Un Vampiro en Nueva York

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

Para Amelia nada iba a ser facil. Estuvo dias viviendo en las calles, escondida de todo aquel hombre o mujer que pudiera verla y alimentandose de la sangre de animales que encontraba en el camino o en algun bosque. Ella debia escapar de la vista de todo el mundo, ya que ahora no solo la buscaba la reina, la buscaban todos en todos los pueblos que existian pero ella iba a rearmar su vida como pudiera. 

Una tarde, caminando por el bosque, encontro un espacio enorme y muy oculto donde podria llegar a ser su nuevo hoar y fue lo que paso. Los dias iban pasando y Amelia fue construyendo una casa donde iba a poder dejar de pasar frio y hambre para comenzar la vida que queria de nuevo, aunque habia muchas cosas que lo material nunca iba a poder ocupar su lugar. Ella extrañaba todo eso que alguna vez la hizo sentir un poco humana, o como los humanos suelen decir, algo que le daba felicidad. Cuando termino su casa en cuestion de meses, ya que su alma sobre natural lo hacia asi, comenzo a vivir ahi y a ser un poco mas que una simple inquilina en el bosque. Algunos de los animales le temian ya que ellos eran su presa, ella se alimentaba de ellos, de su sangre, para no pensar tanto en lo sabrosa que debe ser la sangre humana y cuanto la deseaba. Ella no podia se vista y mucho menos tomando sangre de unhumano,¿que iba a pasar si la veian? Seguramente iba a terminar muerta como su propia madre queria. Ella ya era vista como la Reina de ese bosque. Pero su mayor miedo era ser encontrada en ese lugar, no queria que nadie la viera y mucho menos viera su humilde casa, no quiere mas problemas con nadie. Ella habia decidido que iba a desaparecer de la vida de todos e iba a comenzar de nuevo. No quiere volver a ver nunca mas a nadie. Aunque ella no se esperaba lo que iba a suceder ese dia. Todo iba a cambiar para la joven vampiro una vez mas. 

Estaba buscando algun animal para comer ese dia cuando encontro a un joven que caminaba por el bosque solo, el estaba cargado de armas y llevaba una mochila, parecia que iba a cazar algun animal o quizas, por un momento ella penso que venia por su cabeza. Ella se quedo escondida en la oscuridad y fue retrocediendo para poder volver a su casa y desviar al humano pero sin querer, piso una rama que hizo alertar inmediatamente al humano quien levanto una de sus armas, mientras miraba para todos lados.

-¿Quien anda ahi? -Dijo firme-

No iba a decir nada. Ella iba a quedarse quieta en el lugar pero luego el, disparo sin razon al cielo y todo se hizo silencio de nuevo. 

-¡Salga en el nombre de la Reina Dana!

Amelia se quedo sorprendia en su lugar. Era cierto. El venia por ella. Amelia no tenia miedo, solo queria que el joven se alejara de su territorio y tenia que hacer algo al respecto. Ella volteo rapidamente y salio corriendo del lugar sin que el joven la viera ni la siguiera. Para su mala suerte, el joven se refugio esa noche en el bosque, quizas si ella no salia de su casa, el no iba a tener otra opcion que irse, ya que nadie iba a poder encontrar su refugio. Esa noche, Amelia cazo unas palomas y ceno en su casa para luego quedarse mirando por la enorme ventana la hermosa noche que estaba sobre su cabeza, recordando como todas las noches lo hacia. Desde donde estaba podia observar el humo de la pequeña fogata que el joven habia armado para no pasar frio. Amelia intento ignorar su curiosidad por saber quien era el, pero no pudo, siempre fue muy curiosa y traviesa. 

Salio de su casa, desobedeciendo las reglas, como la noche en que la Reina mato a Paolo. Y se acerco al lugar donde la fogata seguia encendida y el joven dormia a unos metros de ella. Amelia no iba a salir de entre los arboles, no queria que sea descubierta, asi que apago la fogata para que el joven pasara frio y se fuera de ese lugar. 

-No voy a dejar que sigan arruinando mi vida -Dijo y se fue-



Sirens1239

#6420 en Fantasía
#2768 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: el amor mistico, nueva york

Editado: 03.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar