pasamos esa noche en el piso con hambre, y miedo, la mañana siguiente, ellos hicieron lo mismo siguieron violándola y torturándonos a mi hermano le sacaron los ojos. Esa misma noche, a mi madre la grabaron teniendo sexo con uno de esas lacras y lo subieron a internet, terminando el video sacaron una pistola y le pegaron un disparo en la cabeza. Ella estaba siendo buscada por la policía porque su mánager ya había hecho la denuncia, así que tenerla viva era un peligro.

 

Nosotros sobrevivimos tres días más, y al día ocho de nuestro secuestro ellos me dijeron que si no mataba a mi hermano iba a morir, entonces me dieron una pistola y con tan solo diez años, supe lo que fue asesinar a alguien, lo peor del caso es que fue mi hermano.  Todavía en mis pesadillas veo su cara diciéndome que no disparara, pero tenía que hacerlo para poder vivir, tenía ganas de vivir. Aun recuerdo las risas de esos bastardos que se reían de mi hermano muerto y de mi que casi me suicido pero uno de ellos me quito la pistola y dándome con la cacha de la misma, me dejo en un lugar alejado de la ciudad, tuve que caminar mas de cuatro horas para llegar a la ciudad  tenía hambre, y mucho frio. Cuando me di cuenta ya era de noche y nadie me iba a acoger en su hogar  y aunque me decepcionaba  que siquiera con vida nunca tuve oportunidad de quitarme la vida, más tarde empecé a robar para mantenerme vivo, y salir adelante.

 

Me junte con gente mala y de baja calaña, mi vida fue desplazada y entonces esos amigos que tenía me enseñaron a usar drogas y empecé a caer en ese vicio con lo cual más robaba y más asesinaba, algunos me llegaron a llamar “calavera negra”  nunca deje ese mundo y cuando ya tenía diecisiete años me enfile en la mafia para poder buscar a los cabrones que me habían hecho pasar por todo eso.

 

Empecé a investigar con gente que era conocida de mi papa y empecé a asesinar a esos bastardos,  un día en el que nunca lo pensaba un hombre apareció cuando estaba en la misma tierra tirado y sin motivo de vivir, él llego el padre de la mafia los tejanos.

 

Ese hombre me llevo a su casa me dejo bañarme y me dejo comer a gusto. Nunca antes había sentido el cariño de un padre ese señor me dio eso y más, me enseño a cocinar a trabajar limpiamente, y cuando estaba en la ruina me dejo volver a la luz, un día le pregunte que porque me había ayudado y el me respondió.  No te estoy ayudando es mi deber hacerlo, tal vez no seas un santo pero ver a un chico al borde de la muerte eso es nada más y nada menos que irreparable para un adulto como yo, yo soy un viejo pero ver a un joven estar a punto de caer a un abismo, no me lo perdonaría ni aunque pasaran mil años entiendes chaval.

 



GOLLO D.

#938 en Otros
#107 en Aventura
#79 en No ficción

En el texto hay: romace, joven adulto, accion aventura y drama

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar